Xuchitl Vázquez Pallares
Los muros hablan…
Jueves 28 de Septiembre de 2017
A- A A+

El Chicago, como es hoy conocido, nos contó cómo en el momento del terremoto iba caminado justo frente al Colegio Rébsamen, vio los muros resquebrajarse y escuchó a niños gritando llamando a su mamá. No lo pensó dos veces y se lanzó a sacar cuanto niño pudo. Sacó a varios, narra cómo cuando fue al lugar Peña Nieto, rodeado por guaruras y camarógrafos, les exigieron a los que estaban tratando de rescatar a los niños que pararan. Literalmente los sacaron para “seguridad” del presidente, sin tener en cuenta que cada segundo es vital cuando de rescatar una víctima se trata.

Hay actos heroicos y actos de rapiña. En circunstancias como esta aflora lo bueno y lo malo del ser humano. Depende de cada quien de qué lado está.
Hay actos heroicos y actos de rapiña. En circunstancias como esta aflora lo bueno y lo malo del ser humano. Depende de cada quien de qué lado está.
(Foto: TAVO)

Su padre era un obrero, “muy trabajador y sobre todo honrado, me enseñó desde chiquito que había que trabajar por este país, mi mamá lavaba ajeno y yo salía a las calles a vender para ayudarnos para vivir”.

Silverio Pérez, mejor conocido como El Chicago, sobresalió entre los rescatistas por su enorme sensibilidad y arrojo, nada importaba más que salvar una vida. Traía puesta una camiseta azul que decía “Chicago”, de ahí ahora su famoso sobrenombre. Estudió Leyes, da asesoría a quien la requiera, las más de las veces sin cobrar. Pero hace de todo: electricidad, carpintería, “no es fácil ser un abogado honrado”.

La ansiedad y desesperación por hacer más, por salvar más vidas, se le ve en la mirada y en el que no puede estarse quieto. Camina por el sur de la ciudad para ver si hay algo por reportar o dónde ayudar. Estuvo también en el multifamiliar de Calzada de Tlalpan, ayudando a cuanta gente pudo.

En el multifamiliar la esperanza no ha muerto, aunque el olor a muerte llega a varias cuadras a la redonda. Los damnificados se niegan a irse a otro lado. “Esta es nuestra tierra”. Les ofrecen irse a donde no se mojen, nada los mueve, no quieren que entren las maquinas a sacar vivos y/o muertos como si fueran deshechos junto al cascajo.

El martes pasado se cumplieron ocho días del terremoto, tres años de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, y dos años de la muerte de Raúl Álvarez Garín, líder del 68, quien nunca dejó de luchar por un mejor país. El amanecer está tardando en llegar en estos días nublados llenos de desasosiego.

En un café frente al Tec de Monterrey había una mesa con jóvenes y quien supongo era su maestro, las clases y terapias grupales extramuros son y serán comunes durante los próximos tiempos.

Justo frente a la entrada del Tec está una enorme ofrenda a los cinco estudiantes que fallecieron durante el temblor. Cientos de veladoras y flores, manos entrelazadas y corazones. Grandes boquetes en los muros dejan entrever la angustia y dolor aún latentes.

Cada quien su miedo, cada quien su angustia, su dolor, pero lo dejamos guardadito en un cajón al ver al otro.

Porque no es momento de lamentaciones ni autocompasión. Las historias y hechos de heroísmo se ven y escuchan por todos lados. En esta ciudad hoy hablan hasta los muros. Cada uno tiene una historia que contar. Lo más orgullecedor y alentador es constatar que no nos quedamos pasmados, sino que los habitantes de la Ciudad de México estamos dándole, levantándonos y ayudando a que se levanten muchos más. La ayuda ciudadana sigue fluyendo hacia Oaxaca, Chiapas, Puebla, Morelos y los pueblos del sur de la ciudad, justamente esos donde anduvo el jefe Zapata.

Qué dolor causa ver y constatar que en este país no ha habido ni hay justicia ni amor, ni respeto hacia el pueblo, hacia la ciudadanía. La rapacidad y el oportunismo de la clase dominante es tan cínica como su bajeza humana.

No hablamos por hablar, a cada paso se encuentra uno con la corrupción y la impunidad; por todos lados se ven edificios en construcción donde ponen en riesgo a los habitantes circunvecinos. Por todos lados dan licencias de construcción y tras el terremoto dicen sin ton ni son que “todo está habitable”, a menos que esté ya totalmente derrumbado. Nos tocó constatar esto justamente el martes, cuando el delegado de Coyoacán llegó rodeado de funcionarios y guaruras disfrazados de civiles a un edificio colapsado. El dictamen fue que podían entrar sus habitantes pero ni él ni los que iban acompañándole se atrevieron a dar un paso adentro.
Los muros y techos están derrumbados, el edificio está a punto de derrumbarse no digamos con otro temblor, sino con el simple soplido del lobo feroz, y así se atreven a decir que nomás una arregladita y pa’ dentro.

El futuro de México está en los ciudadanos, en cada uno de nosotros. La historia nos lo ha demostrado una y otra vez. Muchos no han aprendido, pero muchos están no solo dándose cuenta sino tomando ya el timón.
El otro día caminando por la colonia vimos cuatro camiones estacionados. Pensamos que serían de viajeros, pero al acercarnos vimos que tenían pegadas hojas de papel alentando a los que sufrieron alguna desgracia. Dibujos de niños llenos de amor por el país y los mexicanos. Nos acercamos y preguntamos. Un grupo de padres de familia los compraron, sus hijos les exigieron que hicieran algo. Son tres camiones dormitorio con literas, aire acondicionado y calefacción. El cuarto camión son regaderas. Al platicar con uno de ellos me dijo no querían dar sus nombres, era simplemente un regalo de mexicanos para otros mexicanos. Los camiones andarán por donde se necesiten.

Recordarán ustedes que les comenté que nuestra casa está a una cuadra del multifamiliar que se derrumbó y a cuadra y media de la escuela-albergue. Por eso trajeron acá los camiones, por saber que esta zona había sido afectada.

Escribiendo este, me di una vuelta a ver qué pasaba por la colonia y vi con mucha alegría ya hay 16 sanitarios móviles, un camión dormitorio más y una enorme carpa.

Lo comento aquí porque es interesante ver las diversas reacciones que se están dando; por un lado, gente con muchos recursos salen a dar, y por el lado, de los damnificados algunas veces tienen desconfianza, pensando son de la delegación o de algún partido político, queriendo cooptarlos y/o intentando engañarlos y ser manipulados.

Estando ahí les di las gracias a estas personas por todo lo que están haciendo, incluso por haber podado el parque porque la delegación casi nunca viene a podar o dar mantenimiento, me comentaron que hoy se habían acercado dos personas de la delegación, con chaleco y todo y habían preguntado por el coordinador, les dijeron que no había coordinador, que eran vecinos y los de la delegación les dijeron: “Ah, qué bueno, miren todo lo que les trajimos”, sin saber que estaban hablando justo con quienes habían llevado todo.

Sin vergüenza alguna la delegación ya estaba adjudicándose todo. Por eso el pueblo ya no confía, por eso no hay credibilidad.

Justo ahorita, acabando de escribir esto, me llamaron los damnificados a quienes les llevamos cientos de polines de madera y unos de acero nuevecitos (cimbra de metal), que costaron bastante y pudimos comprar gracias a los donativos de amigos, que llegó ahorita personal de la delegación Coyoacán a pedírselos que porque hacían falta en otro lugar.

Seguro ayer, cuando fue el delegado, los vieron y se les antojó para llevárselos a algún lado y mostrarles a los medios que cosas tan buenas están comprando.

Hay actos heroicos y actos de rapiña. En circunstancias como esta aflora lo bueno y lo malo del ser humano. Depende de cada quien de qué lado está.

Sin importar estas acciones deshonestas del gobierno, los ciudadanos hemos de seguir haciendo todo lo que esté a nuestro alcance por un futuro diferente, y un mejor presente.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…