Alejandro Vázquez Cárdenas
Productos milagro, las ganas de creer
Miércoles 20 de Septiembre de 2017
A- A A+

Pocos se han librado de los interminables anuncios que promocionan productos que curan desde un callo hasta un cáncer, pasando por várices, diabetes, hemorroides, prostatitis, caspa, impotencia y un largo etcétera, o de esos productos capaces de hacernos bajar de diez a quince kilos de peso en cuestión de días con sólo tomar unas cápsulas o usar un anillo en determinado dedo. Un caso, no sé si patético o ridículo, lo vimos hace escasos años, la gran popularidad de unos tenis que con sólo caminar con ellos la persona baja de peso, afina su silueta y a las mujeres les reafirma el busto y les levanta los glúteos. Todos ellos tienen un común denominador: son un fraude, un timo.

Es notorio que lo que prometen cae en el terreno de la fantasía, esto lo sabe cualquiera que tenga una cultura de mediana para arriba. Los fabricantes y sus publicistas apuestan a la ignorancia y a las enormes ganas de creer que tiene el pueblo.

¿Qué hacer?, tratar de concientizar al público sobre el peligro de la automedicación y la importancia de la medicina preventiva.
¿Qué hacer?, tratar de concientizar al público sobre el peligro de la automedicación y la importancia de la medicina preventiva.
(Foto: Especial)

Si analizamos estos anuncios, resulta altamente sospechoso que la gran mayoría de estos productos "milagrosos" (que lo mismo pueden derretir en pocos días la grasa acumulada en la cintura de sedentarias matronas que borrar una cicatriz quirúrgica o curar un proceso degenerativo osteoarticular severo) no exhiban literatura médica seria ni estudios controlados y con validez científica que avalen lo que afirman. No hay soporte bibliográfico en revistas de alto nivel académico. Todo se reduce a citas anecdóticas, afirmaciones reales o supuestas hechas ante notarios, que no prueban nada desde el punto de vista de la metodología científica.

Pero lo anterior, por sí solo bastante malo, no es lo más negativo de estos productos con publicidad engañosa. La tragedia se da en los casos en que el televidente tiene efectivamente una enfermedad real, inicialmente curable y potencialmente grave si se deja avanzar. En estos casos el crédulo usuario de los productos de estos laboratorios lo único que logra es perder dinero antes de convencerse de la necesidad de consultar a un médico. Pero ojalá sólo fuera dinero lo que pierde, el problema es que también pierde tiempo, y ese sí es irrecuperable, tiempo que bien empleado hubiera permitido detectar una patología real en etapas curables o controlables y no esperar a que la enfermedad evolucione a etapas irremediables.

¿Cuántas personas habrán fallecido en la espera de una curación milagrosa con estos productos?, lo ignoro, pero es de suponerse que suman bastantes; ¿cuántos millones de pesos se pierden tratando de curar una patología seria y muy real usando estos productos milagro antes de convencerse de su inutilidad?, indudablemente muchos.

Evidentemente estas consideraciones no les quitan el sueño a los fabricantes, ni a los anunciantes ni a las poderosas cadenas de tiendas y farmacias que los comercializan, y tal parece que tampoco a nuestras autoridades sanitarias. Las tiendas y las farmacias venden lo que el público les pide. Que el producto no sirva, que tenga sólo el llamado "efecto placebo" y que lo que se afirma no tenga ningún sustento científico, les importa poco menos que un cacahuate. En cuanto a las autoridades sanitarias, éstas actúan de manera episódica y errática. No son confiables.

¿Qué hacer?, verdaderamente no se me ocurre nada práctico fuera de tratar de concientizar al público sobre el peligro de la automedicación y la importancia de la medicina preventiva. ¿Esperar honestidad, decencia y honradez en los medios masivos de comunicación o en los comerciantes?, eso es pedir peras al olmo. ¿O alguien espera que las grandes cadenas televisivas cancelen horas y horas de comerciales bien pagados?, ¡absurdo! ¿Mejorar el nivel cultural del mexicano? No en esta generación ni con las timoratas e incompetentes autoridades educativas ni con la lacra de la criminal CNTE. ¿Esperar que las autoridades sanitarias hagan correctamente su trabajo?, puede ser, pero ¿qué tal si les pagaron para que no hagan nada?

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia