Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
La política es un interés de todos
Martes 10 de Octubre de 2017

El precio de desentenderse de la política es ser gobernado por los peores hombres.

Platón.

A- A A+

Ya estamos en proceso electoral, se escuchan ya varios nombres que alzan la mano y los ciudadanos seguimos metidos en la cotidianidad, seguimos caminando con aparejos, no prestamos atención a los que suenan y lo que representan, no es aconsejable dejar que el tiempo nos gane, no se necesita que, como siempre, esperemos a que alguien llegue a nuestra casa, a nuestros ojos, a nuestros oídos y nos diga quién es y qué ofrece. La sociedad mexicana, a partir de los sismos de septiembre, comenzó un nuevo rol, parece que esos movimientos telúricos no solamente generaron desgracias, sino que también rompieron un paradigma viejo, inútil, infructífero; ahora la sociedad se atrevió a exigir, ahora la sociedad supo que era posible hacer correr a quienes se imponen como representantes en un cargo público y no hacen su papel en beneficio social, ahora la sociedad provocó que se le dedicara tiempo en televisión, prensa escrita y radio a sus argumentos, ahora hemos comenzado a dejar del lado el sueño de los justos.

La sociedad mexicana, a partir de los sismos de septiembre; ahora la sociedad se atrevió a exigir, ahora la sociedad supo que era posible hacer correr a quienes se imponen como representantes en un cargo público
La sociedad mexicana, a partir de los sismos de septiembre; ahora la sociedad se atrevió a exigir, ahora la sociedad supo que era posible hacer correr a quienes se imponen como representantes en un cargo público
(Foto: Cuartoscuro)

No podemos ni debemos dejar que ese despertar se apague, el tiempo llegó y ahora somos nosotros quienes elegiremos de nueva cuenta a quienes nos gobernarán, las condiciones están dadas, aún prevalece el sistema partidista como la opción más fuerte, los partidos políticos, por irrisorio que parezca, nos han arrebatado el discurso del hartazgo partidista, todos se dicen ser ciudadanos, todos ofrecen la legitimación de la sociedad, todos condenan lo que son y lo que siempre han hecho, por eso no podemos esperar a que el candidato oficial llegue a mi puerta, a mis ojos o a mis oídos y me seduzca con el canto de las sirenas, es tiempo de documentarse y de informarse sobre lo que han levantado sus manos y apoyar a los perfiles más limpios, más sanos, más honestos, que tengan trabajo probado y que sean congruentes, ahora nuestro discurso debe cambiar, no debemos hacer eco a las voces partidistas, a las mismas voces, a los mismos actores y a la misma forma de hacer demagogia. Ahora debemos luchar con lo que tenemos, con candidatos ciudadanos y candidatos partidistas, debemos saber elegir para que esa lucha de partidos contra la sociedad se gane desde adentro, que los entes partidistas que se elijan o por los que votemos sean aliados, generen trabajo y condiciones para derribar los vicios que conocemos y condenamos, que la división ideológica sea al interior de los partidos y no en la sociedad, así seguiremos avanzando como sociedad hacia una nueva forma de ver, de hacer, de vivir y practicar la política, una forma que no muchos conocen y que no muchos están dispuestos a adoptar.

Dentro del esquema de candidatos me llaman la atención algunos nombres, en el Distrito X Morelia Noroeste comenzó a manejarse el nombre de Rubí Rangel, mujer panista, docente nicolaita, es un perfil joven cercana a la gente, esta mujer no se ha visto involucrada en escándalos de corrupción, lo que de entrada debe abrir la opción de escucharla, ojalá en este distrito se sumen más opciones sin antecedentes de corrupción o de conflicto de intereses, que son los perfiles a quienes la sociedad debe seguir.

En Morelia XI Noroeste hay dos nombres que resaltan, ambos priistas, el ex diputado Olivio López Mújica, quien deberá proponer a la sociedad un plan de trabajo certero, con conocimiento de causa por su paso anterior por el Congreso local, se debe escuchar para advertir qué señalamientos hace, qué propuestas oferta, qué de nuevo representa, es un reto para este priista el obtener la candidatura pues frente a él se ha manejado el nombre de Ulises Merino, quien ha llevado por buen cause el Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, desde donde ha señalado a quienes no cumplen con sus obligaciones, sean Ayuntamientos o partidos políticos.

En Morelia XVI Suroeste me llama la atención el nombre del regidor Benjamín Farfán Reyes, quien en algunos rubros ha sido crítico al interior del Cabildo moreliano, como en el caso de las fotomultas, en este distrito es un personaje a quien se debe escuchar.

Aún faltan nombres por sumarse, pero como sociedad debemos estar atentos a quiénes se suman y qué representan, pues de esta forma será única opción que tendremos para evitar que seamos gobernados por los peores hombres y mujeres.

FB. Salvador Molina
TW. @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa