Alejandro Vázquez Cárdenas
Congreso sordo y caro
Miércoles 27 de Septiembre de 2017
A- A A+

Los recientes sismos que sufrió México, entre otras cosas, han despertado en la mayoría de las personas una mayor conciencia de sus derechos como ciudadanos. Ya no es posible que se les trate como menores de edad o bien que los políticos quieran resolver todo con discursos y promesas. Los damnificados quieren hechos, acciones, no rollos demagógicos. Los daños son cuantiosos, casi incalculables, repararlos será costoso y los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) ni de lejos son suficientes.

Lo más irritante para todos es que ese dinero que el INE otorga a los partidos político no es dinero de ellos ni llegó de Marte
Lo más irritante para todos es que ese dinero que el INE otorga a los partidos político no es dinero de ellos ni llegó de Marte
(Foto: TAVO)

Hace poco tiempo el Instituto Nacional Electoral (INE) nos sacudió con la noticia de que aprobó un presupuesto de seis mil 778 millones de pesos para el financiamiento de los partidos políticos de cara a las elecciones del próximo año. Y muy orondos todavía nos dicen que será el más alto de la historia del Estado mexicano.

Esa enormidad de dinero, destinado a unas entidades que normalmente se encuentran en el sótano de la estimación y confianza de los mexicanos, fue tomada como un insulto por el ciudadano de a pie. Y el asunto empeoró posterior a los sismos y la evidencia de que no había dinero para la reconstrucción.

Lo más irritante para todos es que ese dinero que el INE otorga a los partidos político no es dinero de ellos ni llegó de Marte; es dinero de nosotros, los agobiados causantes, dinero que un Estado obeso, ciego, sordo y derrochador regala a los partidos para que ellos nos aturdan y nos llenen de basura con sus campañas electorales.

La reacción entre la población y las redes sociales no se hizo esperar. De inmediato se solicitó que ese dinero, que en estricto sentido no es del INE, sino de nosotros, no se les entregue a los partidos, sino que se utilice para la reconstrucción de México.

Los partidos políticos, hábiles para sobrevivir y engañar, más a la fuerza que con ganas ya están aceptando donar una significativa parte de ese dinero. Falta ahora que los taimados legisladores en el Congreso tengan a bien hacer los movimientos legales necesarios para hacer efectiva esa intención.

Los diputados no gozan de buena fama, situación bien ganada, y precisamente investigando esto hace un par de días, en la red me encontré con una publicación el sitio llamado Academica, http://academica.mx, que se describe como “una plataforma interactiva, impulsada por Telmex, que reúne contenidos educativos de prestigiadas instituciones de educación superior y centros de investigación internacionales”. Y lo más interesante, me encuentro con esta propuesta que francamente me resulta atractiva. Veamos.

Propuesta de ley de reforma del Congreso:
1- El diputado será asalariado solamente durante su mandato y no tendrá jubilación proveniente solamente por el mandato.
2- El diputado contribuirá a la seguridad social, como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la seguridad social inmediatamente. El diputado participará de los beneficios dentro del régimen de la seguridad social exactamente como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad.
3- El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los mexicanos.
4- El diputado no podrá votar su propio aumento de salario.
5- El diputado dejará su seguro actual de salud y participará del mismo sistema de salud que los demás ciudadanos mexicanos.
6- El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los mexicanos, por lo que cesará el fuero.
7- Servir en el Congreso es un honor, no una carrera. Los diputados deben cumplir sus mandatos (por no más de dos legislaturas) y después irse a su casa y buscar otro empleo.
8- Eliminar a todos los diputados plurinominales, 200, compromiso que hizo Peña Nieto en su campaña. Y también a los 32 senadores plurinominales.
En lo personal me parece una propuesta decorosa y adecuada

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?