Alejandro Vázquez Cárdenas
Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE
Miércoles 15 de Noviembre de 2017
A- A A+

Cuando el archiduque Francisco Fernando fue asesinado en Sarajevo el 28 de junio de 1914 nadie pensó que los disparos de Gavrilo Princip desatarían la Primera Guerra Mundial. El mandamás de Francia, Raymond Poincaré, estaba en el hipódromo viendo las carreras con algunos diplomáticos cuando le llegó la noticia por telegrama. No sospechó los alcances de la noticia, él siguió pendiente de los caballos, tranquilo.

Peor es el caso del zar Nicolás II. A finales de febrero de 1917, con importantes revueltas y enfrentamientos en su país, escribía a la zarina Alejandra y le decía: “Mi cerebro descansa aquí, ni ministros, ni temas fastidiosos reclaman mis pensamientos”.

La CNTE fue diseñada para disputar el control político del ya para entonces disfuncional Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación
La CNTE fue diseñada para disputar el control político del ya para entonces disfuncional Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación
(Foto: Carmen Hernández )

Dos días después de aquella carta, el 26 de febrero, apuntaba en su diario que había ido a misa, desayunado con mucha gente, escrito la carta de rigor a la emperatriz, tomado el té y jugado al dominó por la tarde. El tiempo, escribía, era bueno. Mientras tanto la Revolución bolchevique crecía y se acercaba amenazadora, pero él no se entero, o más bien no quería enterarse.

Unos cuantos días después, el 2 de marzo, se veía obligado a abdicar el último de los Romanov. Sencillamente no lo vio venir, o más bien no quiso verlo venir. Poco después, el 17 de julio de 1918, moriría fusilado por los bolcheviques junto con su esposa y sus hijos y arrojados sus cadáveres a una fosa en Ekaterinburg.

Hace 38 años, concretamente los días 17 y 18 de diciembre de 1979, en Tuxtla Gutiérrez se incubó la CNTE, verdadero “huevo de serpiente”, expresión que proviene del título de una película de Igmar Berman. Uno de los personajes, el doctor Vergerus, dice: “Cualquiera puede ver el futuro, es como un huevo de serpiente pues a través de la fina membrana se puede distinguir un reptil ya formado”.

Lo que se puede ver a través de la cáscara transparente es una pequeña culebrilla insignificante, pero una vez que eclosiona y sale del huevo ya es demasiado tarde, el mal ya está hecho, nadie puede pararlo y su poder de destrucción va creciendo.

La CNTE fue diseñada para disputar el control político del ya para entonces disfuncional Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, anquilosado esperpento que supuestamente representaba a los maestros pero que en realidad era sólo un botín de caciques al servicio del PRI.

En teoría el asunto era una buena idea, pero rápidamente esa “buena idea” quedó muerta y sepultada y la Coordinadora se transformó en una pesadilla, un desastre, algo aún peor que el oficialista SNTE.

La mejor manera de evaluar algo es ver sus resultados. Y los de la CNTE son peores que pésimos. Los estados donde tiene fuerte presencia son los más atrasados, los peores en cualquier evaluación que se haga.

Está sobradamente demostrada la ignorancia de la mayoría de los integrantes de la CNTE y se niegan rotundamente a ser evaluados. Saben perfectamente que no están preparados para lo que fueron contratados.

Ellos están capacitados para extorsionar, marchar, gritar, vociferar, hacer pintas, bloquear calles y golpear (sólo cuando son mayoría) a quienes no comulgan con sus ideas.

La ultima insensatez de la calamitosa CNTE la padecimos en Morelia el martes 7 de noviembre, cuando, por así convenir a los intereses de los políticos que la manejan, en un acto criminal bloquearon casi todas las vialidades importantes de la ciudad. Que con ellos dañaran a cientos de miles de inocentes les valió gorro. Horas de trabajo perdidas, trabajadores que no llegaron a su empleo, pacientes con citas médicas largamente esperadas que se perdieron, caos, desesperación de automovilistas y taxistas. Acción perversa, orquestada con maldad y que muestra un absoluto desprecio por los ciudadanos, todo para descarrilar la campaña de gobernador Silvano Aureoles, el menos culpable de los problemas que aquejan a los afectados por el saqueo al área de Pensiones del Estado.

¿Por qué no enfocaron sus baterías en contra de los reiteradamente señalados como probables responsables del desfalco, los ex gobernadores Godoy, Vallejo y Jara? Fácil, porque lo que buscan no es resolver el problema financiero, sino golpear al gobernador Silvano.

La CNTE es universalmente detestada, es una estructura tóxica, un monstruo que se incubó y se dejó crecer. Al principio quizá servía a los intereses de sus creadores, pero ahora se ha vuelto incontrolable. Desaparecerla actualmente sólo es posible con una acción similar a la realizada por Alejandro Magno frente al Nudo Gordiano. Investiguen por favor.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada