Xuchitl Vázquez Pallares
19 de septiembre de 2017…
Jueves 21 de Septiembre de 2017
A- A A+

Como cada año desde hace 32 años, los actos conmemorativos del nunca olvidado sismo del 19 de septiembre de 1985 estaban programados para llevarse a cabo en plazas y centros de trabajo a las 07:00 horas.

Un simulacro masivo se llevó a cabo a las 11:00 horas, las sirenas sonaron haciendo aflorar los recuerdos que se agolpaban en las mentes y corazones de quienes aquí vivíamos en ese entonces.

Las labores de rescate continúan en el edificio colapsado en la calle de Petén y Avenida Zapata
Las labores de rescate continúan en el edificio colapsado en la calle de Petén y Avenida Zapata
(Foto: Cuartoscuro)

El día parecía normal. Nadie se esperaba el terremoto más fuerte que se hubiese sentido. ¡Justo el mismo día!, nadie podía creerlo, parecía una pesadilla.

A eso de la una y pico de la tarde se sintió, sin que se escuchase sirena alguna, cómo el suelo lo aventaba a uno, de arriba para abajo de manera fuertísima. Costó unos segundos para que el cerebro entendiera se trataba de un terremoto trepidatorio como nunca se había sentido. Era una sensación de asombro y miedo terrible, escuchar crujir la casa, la tierra, salir al jardín esperando que ahí no le cayera a uno nada encima.

Tras el movimiento trepidatorio, de manera casi instantánea se tornó a oscilatorio, fue entonces que se escuchó la alarma sísmica. Nunca mis ojos habían visto algo así.

De verdad pensé que no viviría para contarlo. Abracé fuerte a mi hija, pensé en mi hijo que estaba en su trabajo en la Rectoría de la UAM, zona de suelo muy frágil.

Vimos y escuchamos cómo se movían las casas, cómo estaban todas a punto de caerse, el ruido era terrible. El sentir no se vivirá más, no es fácil. Es momento de dar gracias por lo vivido, pero también, y sobre todo, de querer vivir más.

Vivimos en la zona sur de la enorme y grandiosa Ciudad de México, aquí vivieron mis padres, aquí nacieron mis hijos, aquí llegué desde la edad de nueve años. Aquí mi padre y yo sembramos 500 árboles haciendo de este lugar un “refugio” para aves, árboles y humanos. Se trata de la colonia Centinela en Coyoacán, diseñada por el arquitecto Pani en los años 40. La mente y corazón de este gran arquitecto la concibió como una manzana donde sus habitantes vivieran y estuvieran rodeados de áreas verdes a pesar de estar rodeados por dos grandes avenidas.

Como la mayor parte del sur de la ciudad, estamos sobre lo que era el gran lago, por ello los temblores son extremadamente peligrosos.

Toda comunicación quedó truncada, no teléfono, no señal a celulares, no luz, no agua, no gas. Difícil es no saber qué pasa alrededor, terrible es sentirse vulnerable, no saber si vas a ver a tus seres queridos otra vez.
Salimos a la calle a ver en qué podíamos ayudar, los vecinos fuera de sus casas, el miedo en las miradas, pero también el agradecimiento de estar vivos.

Calzada de Tlalpan estaba cerrada, a dos cuadras se derrumbó un edificio de los famosos multifamiliares, también diseñados por Pani, símbolo arquitectónico de una época de este país, de esta ciudad. Hay muertos al igual que en el Tec de Monterrey, más al sur, de esta su casa, cerca de Periférico Sur, justo donde hace apenas unas semanas se inundó como nunca. Frente al Tec está la Rectoría General de la UAM, la cual quedó muy averiada. Ahí labora mi hijo, quien llegó a casa caminando. Tlalpan parecía un río de gente buscando llegar a sus hogares.

No saber qué está pasando, escuchar helicópteros militares toda la noche, bomberos y ambulancias, realmente afecta el ánimo. Sin embargo la ciudadanía salió y dio no solamente la cara, sino la mano a quien la necesitara, se dio el abrazo al vecino, al que pasaba caminando aunque no se le conociera, finalmente somos todos uno. Finalmente era la alegría y agradecimiento de estar vivos.

En la madrugada pensé que como no había luz no podría escribir mi artículo como lo he hecho durante ya muchos años, y pensé ya sería la semana que entra. Lo importante era sentir que la vida continuaba. El amanecer tardó en llegar, eran las 07:00 horas y aún estaba como si fuera de noche. El silencio sobrecogedor que se escuchó muy avanzada la madrugada fue roto por seis helicópteros militares sobrevolando la zona, y se asomaron los ojos a las puertas y se emprendió la marcha nuevamente para seguir ayudando. Y de repente mi celular funcionó, nunca pensé me daría tanta alegría su pitido. ¡Saber de los demás, saber de los amigos, saber qué pasaba en el resto de la ciudad y del país!

La realidad es dura, son tiempos difíciles para todos los mexicanos, ahora también para los que vivimos en la antigua gran Tenochtitlan. Pero fuertes son nuestros corazones y amor por esta tierra. Seguramente al igual que en el 85 hemos de salir adelante.

Les comparto algo que al leerlo sentí que hablaba el corazón de muchos:
“Déjame abrazarte, México. Sé que estás asustado, que tienes miedo de cerrar tus ojos esta noche. Estas no han sido semanas fáciles para ti en ningún sentido. Sé que sientes incertidumbre e impotencia, que eres casa de un pueblo herido el día de hoy.

Pero déjame abrazarte un poquito, México, déjame consolar tu corazón. Porque eres tierra de pueblo de luchadores, de solidarios; porque eres casa de valientes, de los que no se dan por vencidos.

México, eres casa de gente que se la juega por el desconocido y que se crece ante el dolor. Gente que no tiene miedo de salir de sus casas a echarle la mano al otro.

No tengas miedo, saldremos adelante juntos, así como salimos adelante del terremoto de hace 32 años, de los huracanes, de tantos gobiernos corruptos, de enfermedades, epidemias, de vende patrias y traidores a la nación.

No tengas miedo, México, porque nos hiciste un pueblo donde en momentos de sufrimiento al vulnerable lo volvemos familia.

Hoy vi edificios destruidos y gente sufriendo, vi coches debajo de escombros y mucha necesidad de todo. Vi 22 niños muertos bajo las aulas de su escuela.

Pero, ¿sabes?, vi listas y listas de personas buscando ayudarte. Vi supermercados repletos de gente buscando víveres para los que no tienen techo ni qué comer. Personas con palas, paramédicos dispuestos a ir a donde sea para ayudar. Vi estudiantes paleando, llorando de alegría al poder salvar una vida. Vi abrazos entre los vecinos, vi solidaridad, amor, vi fortaleza de espíritu.

¡Mantente fuerte México! Nos esperan momentos difíciles, de incertidumbre y de noticias dolorosas. Pero no dudes ni un minuto de que saldremos adelante, fuertes, valientes, con la cara en alto. Es así como nos hiciste.

Estamos con el corazón en duelo y dolor, pero con la alegría y esperanza de que hemos de ayudarnos todos y salir adelante.

Hoy descansa México, hoy no tengas miedo, hoy recupera tu fuerza porque el día de mañana tenemos mucho por hacer, por ayudar, mucho por rescatar, mucho por luchar.”

vazquezpallares@gmail.com.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…

Nuevo inicio…

¿Dónde están?

¡Abajo el mal gobierno!

La conciencia de la sociedad inconsciente…

Del Informe…

Qué importante es la memoria

Presea Amalia Solórzano

Defendamos nuestro país…