Samuel Maldonado B.
La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!
Martes 19 de Abril de 2016
A- A A+

Indudablemente que el actual gobernador del estado tiene una larga experiencia tanto administrativa como política, ya que entre sus diferentes posiciones político administrativas se encuentra la de haber sido presidente municipal de Zitácuaro por un periodo relativamente corto, pues pidió licencia con el objetivo de buscar la diputación federal por el Distrito III, correspondiente a Zitácuaro, siendo electo como diputado en la LVIII Legislatura federal, separándose de la misma antes de terminar su periodo electivo y asumir (si no estoy equivocado) la titularidad de la Secretaría de Desarrollo Agrario en el estado de Michoacán, en el periodo de gobierno 2000 -2006.

Fue senador de la República (segunda fórmula) y en 2007 (legislaturas LX y LXI) fue vicepresidente de la Mesa Directiva y vicecoordinador de la fracción perredista y ya como diputado federal (septiembre de 2014) y para ser precisos el 28 de agosto de ese año, Silvano fue electo como presidente de la Cámara de Diputados, del ya poco Honorable Congreso de la Unión, seguramente con el visto bueno de Peña Nieto engatusando así a los perredistas de esa lamentable legislatura. Desde luego que el currículum del actual gobernador de Michoacán es amplio, pues además de haber sido senador en la LX y LXI Legislatura, en sus tiempos de estudiante, en la que fue la histórica y muy importante Escuela Nacional de Agricultura, localizada en Chapingo, ahora Universidad Autónoma de Chapingo, tuvo importantes posiciones en la Sociedad de Alumnos y desde luego en las diferentes comisiones legislativas federales a las que perteneció, siempre impulsado por Los Chuchos.

Silvano Aureoles Cornejo llegó a gobernador por tres vías diferentes: la primera, por el apoyo de la mayoría perredista que le dio su voto
Silvano Aureoles Cornejo llegó a gobernador por tres vías diferentes: la primera, por el apoyo de la mayoría perredista que le dio su voto
(Foto: Cambio de Michoacán)

Desde mi punto de vista, que coincide con diversos columnistas michoacanos, Silvano Aureoles Cornejo llegó a gobernador por tres vías diferentes: la primera, por el apoyo de la mayoría perredista que le dio su voto esperando un cambio favorable para Michoacán; la segunda, por su asociación con la tribu de esos lamentables Jesúses, sin convicción nacional, y la tercera, por el gran favor que esa convenenciera tribu le entregara a Peña Nieto, en charola de plata, el voto que necesitaba el oriundo del Estado de México para que éste pudiera desintegrar prácticamente el sector energético nacional y tomar otras medidas económicas que están conduciendo al país al empobrecimiento de grandes sectores sociales y llevando la desgracia nacional por todas partes.

Desde su asunción al gobierno del estado prácticamente han transcurrido seis meses y tempranamente ha olvidado que quienes lo llevaron al triunfo fueron los perredistas y la gente hastiada de un presidente que lo más trascendente de su gobierno han sido los múltiples viajes turísticos por alrededor de este mundo, los onerosos gastos de una excesiva comitiva, de los escándalos residenciales, de la inoperancia de la Seguridad Pública, del deterioro que ha sufrido el Ejército Mexicano junto a la Armada de México y desde luego, la ridiculez y ocultamiento de la verdad sucedida a los 43 estudiantes de Ayotzinapa, más los acumulados asesinatos y robos constantes sin olvidar la fuga de El Chapo Guzmán.

Silvano le debe mucho a los perredistas y ha sido la gente que votó por él quienes por él se ven amenazados en sus discursos. Véase el ejemplo de las mujeres (de más de 60 años) de Nueva Italia que fueron arrestadas por la Policía, obligadas a subir a una pick up y traídas hasta Morelia para ser juzgadas cuando el Distrito Judicial al que pertenecen es Uruapan.

Silvano debiera entender que sus compromisos no están con Peña Nieto; se entiende que aspire, en algunos meses más, a seguir el camino hacia la Presidencia de la República, pero eso no obliga a una sumisión del Ejecutivo federal. Puede quedar bien con éste y mejor con la gente que acudió a las urnas, con otra conducta.

Las malas conductas en política sólo conducen al ostracismo: por eso la obligación moral y política de respetar principalmente a la gente (de su partido) sin faltar a quien lo necesite, así sea de orientación ideológica contraria. Desde luego que la investidura nacional pesa y lo entiendo bien, pero ni siquiera ante el Eterno debe uno doblar la cerviz. Cuando el enemigo, aun cuando haya sido vencido, mantiene su verticalidad ideológica, es mayormente respetado. Lázaro Cárdenas tenía grandes las orejas: ¡escuchaba a todo el mundo! ¡Al pueblo hay que escucharlo, no amenazarlo!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida