Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
¡Más cara que las albóndigas!
Martes 14 de Noviembre de 2017

(El rescate de la banca)

A- A A+

No obstante los largos años transcurridos, el supuesto rescate de la vieja banca nacional ha dado como resultado no un mejoramiento económico, sino una profundización de la economía nacional a la que no le vemos horizonte alguno favorable, de tal manera que a tantos años y sexenios pasados la crisis económica persiste y agrava día a día las condiciones socioeconómicas de la mayoría nacional, salvamento que sí ha servido para empoderar aún mas a los posesionarios del gran capital que han depositado su confianza no en México, sino en los paraísos fiscales. Más cara pues que las albóndigas nos ha resultado la privatización de la supuesta banca mexicana y de las industrias que el Estado mexicano poseía.

El rescate de los banqueros le ha costado a México el 14.5 por ciento del PIB de aquellos años, y que representaban cantidades incuantificables de recursos económicos.
El rescate de los banqueros le ha costado a México el 14.5 por ciento del PIB de aquellos años, y que representaban cantidades incuantificables de recursos económicos.
(Foto: TAVO)

A la fecha actual todavía el Congreso de la Unión (Cámara de Diputados) ha determinado una partida del Presupuesto de Egresos para el año que está por iniciar por la cantidad de 473 mil millones de pesos a efecto de cubrir sólo una parte de la todavía deuda pública y además, “para continuar con el rescate de la banca nacional” ( ahora en manos de unos cuántos particulares), por lo que ha autorizado otra suma que casi alcanza los 40 mil millones de pesos para tal fin contraído.

A tantos años ya de 1994, el problema de la devaluación monetaria no ha terminado y sigue como una constante manteniendo el peso en el valor que a poderosos países más les conviene.

Por lo que sucede, vale la pena recordar a don Ernesto Zedillo Ponce de León, economista egresado del IPN, ahora al servicio de varias transnacionales, quien siendo presidente de México diera continuidad a la crisis económica que desde esos años venimos padeciendo. Decía Ernesto Zedillo, luego de la severa crisis devaluatoria de 1994 que, cito: "Tuvimos que rescatar de la quiebra masiva a los bancos. Pero ese rescate tuvo un costo equivalente, entonces, al 20 por ciento del Producto Interno Bruto del país. Eso es más grande inclusive que lo que ha pagado el gobierno estadounidense por rescatar a sus bancos". (Hasta aquí la cita). ¡Así que males de muchos consuelo de tontos!

Adicionalmente recordaba el ex presidente que en ese entonces también se había autorizado el aumento del 50 por ciento en la tasa del Impuesto al Valor Agregado, mismo que pasaba del diez al quince por ciento, y así hasta alcanzar a llegar a nuestros días soportando la irracionalidad de algunos presidentes y de otros menos inteligentes, pero que al final de cuentas todos representaron el Poder Ejecutivo .

El rescate pues de la banca nacional sigue pagándose hasta nuestros días, aun cuando ya no está en las manos del gobierno de la República y sí en la de particulares, pero que se mantiene la obligación de seguir pagando por el rescate de la misma, considerándose que para ese fin el año próximo tendrá una partida por la cantidad de 38 mil millones de pesos a efecto de continuar con las supuestas deudas provocadas por el rescate bancario.

Cerca de 25 años han pasado desde la burda transferencia de la banca nacional, rescate famoso, mismo que desde mi óptica fue entregado a la iniciativa privada en forma burda y descaradamente, lo que ha sido en perjuicio de las mayorías. En la actualidad la banca en lo general mantiene altos intereses a quienes necesitan de un préstamo y muy poco pagan a los pequeños ahorradores. El dinero que estos últimos ahorran va disminuyendo su valor en beneficio de la banca.

“Los gobiernos –decía Míster Ángel Gurría, secretario de Hacienda y Crédito Público con Ernesto Zedillo Ponce de León– debían tomar decisiones concretas y difíciles sin desbalancear el sistema de incentivos en el sector financiero porque, agregaba, no es posible generar un sistema perverso en el que los bancos bien administrados no tengan el apoyo del gobierno, mientras que los indisciplinados reciben la salvación estatal".

En fin, lo cierto es que el rescate de los banqueros le ha costado a México el 14.5 por ciento del PIB de aquellos años, y que representaban cantidades incuantificables de recursos económicos. Muchas de las industrias federales se las dieron a precios de remate lo que provocó además que los ricos se hicieran más ricos y los pobres más pobres. “El rescate bancario le costó a México más del 14.5 por ciento del PIB y nos sigue costando”.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?