Gerardo A. Herrera Pérez
Duele la violencia contra la mujer
Martes 28 de Noviembre de 2017

Lograr que las mujeres y las niñas de todo el mundo vivan libres del hostigamiento, libres de todo tipo de prácticas nocivas y otras formas de violencia, es una aspiración por la cual hay que trabajar día con día.

A- A A+

La violencia contra las mujeres y las niñas evidencia relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer que han conducido a que los masculinos sometan a las mujeres y las discriminen impidiendo que se dé adelanto pleno para las mujeres.

Visto así, la violencia contra la mujer y las niñas mantiene vivo un mecanismo del sistema de género en el que se reduce a la mujer a la subordinación del hombre; son los mecanismos de opresión los que hacen mantener estas asimetrías por distintas vías.

El día contra la violencia de la mujer debe ser diario, conmemorar ese día pero impulsarlo día con día a través de la creación y desarrollo de la conciencia social.
El día contra la violencia de la mujer debe ser diario, conmemorar ese día pero impulsarlo día con día a través de la creación y desarrollo de la conciencia social.
(Foto: Cuartoscuro)

La violencia puede tomar la dimensión física, verbal, económica, patrimonial, sexual, psicológica, pero también la invisible, la de usos y costumbres, la simbólica, la feminicida, pero también la estructural, la política, la de prejuicios, el mobbing o acoso laboral, la violencia por acoso y hostigamiento.

Pese a todos los intentos para diseñar políticas públicas para evitar la violencia contra la mujer, aún no se puede arribar a que todas las mujeres y las niñas accedan a vivir sin violencia. Todos los días los medios de comunicación ofrecen información sobre la muerte o violencia de mujeres a manos de los amores sentimentales.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) plantean que la vulneración de los derechos humanos se produce de distintas maneras en todas las comunidades y afecta en particular a las personas más marginadas y vulnerables; sí, desafortunadamente entre mujeres indígenas, mujeres con discapacidad, mujeres violentadas, mujeres que viven con VIH/Sida, mujeres que asumen un credo religioso diferente al hegemónico.

La ONU expresa que más de “uno de cada tres mujeres en todo el mundo han padecido violencia física o sexual a lo largo de su vida; 750 millones de mujeres se han casado antes de los 18 años, y más de 250 millones han sido sometidas a la mutilación genital femenina”. En México esta situación pudiera ser más drástica.

Otro segmento de la población que padece de estos graves daños son las mujeres periodistas, las defensoras de los derechos humanos, así como aquellas mujeres que decidieron dedicarse a la política, todas ellas reciben también violencia; estos actos de sometimiento dificultan el trabajar en los adelantos de sus derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales de las mujeres.

Hace unos días, aquí en la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, trabajamos la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible con jóvenes nicolaitas, quienes se pronunciaron por erradicar aquellas prácticas que someten, controlan o disciplinan los cuerpos de las mujeres a través del acoso o bien del hostigamiento; se manifestaron por que la violencia contra la mujer es un gran obstáculo para la realización plena y garantizada de los derechos humanos y un desafío directo a la inclusión y la participación de las mujeres en el mantenimiento de la paz.

La ONU hace frente a la violencia contra las mujeres a través de diferentes formas, por ejemplo, a través del Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para Eliminar la Violencia contra la Mujer; la iniciativa Spotlight, emprendida conjuntamente con la Unión Europea para coordinar esfuerzos con los gobiernos nacionales y la sociedad civil, y la iniciativa mundial de las Naciones Unidas sobre Ciudades Seguras y Espacios Públicos Seguros. También en México y en Michoacán se cuenta con las estructuras operativas, los marcos normativos y el diseño de política pública, no obstante lo que no se ha podido fortalecer es la creación y o desarrollo de la conciencia social.

Además la ONU fortalece la política de tolerancia cero hacia el acoso sexual, en las Naciones Unidas se inscribe en la Estrategia sobre la Paridad de Género presentada recientemente. Por otro lado, la ONU se ha comprometido a proseguir la campaña “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres”, con la nueva denominación Únete 2030.

La violencia contra mujeres y niñas, como de todos es conocido, es violatoria a los derechos humanos; hoy no podemos hablar de mujer, sino de mujeres; no de niña, sino de niñas; la existencia de una diversidad cultural y social nos permite reconocer que para arribar a la paz social requerimos de tolerar, respetar y reconocer la diversidad social.

El pasado 25 de noviembre, entiendo que todos al unísono deberíamos trabajar para evitar la violencia de la mujer y la niñas, hacer sensibilización para que las opiniones públicas de todos, incluidos los servidores públicos, consideren la violencia como una situación que debe ser eliminada.

Por otro lado entiendo que el día contra la violencia de la mujer debe ser diario, conmemorar ese día pero impulsarlo día con día a través de la creación y desarrollo de la conciencia social.

Termino la columna Debatamos Michoacán reconociendo a los hombres y mujeres que no son violentos y que los encontramos en todos los rincones de la geografía michoacana, algunos en tareas públicas, otras desde sus espacios privados, pero todos éstos comprometidos. Destaco en particular al joven Raúl Huerta Mandujano, servidor público comprometido con sus causas sociales, a él, como otros tantos que no violentan, siempre mi respeto y el compromiso de fortalecer sus tareas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón