Ignacio Hurtado Gómez
Twitter, entre lo público y lo privado
Jueves 5 de Octubre de 2017

A propósito de una sentencia y de la elección que viene.

A- A A+

En ocasiones pasadas reiteré la importancia que tendrían las redes sociales en el contexto de las elecciones del próximo año. La respuesta fue más pronta y humanizante a raíz del 19-S. Las redes sociales fueron vitales en el (re)nacer de la sociedad civil organizada. Fueron la vía idónea para generar un ambiente de solidaridad, apoyo, humanismo y también de exigencia social que no se habían vivido en las últimas tres décadas.

Y que, a fin de restituir el derecho del ciudadano, se ordenaba al presidente municipal que desbloqueara al quejoso y así se le permitiera acceder a la información publicada en la misma.
Y que, a fin de restituir el derecho del ciudadano, se ordenaba al presidente municipal que desbloqueara al quejoso y así se le permitiera acceder a la información publicada en la misma.
(Foto: TAVO)

Fueron las redes sociales las que conmovieron, pero al mismo tiempo las que despertaron una conciencia crítica y molesta con la clase política. Fueron las redes sociales las que informaron, pero también, hay que decirlo, las que desinformaron, y las que incluso quisieron encauzar ese hartazgo a fines electoreros y politiqueros. Así serán los tiempos del proceso electoral y los de las campañas.

Y todo esto viene a cuento a propósito de una sentencia que llegó a mis manos gracias al joven Marte, la cual se dictó el pasado 27 de septiembre por el Juez Quinto de Distrito en Sonora en el juicio de amparo indirecto 216/2017-VI.

Una sentencia que replica una discusión hoy en día que se da en los mismos Estados Unidos a raíz de la forma de gobernar del presidente Trump a través de los ya famosos twitazos.

En ese sentido la sentencia ordena al presidente municipal de Nogales, Sonora, que desbloqueé a un usuario de la misma red social y con ello permita acceder a la información publicada en la misma.

Con lo anterior, comienzan a caer dos mitos o dos premisas que sostenían su uso público:

1- La primera tiene que ver con el hecho de que hoy en día es muy difícil sostener que constituye un medio pasivo de información, y 2- En el contexto de la información que fluye a través de dicha red social, ¿dónde está la frontera entre lo público y lo privado?

En otras palabras, ¿tendrá que ser el criterio del contenido de lo informado, o de lo twitteado lo que determinara su naturaleza, con independencia de la red social que se utilice?

¿Pero qué dice la sentencia comentada? En primer lugar, el acto reclamado es la vulneración a los derechos de libertad de información, libertad de expresión, discriminación y el acceso a los medios de comunicación al habérsele restringido y/o bloqueado al ciudadano desde el perfil que manejaba el usuario que tenía su calidad de presidente municipal de Nogales, Sonora, dentro de la red social Twitter.

A partir de lo anterior, el juez razonó entre otras cosas, los siguientes aspectos:

Que el presidente municipal es sujeto obligado en cuanto a difundir información de interés público en relación con las actividades llevadas a cabo con motivo de su encargo conferido.

Que si el presidente decidió comunicarse con la ciudadanía a través de este medio electrónico, es evidente que asumió las consecuencias correspondientes ante la calidad de los datos compartidos.

(Un paréntesis. En la legislación de transparencia en Sonora está la posibilidad de que los sujetos obligados procuren establecer canales de comunicación con los ciudadanos a través de las redes sociales y plataformas digitales que les permitan participar en la toma de decisiones).

Que quienes ejercen el poder, al relacionarse con la cosa pública, que es de interés social, están sujetos a un mayor escrutinio público por parte de la ciudadanía, por lo que si el funcionario elige comunicarse con ésta a través de una red social, debe garantizar el acceso a ella.

Que en este caso concreto, el Twitter del presidente municipal no era utilizado únicamente para emitir opiniones de índole personal, sino que a través de ello también hacía publicaciones de actividades relacionadas con su desempeño de presidente, aún cuando la cuenta se hubiese abierto antes de que accediera al cargo.

Que, por tanto, el Twitter era utilizado para difundir información de interés público.

Que, en consecuencia, el presidente municipal, al bloquear al ciudadano de su cuenta de la red social, vulneraba su derecho de acceso a la información de interés público que documentaba a través de las publicaciones que realiza, en las que se reflejan las actividades llevadas a cabo en ejercicio del puesto público desempeñado.

Que lo anterior no implicaba que el presidente, a partir de lo establecido, tuviera que informar todo a través de dicha red social.

Y que, a fin de restituir el derecho del ciudadano, se ordenaba al presidente municipal que desbloqueara al quejoso y así se le permitiera acceder a la información publicada en la misma.

Y así fue como la justicia de la unión amparó y protegió al ciudadano en contra del acto reclamado al presidente municipal de Nogales, Sonora.

Aquí lo interesante, como adelantaba, es que a partir de esta posición jurídica que no resulta fuera de lugar, es decir, que tiene un grado de razonabilidad interesante, es que seguramente surgirán inquietudes en torno al papel de las redes sociales en el contexto de un proceso electoral, y desde la posición de quienes actualmente ostentan el ejercicio del poder público y de cara a la elección que viene. Al tiempo.

Correo: ihurtadomx@hotmail.com
Twitter: @nachoelectoral
Facebook: Ignacio Hurtado Gómez

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Violencia política contra la mujer por razones de género

¿Por qué los órganos autónomos?

Reflexiones constitucionales

Repensando la democracia municipal

¡Es la cultura democrática, o la cultura política, o la de la legalidad, o la educación cívica!, ¡la que sea!

Pacto deliberativo por la UMSNH

La democracia a debate en 2018

Twitter, entre lo público y lo privado

¿Reformar por reformar lo político-electoral?

Reglas para la cancha pareja para las elecciones de 2018

Lo de hoy es ser anti establishment

La Enccívica

Sergio García Ramírez en Michoacán y los derechos humanos

¿La felicidad como derecho?

Ser hombre y ser mujer, Encuesta Nacional de Género

A 202 años de Ario de Rosales y 25 de Justicia Electoral en Michoacán

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Encuesta de Cultura Constitucional

Quo vadis?

Constitución de Apatzingán de 1814

¿Un nuevo constitucionalismo para Michoacán?

Sentencias II

Democracia, transparencia y reelección

Falsas promesas de la democracia

La aceptabilidad de la derrota

Inseguridad, Palermo y cultura de la legalidad

Resiliencia social

Día del democrático taco y la reivindicación de la salsa

Debilidad institucional y exigencia social

Día Internacional de la Felicidad

Reivindicar a Ario 1815. Justicia y felicidad

La verdadera Reforma Educativa

La reelección en Michoacán

Es la impunidad…

Aula nobilis