Juan Pérez Medina
¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!
Martes 24 de Octubre de 2017
A- A A+

Es tiempo, y desde hace mucho tiempo, que se debe trabajar por establecer una nueva hegemonía entre los trabajadores, cosa que, está más que visto, no es nada fácil. En el marco de las actuales circunstancias los trabajadores no somos iguales con respecto a ellas, y aunque la relación sea la misma con respecto a los medios de producción, las formas en la que se ésta se expresa es diversa. Mientras que existen millones que se encuentran sin trabajo o que lo tienen eventualmente unas semanas sí y otras no, integrando el ejército de reserva del capital, los hay que lo mantienen pendiente de un hilo bajo contratos de apenas tres meses en condiciones de enorme precarización que no admite réplica so pena de ser echado. Existe un tercer nivel de trabajadores que mantienen un empleo bajo la condición de doble patrón. Aquellos que son subcontratados en el campo de los servicios y que lo mismo sirven a una empresa como a otra en un mecanismo cínico y cruel de doble explotación. Luego en un cuarto nivel están aquellos que mantienen un empleo seguro. Esos que en este momento podrían ser considerados como los trabajadores privilegiados del campo laboral y que son aquellos que generalmente se encuentran en las empresas del Estado y que fueron contratados bajo condiciones diferentes a las de hoy en día, al amparo de un Contrato Colectivo de algún sindicato, como ocurre con los trabajadores telefonistas, los docentes del sistema educativo nacional, los del Sector Salud y de la energía y aquellos que pertenecen a alguna dependencia del gobierno federal y estatal bajo condiciones de trabajo que podrían considerarse en la actualidad para las empresas y su gobierno como anquilosadas y muy onerosas. Existen otros más, que son los menos, que se ubican en la categoría de trabajar por su cuenta, que no son más que pequeñas empresas individuales o familiares donde todos trabajan para mantenerse a flote.

Carlos Romero Deschamps, dirigente sindical petrolero
Carlos Romero Deschamps, dirigente sindical petrolero
(Foto: Cuartoscuro)

Dentro de toda esta gama de trabajadores están también sus condiciones de vida. Unos sin salario y de ahí hacia arriba están aquellos que ganan desde uno y medio salario hasta aquellos que rebasan los cinco salarios y para los cuales la vida no es la misma. Mientras a los primeros en agua la mantienen diariamente hasta el cuello, hay otros a los que todavía no les llega a medio pecho y eso hace que tengamos una actitud diferente en relación con la lucha unitaria, sobre todo cuando se es trabajador profesional y se considera que se es diferente a aquellos que no lo son en un proceso cultural de separación de la clase.

Otra situación característica de los trabajadores es su grado de conciencia, compromiso y solidaridad de clase. Tal vez esta sea la condición más terriblemente dolorosa que nos acompaña y que impide que la unidad real se concrete, ya que un número basto de trabajadores no han adquirido esa conciencia de clase tan necesaria para actuar en colectivo y en favor de la defensa de los trabajadores y sus derechos. En este nivel están los que son inconscientes por ignorancia y aquellos ligados de alguna manera a la vida rutinaria que viven quejándose, pero nada hacen y se presentan a donde el dirigente charro los llama para que lo vean a fin de no poner en riesgo su pobre trabajo. No importa que el líder se esté refiriendo a una medida en contra de los trabajadores, como por ejemplo las modificaciones a las leyes laborales o al sistema de pensiones. Son los que consideran que es mejor tener trabajo aunque sea en las peores condiciones de explotación y que calladito te ves más bonito.

Por la situación antes descrita existen trabajadores muy pobres (casi muertos de hambre), pobres, medianamente pobres y de la clase media baja, con sus excepciones. Diríamos que en este último caso se encuentran personajes como Emilio Gamboa, dirigente de los trabajadores del sindicato de radio y televisión; Carlos Romero Deschamps, dirigente petrolero; Francisco Hernández Juárez, líder del sindicato de Teléfonos de México; Juan Díaz de la Torre, dirigente del SNTE; Napoleón Gómez Urrutia, del Sindicato Minero; Víctor Fuentes del Villar, líder del sindicato de la CFE; Carlos Aceves del Olmo, dirigente de la vetusta CTM; Isaías González Cuevas, cabecilla nacional de la CROC; Joel Ayala Almeida, líder de la FESTSE, que entre otros integran un selecto grupo junto con su cohorte de dirigentes de las direcciones nacionales y estatales que se sitúan en la parte alta de la pirámide económico-social, gozando de cuantiosas fortunas al amparo del gobierno federal y la clase política nacional por sus servicios prestados.

Pero la inmensa mayoría no está en esas condiciones y siguen siendo trabajadores que viven de su trabajo diario sin condiciones para desarrollar políticas particulares de ahorro con los bajos salarios que perciben ante el encarecimiento de la vida. Sin embargo, esto no es condición natural para que los trabajadores de México generen estrategias para organizarse en una sola fuerza capaz de defender el trabajo de la rapacidad de los empresarios capitalistas y el gobierno.

Es una pena que los trabajadores sindicalizados, por ejemplo, tengan dirigentes con inmensas fortunas mientras ellos viven al día o medio viven. Pero la realidad es así. De lo contrario los charros antes mencionados no existieran.

En la entidad se han hecho grandes esfuerzos por concretar la unidad de los trabajadores que han sido sólo eso: grandes esfuerzos. Desde la creación de la Confederación Revolucionaria Michoacana del Trabajo (CRMDT) en el cardenismo hasta la generación del frente estatal de organizaciones sociales generada bajo el auspicio del Movimiento Democrático del Magisterio (MDM) en 1989, sin menospreciar los que se han generado después y que aún perviven bajo condiciones realmente graves, como lo son la Asociación de Trabajadores del Estado de Michoacán (ATEM), actualmente apéndice del gobierno de Silvano Aureoles y del PRD, y el Frente Cívico Social que coordina la CNTE y otros sindicatos no menos importantes del sector educativo, que lo mismo tienen un pie fuera del control del estado que dentro del él. Eso explica, por ejemplo, que ante la imposición de la Reforma Educativa no exista una estrategia única y el frente se muestre de lo más vulnerable.

Sin embargo, aun con esas duras condiciones es necesario avanzar hacia la unidad de todos los trabajadores de la entidad. De aquellos que cuentan con un sindicato, comenzando por los que pertenecen a uno independiente, y avanzando hacia aquellos de control charro o blancos, quienes deberán generar un plan estatal para la incorporación de todos los trabajadores a una nueva central popular que aglutine a todos bajo la condición de ser un sindicato clasista, independiente y con la consigna de poner en manos de los trabajadores el poder del estado.

Ver en la calle en movilización a los trabajadores de la educación, los de la burocracia estatal y los de educación media superior es un hecho altamente relevante, pero no es de ninguna manera una acción que nos hable de un esfuerzo unitario que se esté planteando objetivos más allá de los de carácter gremial que se plantean públicamente. Unidad de acción, sí, pero no es suficiente.

La lucha unitaria pasa por la generación de una enorme discusión al interior de las organizaciones sindicales y populares que se plantee no sólo la recuperación de sus derechos ganados y el blindaje para los que aún están vigentes, sino la toma del poder político para que lo anterior sea posible. esta amplia discusión debe ir acompañada de una serie de seminarios y conferencias sobre la situación de los trabajadores en el marco del capitalismo neoliberal y la necesidad de la emancipación de la clase trabajadora en la instauración de una sociedad sin patrones, pues es un hecho que no los necesitamos.

Lo anterior exige levantar una iniciativa para comenzar por integrar una comisión de alta representatividad que elabore una ruta crítica hacia lo que sería la convocatoria a un congreso constitutivo de integración de una nueva central de trabajadores en la entidad bajo estas características, capaz de desafiar al Estado y su sistema político y económico corrupto y anquilosado e incapaz de represéntanos. Es hora de avanzar en la lucha de clases y detener el avasallamiento de las políticas del régimen que nos están ahogando y dejando en la precariedad e incertidumbre laboral y pensionaria. Es hora de romper el gremialismo y avanzar a la unidad de la clase.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!

Desmitifiquemos los dichos sobre la evaluación

Los descuentos que no fueron

La certificación de las escuelas

Morena, la esperanza de México

La autonomía escolar y la escuela empresa

La unidad que necesitamos, a la unidad que todos apelamos y a la que pocos contribuimos

Frente contra reformas de EPN

El Frente Nacional de Lucha en contra del gobierno de EPN y las reformas estructurales

La grandeza de Morelos