Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Los huachi...uleros del país
Martes 28 de Noviembre de 2017
A- A A+

Por más propaganda que se haya pagado y que sin duda alguna seguirá contratándose tanto en los medios periodísticos nacionales, radiales o televisivos, como seguramente en otros campos internacionales por el resto de este ya exiguo sexenio, con la intención si no de engañar a la población, sí servirá para en parte tratar de reivindicarse el gobierno por su fracaso gubernamental. Desde luego que en esta sexta y última parte de la administración de Quique, pagará sumas fabulosas en el intento de engañar a la mayoría de los mexicanos mes a mes hasta llegar al último día de su desgobierno en el que transferirá la banda presidencial a su legítimo sucesor.

Peña Nieto no tendrá motivo alguno para preocuparse por su futuro, pues como se ordena constitucionalmente, se mantendrá su salario hasta que el último día no de su mandato, sino cuando la calaca se le aparezca y se lo lleve definitivamente. Como los demás ex presidentes de la República, estará protegido y económicamente no tiene por qué quejarse, pues después de entregar la cinta tricolor que ha llevado cruzando su pecho, “como símbolo de su elevada posición y de su enorme sacrificio de representar a nuestro país”.

Peña Nieto no tendrá motivo alguno para preocuparse por su futuro, pues como se ordena constitucionalmente, se mantendrá su salario hasta que el último día no de su mandato, sino cuando la calaca se le aparezca y se lo lleve definitivamente.
Peña Nieto no tendrá motivo alguno para preocuparse por su futuro, pues como se ordena constitucionalmente, se mantendrá su salario hasta que el último día no de su mandato, sino cuando la calaca se le aparezca y se lo lleve definitivamente.
(Foto: Cuartoscuro)



No obstante sus frecuentes metidas de pata, sus lamentables equivocaciones y verborreas durante estos cinco años, en esa ardua tarea se le pagará un poco más de cuatro millones de pesos anuales, menos los descuentos, y seguirá teniendo servicio médico especializado de alta calidad. Se le proporcionará un servicio médico especial si lo requiriera, tendrá un seguro de retiro, gastos médicos mayores, tendrá también derecho a un apoyo económico para compra de un automotor y, desde luego, su seguro de por vida, y me parece que también un pago extraordinario por riesgo de casi un millón de pesos .

Ya retirado tendrá personal de jardinería y de servidumbre en lo general, de tal manera que no podrá quejarse de la pérdida por la depreciación que se tenga del peso mexicano, pues su salario anual se aproximará a poco más de tres millones de pesos. Cabe señalar que los salarios de su “servidumbre” van por cuenta de la Federación.

Es claro que ante tantas y fabulosas condiciones de ese importante y altísimo cargo, resulten muchos aspirantes (o suspirantes) en todas partes de nuestra anémica República, unos que se han destapado por sí mismos y otros que desde varios años atrás han buscado seriamente ocupar ese altísimo y honroso cargo “con el exclusivo deseo de salvaguardar los intereses de México y ponerlos al servicio de toda la población”, pero principalmente la más desprotegida.

En ese intento positivo de llegar a tan alto nombramiento, ha participado el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quien fuera despojado de su triunfo en 1988 por la secta de malvados que hasta la fecha nos han desgobernado y puesto de rodillas para servir al gigante norteamericano.

En nuestros días hay aspirantes y suspirantes a la Presidencia de la República entre los que distingo por su arduo trabajo serio y profesional a la compañera Marychui, representante del sector indígena, y desde luego al oriundo de Macuspana, Andrés Manuel López Obrador, mismo que debiera ya dialogar con Cuauhtémoc Cárdenas, quien con su proyecto Por México Hoy tiene una proyecto completo trabajado durante muchos años de lo que se debe hacer y no hacer desde la cúspide del poder en México. Por otra parte, internacionalmente se le conoce al ex gobernador de Michoacán y Jefe de gobierno del antes Distrito Federal y hoy Ciudad de México, Cuauhtémoc es reconocido internacionalmente y sería una torpeza política no acudir a él.

Los huachi...uleros en el poder están preparados para seguir ordeñando al país, para seguir de alfombra a poderosos gobiernos, para terminar con entregar lo que queda de Pemex. Ya una vez, hace seis años, Andrés Manuel López Obrador acudió tardíamente a buscar ese apoyo y como él mismo lo ha dicho, que si pierde se ira a envejecer a su rancho denominado La Chingada. Pero ese no es el fin, los mexicanos no queremos perder otra oportunidad de recuperar el país.

Irse a la chingada es muy fácil, acudir y solicitar la ayuda del ingeniero no lo denigra, la salida fácil, ¡sí!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...