Aquiles Gaitán
¡Viva la farsa!
Martes 19 de Septiembre de 2017
A- A A+

En el sistema electoral de esta llamada democracia se vuelve a comenzar del mismo punto de partida, la ilusión, las ilusiones de que el ciclo venidero será mejor que el que termina destrozado. ¡La función debe continuar! Frase del teatro, comedia o tragedia, la función sigue según la trama de la obra en cartelera. Inventarán un mundo de colores, inventarán nuevamente la mentira, un nuevo amanecer, el odio puro, de nuevo el fuego, la soledad y los testigos falsos. Cómo quisiera que a esos les perforaran los ojos con agujas candentes, que les pusieran carbones encendidos en la boca y la cerraran con candados oxidados y ya después, con la cara escupida, dejarlos sin amor.

Hoy se promete una nueva sociedad, pero la visión es distinta entre quien promete y a quien se lo prometen, coexisten los dos mundos, candidatos y electores, después serán gobernantes y pueblo, ante la nueva sociedad que existe por sí misma
Hoy se promete una nueva sociedad, pero la visión es distinta entre quien promete y a quien se lo prometen, coexisten los dos mundos, candidatos y electores, después serán gobernantes y pueblo, ante la nueva sociedad que existe por sí misma
(Foto: TAVO)

Si no fuera por su dramatismo y su desenlace, el proceso electoral sería una diversión, un pasatiempo para el tiempo libre, lejos del trabajo y el descanso, así lo ven los mercadólogos de la política como consumo para los electores, así lo ven los filósofos que se llevan los principios ideológicos y dejan a los encuestadores y publicistas su lugar en el espacio. El callejón no tiene salida, la política se define en la opinión pública y ésta se convierte en votos, ahí en esa alquimia está la magia y el oficio de los operadores de la manipulación de las técnicas de la comunicación, el marketing que las más de las veces sustituye la realidad y construye otra, a modo.

La política se ha dicho que es producto de la acción y la acción cambia el destino. Del proceso electoral se pasa a la investidura de la autoridad, a la toma del poder y su ejercicio, es ahí donde la realidad se impone con toda su crudeza, la educación, la salud, la seguridad, la vida productiva, las condiciones de vida de cada pueblo, la pobreza, el hambre, la riqueza, es ahí donde se da cuenta el elegido de sus limitaciones e ignorancia al entender desde ahí la libertad y la justicia, la revolución del pensamiento, se da cuenta de su fragilidad de ser humano y se refugia en la soberbia al ser recibido con 21 cañonazos y el Himno Nacional.

Hoy se promete una nueva sociedad, pero la visión es distinta entre quien promete y a quien se lo prometen, coexisten los dos mundos, candidatos y electores, después serán gobernantes y pueblo, ante la nueva sociedad que existe por sí misma y que ellos no pueden inventar. Con el afán reformista se negociaron las reformas estructurales entre las oligarquías de los partidos políticos, la alianza por México abrió la caja de Pandora y hoy los Jinetes del Apocalipsis cabalgan a sus anchas por la pradera, mientras México abrió sus piernas al mundo para que entrara el capital extranjero a llevares las ganancias a su país de origen, la madre está partida, será difícil cambiar el rumbo, pero habrá que intentarlo una y otra vez y otra y otra y las que sean necesarias, no podemos sostener a largo plazo esta efervescencia sin ser atropellados en nuestra idiosincrasia, nuestro lenguaje, nuestros recursos, nuestras costumbres, hablarán en ingles las próximas generaciones, nuestra historia será otra, cambiaremos el 15 de septiembre por el 5 de mayo, gobernarán los mercaderes como hoy dirigen los partidos políticos. De las bases y los términos de la ideología revolucionaria de 1917 ya no queda nada, mucho menos de las de 1810, los principios de Morelos son la historia como lo es la Revolución Mexicana, desde entonces, cada quién pelea su propia revolución con renovados bríos, desde el nacimiento del Partido Nacional Revolucionario se dio una alianza, un acuerdo político entre diversas organizaciones y cacicazgos regionales, periodo de negociaciones y acuerdos que terminó con el general Cárdenas y la historia de todos conocida. Las bases y los términos ideológicos cambiaron el rumbo del país, después Miguel Alemán, Echeverría, López Portillo, De la Madrid y nuestro ingreso al GATT, Salinas y el ingreso al TLC, Fox , Calderón y sus vaivenes hasta Peña y sus reformas, cada quien sus razones para pedir prestado e impulsar el desarrollo de la burguesía, uno nacionaliza la banca, el otro la vuelve a vender, se venden las empresas del estado con imaginación y bajos precios, se abre México a las inversiones extranjeras, concesiones a Dios dar y aquí estamos con el Jesús en la boca, porque gane quien gane las cosas cambiarán, quién sabe si para bien o para mal, pero de que cambian, cambian, pues esto no puede seguir así.
Mientras les hacen el coro a los gringos y expulsan al embajador de Corea del Norte, los asesinatos de la delincuencia organizada están a la orden del día, la ineficiencia en la seguridad es monumental, no se han querido dar cuenta que la táctica empleada no funciona, Peña sigue con el discurso del mando único y los municipios son atropellados dejando sus policías en manos de fuereños que no conocen el territorio ni a la gente que ahí vive, igual que algunos estados que les tienen igualmente el pie en el pescuezo. La libertad municipal, el municipio libre, la autonomía municipal es la base de la estabilidad política y es la base para terminar con la delincuencia, todos los que vivimos en los pueblos sabemos quién es quién, los fuereños no, los mercenarios no, si no lo hacemos así, tendremos la lacra por muchos años más, habrá cientos de muertos más y todo seguirá como hasta ahora ¡Viva la farsa!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana