Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
Muchos para tan poca leche
Martes 12 de Diciembre de 2017
A- A A+

En los asuntos de la desprestigiada política mexicana muchos son los sacrificados por quienes con su malosa habilidad y su incultura política, en esta importante ciencia para la humanidad, con frecuencia confabulándose y arrastrándose como serpientes, se han ido infiltrando en asuntos de gobierno de tal manera que con esa actitud han degradado que de la política como ciencia quede muy poco, pues los que verdaderamente valen por sus conocimientos, honradez, inteligencia, disposición de servicio y nacionalismo, van quedando atrás y empiezan a ser utilizados sólo hasta cuando el barco comienza a naufragar.

Y el PRD, como la canción aquella que decía “y de aquel chorro de voz sólo le quedó un chisguete”.
Y el PRD, como la canción aquella que decía “y de aquel chorro de voz sólo le quedó un chisguete”.
(Foto: TAVO)

Cuando lo anterior sucede, los ratones gobernando buscan rápidamente la salvación, buscando cambiar lo más rápido posible de embarcación sin importar lo que del barco quede. Nadando de muertito pueden ser salvados sin importarles lo que de la navegación quede. ¡Esa es la política mexicana en lo general!

Desde varios sexenios pasados a México lo han desfondado, destrozado; lacerado nuestro país, los diversos gobernantes lo han desprestigiado, lo han empobrecido. Muchas de sus principales autoridades en los tres niveles de gobierno, pero principalmente en la Presidencia, han dejado huellas de sus torpezas y hurtos y denigrado los tres poderes que supuestamente conforman el gobierno.

Quizá los más ridículos “representantes del Poder Ejecutivo” sean Salinas, Fox y el actual presidente, que “canta mal hasta las rancheras”, pues fuera de tono, ha súper endrogado, empobrecido, vendido y ridiculizado su imagen, amen de empeñar el futuro de nuevas generaciones.

Lo anterior es el rostro de nuestro país a lo largo de los años, barco que navega en aguas profundas, sin brújula y que empezó a “hacer agua, a naufragar” desde sexenios anteriores. Por eso los despreciados ratones buscan un asidero, pasarse a otro barco, colgarse de las tetas a efecto de continuar mamando de la ubre.

¡Son muchos para tan poca leche!, y contados los que serán afortunados con alguna posición política; algunos descobijados van por su propia cuenta, otros buscan el mejor postor y muchos tienen puesta la esperanza en los que recientemente han dejado sus idílicas posiciones para ir en busca de un esperanzado campo que sembrado de dinero, desde luego tomado del erario público, los lleven a la silla presidencial .

No se cuál sea la posibilidad (o la esperanza) de los candidatos de ese partido político que fundara el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y desde luego que de los oros, que ahora se hunden en la mediocridad de sus miembros dirigentes y que día a día se deprecian más y más. Es innegable asentar que todavía hay gente seria y honesta que no ha renunciado a sus militancias pero que se aferran (o esperan tal vez) a darle los últimos sacramentos para poder sepultarlos.

Aun cuando todavía no se dé el banderazo de arranque en las diversas campañas, ya hay candidatos predestapados, principalmente en el PAN, que como es sabido tiene ya a su disposición lo que queda del Partido de la Revolución Democrática y de otros partiditos que melosamente se funden con el de los panistas.

Cabe indicar que de aquel brioso y animoso corcel que fue el Partido de la Revolución Democrática sólo queda un jamelgo, es decir, un caballo esquelético o desvencijado, viejo, que fuese un corcel de pura sangre , un verdadero partido de oposición al régimen caduco, que se transformó por sus trapacerías e intereses económicos y se convirtió en un caballo flaco, desgarbado, falto de alimento, sin brío. Los que aun aguantaban tanta desvergüenza terminaron yéndose con Morena, por ser mística, virgen y sin malicia y desde luego que la resaca del PRD quedó haciendo concertaciones con el PAN.

Pocos pues serán los afortunados con algunas posiciones en juego e irán, en los próximos meses, sudando la gota gorda buscando el voto, ofertando lo que seguramente (de lograr su objetivo impredecible) no cumplirán. En fin, la película la hemos visto ya repetidas veces, pero aun así será siempre mejor lograr los cambios por medio del voto que por las revueltas previsibles de seguir robándose el voto electoral como ya es un script del partido en el poder.

Y el PRD, como la canción aquella que decía “y de aquel chorro de voz sólo le quedó un chisguete”.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida