Julio Santoyo Guerrero
El boom de los independientes
Lunes 16 de Octubre de 2017
A- A A+

Si lo hace a través de partidos o de manera independiente, y así se permite, habla bien de la democracia, es saludable para permitir las múltiples expresiones políticas en torno a las cuales pueden identificarse los electores. Pero en el caso mexicano, las postulaciones independientes se han abierto paso, primero, a contrapelo de la partidocracia que había monopolizado esta facultad, y luego motivada por la propia crisis que viven los partidos políticos por una constante expulsión de liderazgos que encuentran en la independencia la vía para seguir compitiendo electoralmente.

El hartazgo mexicano contra la ineficacia y la corrupción ha puesto en el banquillo de los acusados no sólo al político ladrón y al mal gobernante, ha puesto a la política en sí.
El hartazgo mexicano contra la ineficacia y la corrupción ha puesto en el banquillo de los acusados no sólo al político ladrón y al mal gobernante, ha puesto a la política en sí.
(Foto: TAVO)

Pero uno de los factores que más ha contribuido a la legitimación social de las postulaciones independientes es la pérdida generalizada de prestigio de los institutos políticos. La poca eficacia en el ejercicio del gobierno, la corrupción que no son capaces de combatir, la frivolidad en el manejo de los asuntos públicos, la inconsistencia de políticas vitales como la que debe garantizar la seguridad de los ciudadanos, son referentes a los que son altamente sensibles los electores y que no dejan pasar por alto a la hora de expresar su nivel de credibilidad por quienes gobiernan, la mezquindad con que se manejan los asuntos internos de los partidos, la lejanía entre el interés de los líderes partidarios y los de la sociedad, la estrechez en la visión política de la partidocracia que no anima la toma de conciencia social, la cultura dinástica y de clanes que se imponen en los mismos en lugar de la eficiencia política y la pobreza en la comprensión de la problemática que vive el país y en las alternativas que pueden construirse para el bien público, han tirado a la lona el prestigio, credibilidad y confianza de partidos, políticos y gobernantes.

En este terreno desierto, abandonada por los liderazgos de los partidos, los que sobreviven sólo gracias a su voto duro, la emergencia de los independientes ha ganado, hasta ahora, un espacio desde el cual la disputa por la representación pública aparece como viable. Ser independiente tiene una connotación, hasta ahora virtuosa, que en automático busca el cobijo de un aura de limpieza y de lejanía con la partidocracia. Es decir, ser independiente como sinónimo de no ser parte de la política tradicional, e incluso en algunas versiones más candorosas independiente como ajeno a la política, por aquello de que toda política es sucia. Se ha creado el imaginario del independiente como el quijotesco personaje que no siendo político luchará contra los políticos y será electo en un cargo político para combatir a los políticos.

El hartazgo mexicano contra la ineficacia y la corrupción ha puesto en el banquillo de los acusados no sólo al político ladrón y al mal gobernante, ha puesto a la política en sí. Muchos mexicanos no quieren saber nada de política porque creen que todo eso es corrupto, cínico y la causa de los males del país. Y aplaudiendo el atraso de esta visión, muchos independientes le queman incienso y le hablan a su auditorio haciendo apología de la no política y de la "independencia", mintiéndoles descaradamente a sus oyentes porque todo aquel que participa en los asuntos públicos está haciendo política, no hay de otra. Una cosa es que haya política eficaz y política ineficaz o buenos políticos o malos políticos, y que los buenos políticos sean moralmente buenos y los malos lo sean moralmente malos.

Antes de que emergiera el fenómeno de los independientes, al electorado con altos niveles de hartazgo le dio, a manera de venganza contra los malos políticos, por llamar a votar por una mascota, un gato o un perro, o como en el siglo pasado les dio por convocar a votar por Cantinflas.

El derecho a votar y ser votado es un componente esencial de la democracia. Las candidaturas independientes tienen sentido en ese contexto. Pero que la solución al fondo de los problemas que tiene el país provenga mágicamente de la emergencia independiente es una falacia. Así como masivamente han emergido independientes, el país necesita masivamente de ideas, propuestas, pero sobre todo de acciones que comiencen a resolver los problemas de la nación, uno de ellos, por cierto, el de la grave crisis de legitimidad de la clase política, que si no se atiende precipitará al país a la ingobernabilidad. La nación mucho agradecería que a esta profusión de independientes le siguiera igual una profusión de ideas y proyectos viables y de ejemplos de buena política.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral