Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán:
La vejez
Miércoles 20 de Abril de 2016
A- A A+

En México los marcos normativos de dimensión universal de respeto a los derechos humanos de las personas adultas mayores
En México los marcos normativos de dimensión universal de respeto a los derechos humanos de las personas adultas mayores
(Foto: Cuartoscuro)

Primera parte


La desdicha de las personas ancianas será un signo de fracaso de la civilización contemporánea.
Muchos y muchas conocemos el trabajo de Simone De Beauvoir (1908/1986), sobre todo quienes hablamos de feminismo y, desde luego, quienes son practicantes y lo promueven. Simone alcanzó un tramo importante de vida, murió a los 72 años.

Fue la compañera de vida de Jean-Paul Sartre durante 50 años. Su vida académica y literaria abarca tres vertientes la literaria (La invitada y Los mandarines), la ensayística (El segundo sexo) y la escritura de memorias (Memoria de un joven formal, entre otras).

Pero De Beauvoir también escribe sobre la desdicha de los viejos, y una primera pregunta que se plantea es: ¿los viejos son seres humanos?, el mundo actual parece negarlo, rehusándose a aceptar que tienen los mismos derechos que los demás. Y vaya que para México existen ahora los marcos normativos de dimensión universal de respeto a los derechos humanos de las personas adultas mayores y las estructuras administrativas y gubernamentales como el Instituto Nacional de Personas Adultas Mayores (Inapam); en Michoacán, la Secretaria de Política Social, así como los sistemas DIF Estatal y municipales.

¿Pero es la vejez, es el ser viejo o vieja, ser víctima de una cruel marginación, amenazada por la soledad y la miseria?, lo que yo me he encontrado recurrentemente en mis visitas periódicas por la geografía de Michoacán, que en tanto muchos y muchas adultos mayores disfrutan de una pensión, de una política pública, muchos otros no las conocen, es más, viven al amparo de su familia, con las precariedades y las necesidades que deberían ser atendidas pero que no tienen acceso a ellas; muchos, sabemos, piden limosna, cuidan a los nietos, hacen labores domésticas, entre otras actividades productivas pero no remuneradas.

Muchas veces se pretende ignorar esta situación y siempre se ancla al binomio vejez-enfermedad. Pero lo importante de hablar de este tema es compartir con ustedes que De Beauvoir también escribió sobre la vejez un magnífico libro del mismo nombre: La vejez. En 710 páginas nos deja ver una reflexión impresionante del significado de ser viejo o vieja, y la posición. La historia, la sociedad de los años 70, la vida de una viejo o vieja, entre otros temas de interés como la sexualidad, la que es por cierto invisibilizada. ¿Será que los viejos dejaron de tener la libido?

Desde la antigüedad el hombre ha buscado las causas del envejecimiento. En Egipto y los pueblos antiguos la medicina se confundió con la magia, en la Grecia antigua nunca se desprendió de la metafísica religiosa o de la filosofía, con Hipócrates se convierte en una ciencia y un arte, éste retoma la teoría pitagórica de los cuatro humores: la sangre, flema, bilis amarrilla y la bilis negra (humor negro, melancolía), la enfermedad resultado de un rompimiento de equilibrio, para él también la vejez lo significaba (S. De Beauvoir, M. Focault).

Hipócrates plantea que la vejez inicia a los 56 años, hoy los programas institucionales dan inicio a los 60 años. También Hipócrates plantea la comparación de la vida de un ser humano con las cuatro estaciones de la naturaleza, correspondiendo la vejez al invierno. Hipócrates también hizo observación, investigación positivista y concluyó que los ancianos requerían de menos alimentos que los jóvenes.

También expresó que éstos tenían dificultades respiratorias, de catarros que provocaban tos, de dolores de articulaciones, enfermedades de riñones, vértigos, apoplejía, de caquexia, prurito, somnolencia, por lo que aconsejaba moderación sin interrumpir sus actividades. Hoy las recomendaciones médicas no son distantes, todos los especialistas recetan tranquilidad, movilidad y alimentación sana con ejercicio permanente, así como su dosis de medicamento.

En la antigua Grecia, Aristóteles expresaba que la vejez se daba una vez que se había ido el calor interno del cuerpo, y por ende, se enfriaba el cuerpo.

En el siglo II Galeno hizo una síntesis general de la medicina antigua, él consideraba la vejez como un intermedio entre la enfermedad y la salud. No es exactamente un estado patológico, perro todas la funciones del cuerpo, al llegar a la vejez, están disminuidas y debilitadas sobre todo. Galeno, con una visión ecléctica, planteaba que la teoría de los humores con la del calor interno permitían comprender el envejecimiento, decía que cuando el cuerpo perdía ese calor natural se deshidrata y, por ende, los humores de evaporan, produciendo envejecimiento al cuerpo.

Ejemplos que se relacionan en la historia por llevar a cabo una buena dietética, esta Antíoco, que vivió 80 años recetando a sus pacientes; o de Telefos, que conservó hasta casi los 100 años una magnifica salud (S. De Beauvoir y M. Foucault).

Durante la Edad Media, que duró casi mil años, del siglo V al siglo XV, del cristianismo al descubrimiento de América, se pensó en el cuerpo como un instrumento del alma; por ello, en la Edad Media el desarrollo de la medicina casi fue nulo y la vejez fue poco estudiada; no obstante, se considera que Avicena (discípulo de Galeno) realizó importantes aportes en cuanto a observaciones a las enfermedades crónico degenerativas y los trastornos mentales de las personas adultas.

Así, en la última parte de la Edad Media se logran tener solamente tratados de higiene. Ya en el Renacimiento o en la modernidad, Zerbi, médico, escribe la primera Gerontocomia, que es la primera monografía dedicada a la patología de la vejez, no obstante, y pese a ello, no se da ningún aporte adicional a lo que finales del siglo XV ya se conocía.

Otra cuestión importante es que a inicios del Renacimiento se hacen progresos en la anatomía, recordemos que del siglo V hasta finales del siglo XV no se permitía disecar el cuerpo humano, esto se realizó a finales del siglo XV.

El creador de la anatomía moderna fue Leonardo de Vinci, pintor. Se obsesionaba por la representación del cuerpo humano y deseaba conocerlo con exactitud. Se dice que disecó 30 cadáveres, entre ellos cadáveres de ancianos. Dibuja rostros y cuerpos de viejos, dibuja intestinos, sus arterias, mucho de lo que ahora se conoce.
Todo este periodo las ciencias están ancladas a la metafísica, el humanismo trata de luchar contra la tradición pero sin llegar a liberarse.

En el siglo XVII se generan obras sobre la vejez pero sin ningún impacto; ya para el siglo XVIII, Gerard van Swieten (discípulo de Galeno), considera la vejez como una enfermedad incurable, se burla de los remedios inspirados por la alquimia o la astrología y describe sobre la vejez algunos de los cambios anatómicos que acarrea. Para el siglo XIX Stahl inaugura la teoría conocida con el nombre de vitalismo, la cual existe en el hombre un principio vital, una entidad cuyo debilitamiento acarrearía la vejez y su desaparición, esto es, lo llevaría a la muerte misma.

Hoy la medicina moderna ya no pretende asignar una causa de envejecimiento biológico, lo considera como inherente al proceso de la vida, con el mismo derecho que el nacimiento, el crecimiento, la reproducción del hombre y desde luego la muerte.

Para comprender la realidad y la significación de la vejez es, pues, indispensable examinar qué lugar se asigna a la población adulta mayor, qué representación se tiene de ellos, en diferentes tiempos, en diferentes lugares.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria