Aquiles Gaitán
El sol de la mañana
Martes 7 de Noviembre de 2017
A- A A+

Al encontrar una mañana el sol rayando el horizonte se encuentra la armonía de la naturaleza, ahí donde vivimos, donde somos, donde pensamos, donde comprendemos, ese acto sublime se repite cada día en forma diferente, no enfada, deslumbra, es el nacimiento, es lo nuevo, es el impulso que sentimos desde la contemplación para iniciar la acción para hacer las cosas que se quieren hacer, pero hacerlas. El sol sale cada mañana a recordarnos eso, no se detiene aunque esté nublado. A nosotros nos corresponde emprender, innovar, organizar desde nuestra individualidad las acciones que inciden en la sociedad en que vivimos con imaginación y decisión, dos conceptos que nos llevan de la mano a ser mejores, o sin ellos, a vivir en el letargo de los sueños, es decir, imaginación sin decisión.

El sol de la mañana deslumbra, es el nacimiento, es lo nuevo, es el impulso que sentimos desde la contemplación para iniciar la acción, para hacer las cosas que se quieren hacer ¡Y hacerlas!
El sol de la mañana deslumbra, es el nacimiento, es lo nuevo, es el impulso que sentimos desde la contemplación para iniciar la acción, para hacer las cosas que se quieren hacer ¡Y hacerlas!
(Foto: TAVO)

Estamos en el conflicto que se plantea en el momento de la acción para enfrentar las herencias de las políticas proteccionistas de antaño, no hablo de políticas económicas, que éstas están alineadas en la aldea global hoy repleta de chivas locas, sino de las políticas sociales que los gobiernos postrevolucionarios del siglo XX juzgaron necesarias para organizar a los trabajadores como una medida para atenuar la pobreza y a la vez organizar una fuerza política frente al capital, es decir los sindicatos, cuya función social hoy está totalmente rebasada. Lo primero fue eso, el noble fin; lo segundo, su manipulación política en apoyo de los gobiernos en turno; lo tercero, los anarquistas y los contratos colectivos o Condiciones Generales de Trabajo que consignan como obligaciones del patrón los logros del chantaje, de la dádiva y las obligaciones logradas desde la beligerancia de los gremios que amenazan la fragilidad y la estabilidad del gobierno federal, los locales, el de las universidades. ¡Ay benemérita! Y escuelas del sistema educativo, dicen que “el que no chilla no mama”, pero estos se la pasan berreando y por supuesto que el maíz aflora. Ya se intentó una reforma laboral pero se quedó en buenas intenciones, habrá sindicalismo para rato pues se presenta el mismo efecto que en el crimen organizado, se descabeza uno y surgen dos ¿Qué podemos hacer frente a esta realidad que nos lacera? ¿Exigir que cumplan al menos con ocho horas de trabajo? ¿Cuántas horas trabajan los maestros, los de la SEP y los maestros de carrera y de tiempo completo de la Universidad? ¿Cuánta la burocracia sindical? Los ejemplos de la incongruencia se repiten incesantes, mientras no se encuentre otra solución a las relaciones de trabajo seguirán haciendo leña del árbol caído. Una última pregunta: ¿Habrá sindicatos en la Zona Económica Especial? Por ahora está el compromiso de acabar con la delincuencia en la desembocadura del Balsas, nomás ahí, eso dijo el gobernador de acá, el de Guerrero, que es donde la víbora está chillando, ese no dijo nada, esperemos que se hagan la inversiones y crezca el elefantito.

Necesitamos cambiar es cierto, pero hay tanto que cambiar que ya vimos como con las tan llevadas y traídas reformas estructurales no pasó gran cosa más que el gasolinazo y la oportunidad de hacer negocios con los dueños del capital internacional, porque el pueblo sigue siendo un pueblo atrapado en su cotidianeidad, para nosotros la mugre, el agua sucia, los baches, la oscuridad, la inseguridad, es el día a día y gane quien gane las elecciones si no organizamos nuestras sociedades de otra manera, seguirá siendo lo mismo. Insisto con optimismo y renovados bríos, mientras no se fortalezcan los municipios nuestros pueblos seguirán tirando los drenajes a los ríos y lagos, seguirán teniendo basureros y tiraderos de escombro y basura por todas partes, seguirán sin cumplir a cabalidad con la prestación de los servicios públicos que les señala como obligación el artículo 115 constitucional, básicamente porque no hay dinero que alcance, si es poco, pues habrá que utilizarlo con tino y cuidado, pero todo pasa, ni uno ni otro, la administración de botín es lo que cuenta.

No se tienen los medios ni la capacidad para imponer el orden en los pueblos, sigue la mortandad por arma de fuego, siguen los territorios asolados por la impunidad. No se puede tener un ejército actuante en una lucha sin cuartel contra la delincuencia en una lucha a muerte con la delincuencia bajo la premisa del respeto a los derechos humanos, eso no es posible, como no es posible que les hagan examen de confianza si son el Ejército Mexicano, baluarte del honor, patriotismo y lealtad a esta patria desecha por gobiernos erráticos, si van a actuar, ¡actúen!, con eficiencia de Ejército, y acaben con el flagelo de la delincuencia, si no, pues a los cuarteles a la vida cuartelera esperando al enemigo, dejen que los pueblos se defiendan como puedan y que la Policía siga cumpliendo su deber como hasta ahora con los comisionados del Mando Único, a quienes felicito por su desempeño.

El sol de la mañana deslumbra, es el nacimiento, es lo nuevo, es el impulso que sentimos desde la contemplación para iniciar la acción, para hacer las cosas que se quieren hacer ¡Y hacerlas!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana