Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡Aspiran, suspiran y tiemblan!
Martes 24 de Octubre de 2017
A- A A+

Estamos muy próximos a conocer de los reales nombres de quienes pretenden ser sucesores del actual inquilino de Los Pinos. Diversos gobernadores ya se han autodeclarado precandidatos presidenciales y más de un legislador federal e incluso estatales aspiran, suspiran y tiemblan, tratando de llegar a la grande a fin de lograr sus anhelos y aspiraciones. Los apuntados, oficiales o “independentistas” ya registrados a la fecha, son últimos, casi 50.

Destaca en esa lista nacional la denominada compañera Marichuy, cuyo nombre lo es María de Jesús Patricio Martínez, misma que tiene el soporte del sector indigenista nacional y de muchísima gente más. Mi respeto y admiración para esta mujer en su lucha por reunir el casi millón de firmas necesarias que requiere para su registro como candidata presidencial.

Seis años antes de ese asesinato, debido a una “falla tecnológica en el sistema de cómputo electoral”
Seis años antes de ese asesinato, debido a una “falla tecnológica en el sistema de cómputo electoral”
(Foto: TAVO)

Cabe señalar que en los sexenios anteriores hemos tenido una imposición frecuente de candidatos de chile e inclusive de manteca, como presidentes y gobernadores. Entre los “impuestos”, la verdad es que los mexicanos ya no sabemos si reírnos de esas serenísimas autoridades que en su pretensión de lograr su máximo objetivo, al tener la titularidad de tan importantes posiciones, han sido verdaderamente ineficientes y llevado, tanto sus estados como a la República entera, casi al precipicio.

Como parte del show que hemos tenido en cada uno de los lamentables sexenios, hago el intento de encontrar la razón que existe para llegar a destacadísimas posiciones políticas, para luego terminar prácticamente, si no odiados, sí lamentablemente olvidados por la población en lo general. Basta repasar o recordar sus principales e importantes promesas para terminar lamentando lo gris de sus actuaciones político administrativas, mismas que han contribuido no a la grandeza, sino a la pobreza de la población mayoritaria y desde luego, al deterioro de la vida nacional en lo general.

Estos pseudo administradores que han transitado por el poder político del Estado mexicano, en lo general difícilmente se atreven a deambular sin escoltas, desde luego, por las céntricas calles de la gran capital y de sus estados.

En el historial de las desaliñadas notas de los precursores políticos sobresale desde luego la simulación de una huelga de hambre iniciada por Carlos Salinas de Gortari y el asesinato vil de quien no esperaba ser arteramente asesinado, evitando así que llegara a la Presidencia de la República. Seis años antes de ese asesinato, debido a una “falla tecnológica en el sistema de cómputo electoral”, afectó no al candidato que le fue robada la Presidencia, sino que perjudicó directamente a la población nacional. No olvidamos la acción del hermano del presidente en la compra de leche en polvo a la URSS, contaminada con radiación, ni tampoco su autoexilio en Irlanda, que fue solamente un ardid o una payasada.

Otro prohombre a su paso por la Presidencia fue más penoso que gracioso. Vicente Fox, lo recuerdo por su simplicidad, sus botas y sus torpezas diplomáticas, y dentro de éstas, sobresale la invitación a comer que hizo a un grupo de jefes de Estado, que por grosera, cómica y lamentable, lo recordamos. Vicente Fox había invitado a comer a un grupo de jefes de Estado, entre los que destacaba el comandante Fidel Castro. ¡Oye Fidel, le dijo Fox, “de cualquier manera está la invitación a que me acompañes a la comida... y acabando de comer, entonces puedes salir”.

En fin, hay otros clásicos ejemplos de titulares de poderes ejecutivos que son estúpidos algunos y risibles otros, como el del Ejecutivo federal que girara sus instrucciones precisas a efecto de que la Cancillería de nuestro país, expresara su malestar en contra del gobierno de Venezuela debido al deterioro de la normalidad democrática en el país venezolano, sin ponerse a pensar que los problemas de deshonestidad política germinan en cada uno de los estados y en el centro del poder político de México, nacional, que obediente responde sólo a los intereses del vecino norteño.

En fin, “cosas veredes Sancho”, le decía el Quijote, y nosotros, en lo que queda de ese año, seguramente nos asombrará la lucha por el poder político que pronto comenzará.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?