Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¡Nunca más un México sin nosotros!
Lunes 9 de Octubre de 2017

Llegamos hasta aquí para gritar, junto con todos, los ya no, que nunca más un México sin nosotros. Eso queremos, un México donde todos tengamos un lugar digno. Por eso estamos dispuestos a participar en un gran diálogo nacional con todos. Un diálogo donde nuestra palabra sea una palabra más en muchas palabras y nuestro corazón sea un corazón más dentro de muchos corazones. Para este diálogo nacional vamos a caminar mucho y vamos a dar muchos pasos. Nosotros estamos dispuestos a todo para dar estos pasos. Pero necesitamos que todos ustedes nos ayuden a caminar a todos los zapatistas, así como me ayudaron a mí a caminar hasta aquí. Esperamos que todos ustedes caminen junto a nosotros.

Comandanta Ramona.

A- A A+

Ahora la misma consigna se repite por más de 800 mil voces, las mismas que mediante firmas están exigiendo, no pidiendo, al Instituto Nacional Electoral que registre a María de Jesús Patricio Martínez, la vocera del Consejo Indígena de Gobierno, como candidata a la Presidencia de la República para los comicios de 2018. Esta campaña no aceptará ni un solo peso del INE, así lo declaró Marichuy. ¿Algún partido o candidato está dispuesto a hacer lo mismo? Seguirán más desafíos para los candidatos y la clase política.

La anterior es la consigna nacida el 12 de octubre de 1996, dicha por una mujer indígena, la comandanta Ramona del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en la realización de la primera reunión nacional del Consejo Nacional Indígena en 1996.

Comandanta Ramona.
Comandanta Ramona.
(Foto: Especial)

Esta es la primera vez en el mundo y en el país que una mujer indígena, acompañada por miles de voces y voluntades, desafía al poder oligárquico desde un poder nacido en colectivo, anidado en el rincón de los corazones de los invisibles, de los prescindibles, de los despreciados, de los explotados... de los discriminados que producen la riqueza que el poderoso viene disfrutando desde hace milenios y ahora gozan los capitalistas, las multinacionales, los banqueros.

También por primera vez se abre la posibilidad de que Marichuy, vocera del Consejo Indígena de Gobierno, acompañada por el Consejo, represente no sólo a los pueblos originarios, sino también a los trabajadores de la ciudad y del campo... a todos aquellos a los que no nos agrade lo que vivimos y que estemos dispuestos a cambiar las cosas de raíz.

Igualmente acompañan al Consejo Indígena de Gobierno y a la vocera Marichuy diferentes organizaciones que se declaran anticapitalistas y luchan por la vida y por cuidar a la Madre Tierra.

La misma consigna lleva casi doce años tocando los corazones de millones de pueblos originarios en México y el mundo. Más y más se sumarán a la organización horizontal, sin liderazgos, que harán cambiar las cosas en la tierra.

¿Qué quiere el CIG?



El Consejo Indígena de Gobierno pretende entretejer con otras organizaciones resistencias que ubiquen al capitalismo explotador (valga el pleonasmo y redundancia) como su principal enemigo. Se trata de un movimiento plural que construya en sus diversos espacios consejos ciudadanos que, organizados, planteen sus problemas, la forma de resolverlos y estén dispuestos a luchar por ellos.

El CIG no pretende comenzar como los partidos políticos, imponiendo un listado de enunciados que salieron de la cabecita calenturienta de un mesías o de una cúpula de iluminados: plataforma, la llama la clase política. Las propuestas deberán salir de abajo, de los que conocen y padecen las desgracias de la explotación. De aquí deberán salir también las soluciones.

La red de organizaciones poco a poco se va tejiendo, ya son cientos de ellas que han manifestado y aceptado la propuesta del Consejo Indígena de Gobierno. El CIG estará atento, atendiendo y sumando las nuevas propuestas, para coordinarse con lo que sigue: “Enterrar a la bestia que nos hace tanto mal”, diría don Arcadio Hidalgo, decimista jarocho.

Para nadie es un secreto las decenas de miles asesinados y desaparecidos, los miles de feminicidios, la matazón de decenas de periodistas, los múltiples crímenes en contra de dirigentes comunitarios y defensores de los derechos humanos, el despojo violento y “legal” de tierras de comunidades y ejidos. El responsable es el capitalismo y sus cómplices, los partidos políticos que hoy mal gobiernan en nuestro país.

La forma de organización es muy otra, es un consejo, un colectivo horizontal donde nadie sea el mandamás. El gobierno propuesto deberá ser como las comunidades zapatistas lo muestran y demuestran en las Juntas de Buen Gobierno. “El pueblo manda y el gobierno obedece”.

Los siete principios de gobierno que propone el Consejo Indígena de Gobierno son:
Obedecer y no mandar.
Representar y no suplantar.
Bajar y no subir.
Servir y no servirse.
Convencer y no vencer.
Construir y no destruir.
Proponer y no imponer.

Vea bellamente ilustrados los siete principios: https://culturacolectiva.com/historia/los-7-principios-del-zapatismo-para-construir-un-mundo-donde-quepan-todos-los-mundos/.

Esta es la propuesta de los 130 miembros del Consejo Indígena de Gobierno emanados de diversas asambleas comunitarias que en breve iniciarán su andar para sumar ideas, propuestas, gente y fuerzas que quieran adherirse a la lucha anticapitalista. La propuesta es sumar a todos aquellos que se sientan agredidos por el actual sistema social. El CIG no llevará falsas promesas, tampoco playeras, gorras, bolsas o despensas, llevará algo más valioso: el oído, la palabra y el corazón.


Correo: leopoldo.chipichipi@gmail.com

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?