Rafael Mendoza Castillo
Estado laico e Iglesia católica
Lunes 16 de Octubre de 2017
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento de Bernardo Barranco: “El Estado laico actual es aquel que avala la libertad de creencias en el sentido amplio, así como la libertad de no creer. Debe garantizar también la equidad, es decir, la no discriminación, y los derechos, principalmente de las minorías; en otras palabras, la libertad de conciencia. El Estado laico garantiza la autonomía de lo político frente a lo religioso”. En la democracia neoliberal mexicana todo ello está ausente. Veamos.

Existen doctrinas o discursos, fundamentadas en creencias, las cuales se orientan hacia la búsqueda de ilusiones vinculadas a dogmas de fe, que no permiten a los sujetos adheridos a ellos una intervención, desde su interior, para clarificar y justificar el sentido de dichas representaciones conforme a las preguntas de la razón humana. De ahí la necesidad de tomar distancia, de hacer la lectura, desde otro modo de pensar, más en la crítica, con el objeto de incomodar a la sumisión y a la conformidad establecida.

Bernardo Barranco, sociólogo especializado en creencias religiosas y cultura.
Bernardo Barranco, sociólogo especializado en creencias religiosas y cultura.
(Foto: Especial)

Este otro modo de pensar lo constituye, sin lugar a dudas, una ética con sentido crítico y disruptivo para develar los fundamentos de la religión, vía el rito y la experiencia de lo religioso. Pero también incorporar a dicho análisis el orden del poder y el capitalismo corporativo vigente, ya que tanto el ritual o ceremonial como la experiencia religiosa no son hechos que floten en el espacio de la neutralidad.

Tanto la experiencia religiosa como el poder político y el sistema económico son objetos creados por los propios hombres y mujeres. Pero esas creaciones a veces se le escapan a sus creadores; además, tienen la cualidad social de engañar, de ocultar y reprimir muchos sentidos que son contrarios a la condición humana. Algo peor, en la historia esas creaciones se han unido con el fin de homogeneizar, de esclavizar, de explotar y de dominar la conciencia (psicopolítica) y el cuerpo de los individuos (biopolítica).

La historia de México ha mostrado que la institución de la religión católica, la cual profesa una mayoría de mexicanos, se ha enfrentado con la violencia de las armas, al Estado mexicano (la Guerra Cristera). Estos hechos revelan que la Iglesia católica distingue muy bien, lo que corresponde a la salvación de las almas (ilusión) y lo que compete a su política terrenal, necesaria para continuar imponiendo sus intereses concretos, en el aquí y el ahora.

Nadie se engañe. Como bien afirma Francisco J. Múgica: “Sí, señores, si dejamos la libertad de enseñanza absoluta para que tome participación en ella el clero con sus ideas rancias y retrospectivas, no formaremos generaciones nuevas de hombres intelectuales y sensatos, sino que nuestros postreros recibirán de nosotros la herencia del fanatismo”.

Tanto el Estado como la Iglesia católica o las iglesias forman parte de una estructura de dominación y de explotación. Ninguna de esas instituciones escapa al modelo de acumulación capitalista y al principio de libre mercado. En estos juegos de poder, donde lo que predomina es la racionalidad instrumental, donde lo que importa son los medios, causas y efectos para continuar sometiendo la voluntad de los individuos, creyentes o no, al sistema de conformismo social.

Hoy vemos que el Estado nacional homogéneo y autoritario está sitiado y secuestrado por los amos del dinero (oligarquía), por una clase política panista, priista y chuchista perredista (Frente Ciudadano por México, que ni es frente ni es ciudadano ni es por México), está violentando los principios constitucionales como el de laicidad (varias legislaturas estatales han penalizado el aborto), el cual constituye una condición necesaria para que los ciudadanos elijan libremente cuál experiencia religiosa desean practicar o no practicar ninguna.

El Estado laico no impone religión alguna ni el gobernante debe imponer sus creencias religiosas a los gobernados, cuando aquel las tenga. Como bien afirma John M. Ackerman: “Uno de los logros más importantes de los revolucionarios de 1910 fue, sin duda, la irrestricta separación Iglesia-Estado. La fortaleza y la dignidad del Estado laico mexicano siempre fueron ejemplos internacionales del éxito de un liberalismo progresista, y se destacan hoy más que nunca en una época de resurgimiento de fundamentalismos y sectarismos de diversa índole a lo largo y ancho del planeta”.

Pero hoy estamos viendo que los gobernantes tienen un mayor acercamiento con la cúpula de la Iglesia católica, a tal grado que ésta está haciendo su mayor esfuerzo para que se introduzca en la escuela pública la instrucción religiosa. Vemos cómo se extiende su influencia en los medios de comunicación, especialmente la televisión comercial. No es extraño que sacerdotes y obispos participen en las elecciones con opiniones en favor o en contra de candidatos, y al paso que vamos los estaremos viendo como candidatos a puestos de elección popular.

En los últimos años la institución de la Iglesia católica y otras han revelado que no sólo explotan, desde su poder, la fe, sino que también violan el cuerpo de la población más vulnerable, como son los niños y las niñas. Ante estos hechos delictivos y monstruosos los jerarcas de las diversas iglesias han guardado silencio y han sido cómplices de esos delitos. Como ejemplo de lo anterior están los Legionarios de Cristo, quienes han venido aparentando cambiar todo para que todo siga igual.

Como afirman algunos, el perdón no basta y menos reducir los delitos de pederastia a la conducta individual de su fundador Marcial Maciel (“asesino solitario”), cuando esos delitos se inscriben en un entramado institucional. El informe de la ONU desenmascaró todos estos silencios y complicidades en torno a esos delitos. El cardenal Norberto Rivera, que unos llaman el pastor del poder, ha sido omiso ante esos hechos.

Es más, ellos no se atreven a castigar a los pederastas, y son tan cínicos que con las limosnas de los creyentes pagan a quienes los han demandado y solamente les prohíben a los delincuentes ejercer su ministerio (oficio) y el castigo mayor se lo dejan a Dios, después de muertos, como es el caso de Marcial Maciel (maniático sexual), quien violentó el cuerpo y la mente de muchos niños y no recibió ningún castigo en la tierra. Estos señores son buenos enterradores de las creencias religiosas, para bien de la humanidad.

En teoría somos un Estado laico, pero en la práctica, ahora con el prianismo en el poder, vemos que la Iglesia católica está adquiriendo mayores privilegios, mayor capacidad para continuar explotando las creencias religiosas y defender sus intereses privados terrenales. Al fin y al cabo que los deseos de salvación nadie los puede garantizar ni comprobar (ilusiones). Como bien dice Bernardo Barranco V.: “La Iglesia católica, astuta como siempre, no es responsable de la apuesta de Peña Nieto; sin embargo, sabrá sacar provecho político con creces, ejercer todo su peso simbólico y lobby para posicionar su visión, misión y acentos políticos propios”. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM