Alejandro Vázquez Cárdenas
Religiones y sectas
Martes 28 de Noviembre de 2017
A- A A+

A lo largo de la vida, casi todos hemos tenido la mala suerte de toparnos con esos activos promotores de religiones, que con obstinación digna de mejor causa llegan a la puerta de nuestro hogar a inopinadas horas, situación particularmente molesta cuando se les ocurre tocar el timbre un domingo a temprana hora.

El abanico de religiones que se promocionan es amplio: testigos de Jehová, adventistas, Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, largo título que la mayoría abreviamos a “mormones” en alguna de sus varias versiones como la llamada Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Últimos Días, y otras menos activas a nivel de promoción y propaganda. Todas con un denominador común, ser la religión “verdadera” según sus adeptos.

Curiosamente las tres comparten características muy similares y también es curioso el hecho de que los tres más grandes grupos de religiones cristianas, catolicismo, protestantismo y ortodoxos condenan y desaprueban a estas sectas.
Curiosamente las tres comparten características muy similares y también es curioso el hecho de que los tres más grandes grupos de religiones cristianas, catolicismo, protestantismo y ortodoxos condenan y desaprueban a estas sectas.
(Foto: Especial)

En los últimos decenios, en México las que más han crecido y por ello se han hecho más "famosas" son tres: los mormones, los adventistas y los testigos de Jehová. Curiosamente las tres comparten características muy similares y también es curioso el hecho de que los tres más grandes grupos de religiones cristianas, catolicismo, protestantismo y ortodoxos condenan y desaprueban a estas sectas.

Estas tres religiones de rápido crecimiento comparten interesantes similitudes. Las tres nacieron en Estados Unidos en la primera mitad del siglo XIX. Las tres interpretan la Biblia de manera fundamentalista y según las enseñanzas de su fundador. Las tres creen que la Iglesia católica es la Ramera del Apocalipsis o la Babilonia. Creen en la apostasía de la Iglesia de Cristo y que tenía que llegar su fundador para volver a restaurar las verdades perdidas; por ello se les conoce con el nombre de sectas restauracionistas. Sus fundadores profetizaron sobre la fecha del fin mundo o la Segunda Venida del Señor y esas profecías nunca se cumplieron. Las tres creen en el Armagedón y el Milenarismo con pequeñas variaciones. Las tres enseñaron doctrinas racistas en el pasado. Los mormones no permitían a los negros ser sacerdotes hasta 1978, creyendo que la raza negra era fruto de la maldición de Cam y de Caín. Los adventistas, siguiendo las enseñanzas de su profeta Elena G. White, creían que los negros provenían del cruce de hombre y animal (Doctrina de la Amalgamación). Los testigos de Jehová, coincidiendo con el mormonismo, tuvieron algunas publicaciones donde enseñaron que la raza negra es inferior y dada al servilismo.

Finalmente, lo más notorio y molesto para el público en general: las tres hacen un proselitismo muy activo y francamente agresivo usando folletos, revistas, libros y visitas a domicilio con personal inmune a los rechazos e impermeable a todo razonamiento.

Inventar o reformar una religión a partir de una “religión primaria” es algo que históricamente hemos observado muchas veces. Pero inventar una de la nada es, curiosamente, relativamente sencillo. Tenemos los archiconocidos ejemplos de la parodia del Unicornio Rosa Invisible de Carl Sagan y la religión del Monstruo del Espagueti Volador del físico norteamericano Booby Henderson; la religión presleyteriana (de Elvis) y la muy opaca y adinerada secta de la Cienciología, esa donde militan Tom Cruise y John Travolta, fundada por un imaginativo novelista de ciencia ficción, Ron L. Hubbard, en 1950 y que por cierto ya tiene unas enormes oficinas en la Ciudad de México, en la calle Balderas número 27, por si les interesa.

Reflexionemos: el hombre no acepta su finitud, busca explicar lo que le es extraño y necesita creer en algo. No hacerlo lo llena de angustia, y si una religión le sirve para ser una mejor persona está bien, si sirve para rechazar y discriminar está mal.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?