Alejandro Vázquez Cárdenas
Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad
Miércoles 22 de Noviembre de 2017
A- A A+

Nicolás Chauvin fue un individuo que sin proponérselo dio origen al término “chauvinismo”. Soldado francés al servicio de Napoleón, obvio hablamos de Napoleón Bonaparte, no de su triste caricatura Napoleón III, ese que apoyó a Maximiliano de Habsburgo en su trágica aventura en México.

Pero resulta que la existencia de Chauvin está en dudas, todo hace pensar que sólo es un mito, un soldado imaginario, y obviamente con una biografía imaginaria; supuestamente nacido en Rochefort, Francia, se afirma que en las batallas al servicio de Napoleón actuó con singular arrojo y valentía, recibió 17 heridas y portaba múltiples cicatrices. Este soldado se hizo célebre por lo exagerado de sus sentimientos patrióticos.

Nicolás Chauvin fue un soldado francés al servicio de Napoleón Bonaparte.
Nicolás Chauvin fue un soldado francés al servicio de Napoleón Bonaparte.
(Foto: Especial)

Popularizado por el teatro, el nombre de Nicolás Chauvin lo usó el escritor francés Alphonse Daudet para su obra La muerte de Chauvin; el personaje en sí posteriormente fue utilizado en muchas obras de vodevil y su nombre llegó a ser sinónimo de un nacionalista exaltado que solamente encuentra aceptable lo nacional. Del apellido Chauvin se forjó “chauvinismo”, “patriotismo excesivo, fanático”. Es la antítesis de nuestro malinchismo, es decir, preferir lo extranjero y denigrar lo propio.

La popular Wikipedia nos señala: "Se llama habitualmente chovinismo como también chauvinismo a la creencia narcisista próxima a la paranoia y a la mitomanía de que lo propio del país al que uno pertenece es lo mejor en cualquier aspecto.

Continua Wikipedia: "El chovinismo resulta de un razonamiento falso o paralógico, una falacia de tipo etnocéntrico En retórica constituye uno de los argumentos falsos llamados ad hominem que sirven para persuadir con sentimiento en vez de con razones a quienes se convencen más con aquellos que con éstos, y como tal se utilizó frecuentemente por parte de los políticos para persuadir a las masas"... "Psicológicamente se trata de un sistema delirante que esconde un sentimiento neurótico de inferioridad en forma paranoica".

El maestro Arrigo Cohen, hablando sobre chauvinismo y nacionalismo, nos da otros datos: "Es el elemento cardinal de la vida de las sociedades, a la cual los individuos no pueden sustraerse legítimamente: tal es la idea de “pueblo elegido” de los hebreos; o del dutsches über alles” (lo alemán sobre todos) de los alemanes, y el “destino manifiesto” de los estadounidenses".

No es ningún consuelo que el patológico chovinismo sea también un problema de otros países, "mal de muchos, consuelo de diputados" reza la sabia sentencia. El chovinismo lo podemos encontrar virtualmente en cualquier país del mundo. Amén de los ultraconocidos ejemplos de Francia, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y la Italia fascista, en nuestra sufrida América Latina tenemos evidencias de los delirios chovinistas de Chile con su insistencia en homologar a la población del país en una sola, mal llamada “raza”: la raza chilena, creada por Nicolás Palacios en su libro Raza chilena, en el cual culpaba de todos los males a los latinos (portugueses, castellanos, catalanes, franceses, italianos, etcétera), argumentando que el chileno original es germano-araucano. Según él, los primeros conquistadores españoles eran en su casi totalidad de origen visigodo, procedentes de algún lugar de Suecia. Esta teoría es usada habitualmente por ultranacionalistas y atribuye a esta nueva “raza” características idealizadas.

De los delirios chovinistas argentinos mejor ni hablamos. No alcanzaría un gordo libro para enlistar sus patologías.

A esta tragedia no escapan ni siquiera países notoriamente pobres, como es el caso de Perú, como podemos verlo en Lima, la horrible, dura crítica a su país hecha por Salazar Bondy, libro donde se burla de la irreal imagen de un Perú que supuestamente es la "Arcadia colonial", región existente únicamente en la imaginación de Virgilio en sus Églogas.

Lamentablemente a estas alturas del siglo XXI el chauvinismo está más vivo que nunca y goza de cabal salud; repasemos los alucinados discursos de Donald Trump y en semanas recientes los delirios hipernacionalistas llenos de falsedades de los independentistas catalanes. Y en México no se diga; no le pedimos nada a Trump o a Puigdemont, sólo recordemos las insensateces que grita el mexicano a la menor oportunidad “como México no hay dos”, auténtica idiotez pues como Japón, Zimbabwe y Australia tampoco hay dos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada