Hugo Rangel Vargas
La ilusión del Frente Ciudadano
Viernes 6 de Octubre de 2017
A- A A+

Si bien es cierto que el convenio que ha registrado ante el INE los partidos Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano no es aún una coalición o alianza formal en términos electorales, esto representa un paso sustantivo hacia la posibilidad de que estas tres fuerzas caminen juntas hacia la coyuntura de la elección presidencial.

Sin embargo, no acaba de cuajarse esta alianza cuando ya se asoman visos de ruptura. El primero de ellos lo dejaron de manifiesto tres de los aspirantes a encabezar dicho muégano electorero cuando señalaron en senda comunicación que el ungido del mismo a la silla presidencial debiese ser designado a través de una elección abierta. Se trata de Margarita Zavala, Silvano Aureoles y Rafael Moreno Valle.

 Sea quien sea el candidato, se antoja difícil que la operación cicatriz con los desahuciados y líderes al interior de los partidos, resulte exitosa.
Sea quien sea el candidato, se antoja difícil que la operación cicatriz con los desahuciados y líderes al interior de los partidos, resulte exitosa.
(Foto: Cuartoscuro)



A ello han proseguido declaraciones en un tono agreste de parte del gobernador de Michoacán, quien ha dicho que no aceptará un candidato nombrado a través de acuerdos cupulares. El otrora promotor protagónico de la tratada partidista, quien decía que por encima de intereses particulares la alianza pretendía transformar al país, parece ahora darle una patada de desprecio al señalar que “al PRD no le va bien” en el reparto de posiciones cuando hace gobierno junto a Acción Nacional.

La consorte calderonista también ha dejado entrever, a través de interpósitos trascendidos, que dejaría las filas de Acción Nacional y que podría comenzar su carrera presidencial por la vía independiente, ello ante la inminente “anayada” de la que será objeto y con la que se perfila al líder panista como el más claro abanderado del trabuco azul, amarillo y naranja.

Pero las dificultades para la consecución de este acuerdo apenas comienzan. Sea quien sea el candidato, se antoja difícil que la operación cicatriz con los desahuciados y líderes al interior de los partidos, resulte exitosa. De ser un panista el abanderado, la suma de perredistas no será en automático y viceversa.

Un factor de complejidad adicional estriba en la operación territorial, si es que la alianza pretende cuajar en candidaturas a las cámaras federales o a los otros espacios de elección que estarán en juego. Aquí las fugas de liderazgos que se sientan desplazados se acrecentará, mermando electoralmente las sumas que alegremente habían hecho los líderes partidistas al momento de su arreglo.

Pero la peor dificultad reside en la construcción de una plataforma política y una narrativa atractiva para los ciudadanos. El desencanto hacia los partidos políticos cunde en el ánimo social, los problemas y las crisis se agolpan sin que aflore una alternativa para superarlas, y ante ello la hueca idea de un “gobierno de coalición” –única propuesta consolidada del llamado Frente Ciudadano por México– parece más bien el tema de una investigación académica de algún estudiante de Ciencias Políticas.

Distante de los problemas que aquejan a la ciudadanía y con una retórica inundada de posturas “políticamente correctas” que evitan fricciones entre los líderes partidistas, la mezcolanza amalgamada por la burocracia de los tres institutos en cuestión camina hacia un colapso y una inmovilidad discursiva que aburre a propios y extraños.

Quizá por eso, y ante la imposibilidad de construir algo que pueda superar mediáticamente el llano debate sobre el reparto de posiciones que está detrás de su “secreto y misterioso” gobierno de coalición, los protagonistas del Frente Ciudadano por México recurren a la invocación del populismo como cáncer a combatir y origen de todos los males del país. Este lugar común de su discurso, sin embargo, terminará pronto por agotarse abriendo paso a la aridez que tiene ese revoltijo de intereses.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña