Samuel Ponce Morales
La Conspiración
El STASPE, rehén de la CNTE
Miércoles 8 de Noviembre de 2017
A- A A+

No se entiende por qué los burócratas estatales participaron junto al magisterio democrático en la reciente manifestación que paralizó el flujo vial de Morelia, y donde, como se vio, fueron rebasados.

Antonio Ferreyra Piñon
Antonio Ferreyra Piñon
(Foto: Archivo)

Y menos se entiende cuando sus demandas son diferentes a las de los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que evidentemente de ninguna forma justifican movilización alguna.

Cierto, hay problemas en el área de pensiones del estado que está, como se ha dicho, quebrada debido al desvío de sus recursos por otras administraciones, porque su fondo es insuficiente como para hacer préstamos inmediatos a sus trabajadores.

Sin embargo, con todo ello no es grave el asunto, de ahí que no se explique del todo la actitud adoptada por los miembros del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo del Estado (STASPE).

Por eso, en el círculo rojo del gobierno michoacano no sólo se ve sospechosa esa manifestación impulsada por el dirigente del STASPE, Antonio Ferreyra Piñón, de ahí que se le vean cuestiones de carácter político y hasta de índole electoral.

Morena y PT, el micro frente
En Michoacán no llama tanto la atención el hecho de que los partidos políticos Morena y PT se hayan aliado. Llaman más la atención las figuras que convergen alrededor de ambos institutos políticos y que son ex perredistas.

Son personajes que se hicieron al interior del sol azteca, y cuando consideraron que se estaba apartando de ideales que le dieron origen, optaron por alejarse.

Son cuadros partidistas extraordinarios dado el conocimiento y experiencia adquirida en el PRD a lo largo de su vida en el mismo.

Ahí están los casos del senador Raúl Morón Orozco y de diputado federal Fidel Calderón Torreblanca, sólo por mencionar dos figuras.

Y es que una mención aparte merece Cristóbal Arias Solís, cuya trayectoria política está por encima de los dos mencionados anteriormente.

También merece mención aparte porque después de un largo receso político obligado por el desdén de dos gobiernos estatales perredistas está de vuelta.

Sí, Cristóbal Arias Solís, con sus años a cuestas, vuelve por sus fueros, como cuando inició, pero sabiendo mejor picar piedra.

¿Por qué salió Luis Miranda?



Finalmente, Luis Miranda, ex secretario de Finanzas durante el gobierno de Fausto Vallejo, acusado de peculado, salió en libertad.

Y es que para algunos, la mayoría de las denuncias interpuestas contra servidores públicos, por ese tipo de delito es bajo el anterior sistema de justicia.

Ninguna ley puede ser aplicada de manera retroactiva, por eso, si bien se llega a presumir la detención de un ex servidor, éste no tarda en salir en libertad.

Subrayando, quienes sean perseguidos por el anterior sistema de justicia penal, podrán obtener la libertad si el delito por el que fueron acusados no es grave.

En ese sentido hay que echar una mirada a las reformas de julio pasado acerca del Código Penal, sobre todo de su artículo 253, que se refiere a que cuando el monto de lo distraído o de los fondos utilizados indebidamente no exceda lo equivalente a 500 veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización en el momento de cometerse el delito, o no sea valuable, se impondrán de tres meses a dos años de prisión y de 30 a 100 días de multa.

Sn embargo, cuando se excedan esas quinientas 500 veces se impondrán de dos a catorce años de prisión y de 100 a 150 días multa.

Nada es lo que parece



“Las universidades acosadas están en los estados de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Tabasco y Zacatecas, varios de ellos entre los más pobres del país. Se les niegan recursos indispensables para sobrevivir mientras se respalda a quienes aceptan dócilmente la mercantilización global de las universidades, como la nueva universidad bilingüe de Monterrey”: Gustavo Esteva, analista, al referirse al retiro anunciado por la Federación a dichas máximas casas de estudios, entre ellas la Universidad Michoacana.

Conjuro



Después de la alianza con la CNTE, sólo falta que el líder del STASPE, Antonio Ferreyra, afilie a los burócratas a Morena.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes