Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Cuarentena en la Universidad Michoacana
Lunes 11 de Diciembre de 2017

Mexicano que no protesta, no es víctima, ¡es cómplice! Leyenda en una manta de protesta contra la Ley de Seguridad Interior, léase estado de sitio.

A- A A+

Las autoridades federales, estatal, Congreso del Estado y Rectoría, han llevado a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo a una cuarentena; la enfermita ya lleva en reposo más de seis semanas y nada que se restablece. El año pasado, la paciente estuvo paralizada más de 60 días. Ya se acumularon en un poco más de un año más de 100 días de inactividad, el equivalente a un semestre.

¿Cómo restablecer la salud a la enfermita si no hay un diagnóstico adecuado?

La enfermita no es capaz de decir nada sobre sus males, no ha dicho que en años pasados (al menos diez) ha tenido diferentes trastornos, que el año pasado quedó postrada por más de dos meses y ahora vuelve a estar inerte por más de 40 días. Las preguntas y dudas son múltiples.

Es preciso que en forma colectiva, estudiantes, profesores, empleados y sociedad, emprendamos las acciones acordadas. Con hechos, no sólo palabras.
Es preciso que en forma colectiva, estudiantes, profesores, empleados y sociedad, emprendamos las acciones acordadas. Con hechos, no sólo palabras.
(Foto: Héctor Sánchez)

Quien(es) pretenda(n) curarla poco podrá(n) hacer pues no se cuenta con todos y cada uno de los elementos de los síntomas de la enfermedad, no hay estudios de laboratorio que nos indiquen la magnitud del problema, no se tienen las radiografías, los ultrasonidos y tomografías. Se puede suponer que está infestada de bichos (no me refiero a nadie en particular, la referencia es en plural), pues todo lo que come, desaparece, no se puede explicar para dónde va tanto alimento.

Si la enfermita esconde al curandero la información acerca de la cantidad de caca que hace, si tiene chorrillo, si en el excremento sale algún bicho, etcétera, ¿cómo puede éste encontrar el remedio? De no diagnosticar a tiempo a dónde va a parar todo lo que come quizá pronto agonice.

Para poder obtener las causas de los males de la paciente se requiere sacarle de alguna forma toda la verdad sobre sus trastornos.

El problema es que los que dicen que pretenden curarla (autoridades federal, estatal, Congreso y Rectoría) son los que le inocularon la enfermedad; es más, ellos mismos padecen la terrible enfermedad. Si no hay rastro de nada es porque no hay transparencia, mucho menos rendición de cuentas. ¿Corrupción?

Recortes y opacidad



Estos 40 días sin clases y sin pago son consecuencia directa del recorte a la Universidad Michoacana en 400 millones de pesos al presupuesto de 2017. La medida fue acordada por el gobernador y los diputados. En años anteriores hubo retrasos en el pago de quincenas y aguinaldos pero finalmente se salía con los compromisos salariales.

Antaño, a pesar de la opacidad y el manejo discrecional de los dineros en la Universidad Michoacana, los recursos alcanzaban para todo eso.

La enfermedad de la Universidad Michoacana desde hace muchos años es el manejo discrecional de los dineros, las contrataciones de personal y obras de forma oscura, la falta de rendición de cuentas, rentas de espacios muy onerosas, etcétera. Opacidad absoluta.

¿Madruguete?



Diputados del estado pretenden aprobar una modificación a la Ley Orgánica de la Universidad Michoacana sin consulta con la comunidad universitaria, violando así su palabra empeñada en que de haber una modificación se haría previa consulta con la comunidad universitaria. ¿Dignos representantes de los ciudadanos?

Las autoridades federales y estatales gradualmente han ido apretando la soga sobre el cuello de los trabajadores universitarios y no sólo a ese sector, las protestas se han extendido a otros trabajadores.
En el caso de los trabajadores universitarios, puestos bajo el temor, la autoridad espera que acepten sin chistar lo que han planeado: desmantelar la educación pública.

El plan de desmantelamiento de la seguridad social está urdido desde organismos internacionales (vea la orden del Banco Mundial al gobierno brasileño para que elimine la gratuidad de las universidades públicas en el país, reduzca los salarios de los empleados públicos y acelere las reformas en Brasil, http://www.notimerica.com/politica/noticia-banco-mundial-recomienda-acabar-educacion-superior-gratuita-brasil-20171122120921.html). Los siervos de los amos la han seguido a pie juntillas. Hincados ante el poder del BM, Enrique Peña, Aurelio Nuño-Otto Granados, Salvador Jara, Silvano Aureoles, diputados estatales y la entrega absoluta de Medardo Serna y su séquito incondicional en el Consejo Universitario, cumplen con el cometido.

Agarrar fuerza



Es evidente la falta de una resistencia firme por parte de la comunidad universitaria a la privatización de la educación. Los sindicatos de profesores y empleados se encuentran divididos, quizá sea parte de la estrategia para imponer reformas a la Ley Orgánica y los contratos colectivos de trabajo.

Los esfuerzos previos por parte de los sindicatos para detener las reformas han sido insuficientes: la entrega de documentos al gobernador y Congreso del Estado, marchas, mítines, paro de brazos caídos, información en plazas... de poco han servido, pues falta el empuje y la participación de los jóvenes estudiantes.

Para poder detener la embestida contra la educación pública, ordenada por los amos y ejecutada por los siervos, se requiere también la participación activa de los estudiantes y de la sociedad. Para que esto sea factible es preciso que se les informe con lujo de detalle y precisión de los riesgos que corren sus estudios y la educación pública. Para ello es necesario convocarlos e informarles puntualmente por medio de documentos y a viva voz de la situación que se vive en las universidades del país. Es preciso que en forma colectiva, estudiantes, profesores, empleados y sociedad, emprendamos las acciones acordadas. Con hechos, no sólo palabras.

Convocar a los estudiantes a sólo a recibir información quizá no baste para que llegue la mayoría a recibirla. El Movimiento en Defensa de la Jubilación, el Estado de Derecho y la Autonomía Universitaria (MDJEDAU), en un documento del 17 de noviembre pasado, planteaba regresar a clase, empleando un tiempo para informar y otro para tomar clase (paro activo).

¿Hay otras propuestas que nos permitan sumar fuerzas a la debilidad de los sindicatos? Esperemos que de las mentes de una de las diez primeras universidades del país salgan no sólo ideas, sino acciones para detener la privatización de la universidad pública.
¿Claudicaremos ante el sistema neoliberal?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?