Alejandro Vázquez Cárdenas
Ignorancia radioactiva
Miércoles 25 de Octubre de 2017
A- A A+

La credulidad, la ignorancia y la ingenuidad por lo común van de la mano. Afortunadamente muchas veces sin consecuencias graves para las personas, pero en otras esta credulidad, o más bien las ganas de creer pueden tener consecuencias peligrosas o definitivamente mortales

Veamos a continuación algunos datos que Ian Crofton, escritor y divulgador científico norteamericano, ha publicado en su libro Historia de la ciencia sin los trozos aburridos, Editorial Ariel, 2011.

Ian Crofton, escritor y divulgador científico norteamericano
Ian Crofton, escritor y divulgador científico norteamericano
(Foto: Especial)

A finales del siglo XIX y principios del XX la ciencia avanzó a gran velocidad, lo mismo la medicina, pero entre verdaderos descubrimientos, un gran número de charlatanes, sólo por ganar dinero, jugaron con la salud de sus conciudadanos. En esa época ni soñar que existieran los rigurosos controles actuales y cualquiera podía vender en el mercado productos supuestamente milagrosos como el agua Radithor y los supositorios Vita Radium, que increíblemente aún se vendían en 1928.

A inicios del siglo XX uno de los recursos más utilizados para vender curas milagrosas era decir que los productos eran radiactivos. Chocolate radiactivo, cremas faciales radiactivas, pastas de dientes radiactivas, jarras de agua y gafas radiactivas. Los casos más increíbles fueron el del agua Radithor y el de los supositorios radiactivos Vita Radium. Todos ellos tan inútiles como mortales.

Los laboratorios Radio Bailey Inc. de New Jersey pusieron en el mercado la primera “bebida energética”, el Radithor, prometiendo que curaba casi todo y de pilón proporcionaba alegría perpetua. El Radithor era agua destilada conteniendo radio 226 y 228, ambos elementos muy radiactivos. Esto ocurrió hace casi un siglo, en 1918, y entonces se pensaba que la radiación era buena para casi todo, aunque el producto tuvo que ser retirado cuando una de sus principales consumidoras, que además era una dama de la alta sociedad estadounidense, murió tras haber consumido centenares de botellas. Tuvo que ser enterrada en un ataúd revestido de plomo porque el cadáver era también radiactivo. Otro caso muy sonado fue el de Eben Byers, un magnate del acero y fanático jugador de golf que consumía dos botellas diarias de 60 mililitros (a cinco dólares cada una, una fortuna entonces) y falleció completamente radiado. Sus huesos acumularon tal cantidad de radio que prácticamente se le deshizo la mandíbula y falleció entre enormes sufrimientos por un absceso cerebral.

En aquel tiempo la radiactividad se tenía por algo bueno en términos generales y así, en 1930, la crema facial Tho-Radia se vendía con éxito en Francia a pesar de contener 0.5 gramos de cloruro de torio y 0.25 de bromuro de radio por cada 100 gramos. Unos años después apareció en el mercado Doramad, una pasta de dientes alemana que, según decían, gracias a la radioactividad reforzaba los dientes y las encías. Afortunadamente la dosis de producto radioactivo en este caso era baja y por lo tanto la pasta no era letal en sí misma.

Pero lo más grave de todo se dio en 1931, cuando la empresa Burk & Braun lanzó al mercado Radium Shokolade, un chocolate para niños y adultos, por supuesto con su dosis de radioactividad. El colmo fue el Vita Radium, un producto para el uso rectal por parte de los hombres, como se decía en su publicidad. Esos supositorios se promocionaban, entre otras cosas, para corregir la impotencia, como un Viagra administrado por vía rectal, y proporcionaban energía a todos los sistemas, según la publicidad. Y por si lo anterior fuera poco supuestamente, eran buenísimos contra las hemorroides y abscesos rectales.

La radioactividad fue un filón publicitario durante décadas pero su legado de muerte es impresionante. Ahora nadie en su juicio promovería un disparate de ese calibre, pero en su lugar, ahora, en los dos últimos decenios nos han inundado con los cuentos de nuevos productos milagrosos que lo mismo son capaces de curar una próstata inflamada que devolver la juventud perdida, regenerar la lozanía de la piel, perder varios kilos en pocos días, llenarnos de “energía” para todo el día, todo esto con productos “naturales”.
Poco hemos avanzado en ese sentido, y si no me creen dediquen unos minutos a ver los infomerciales.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba