Hugo Rangel Vargas
De la paz a la seguridad interior
Viernes 15 de Diciembre de 2017
A- A A+

Incapaz de pacificar al país, el régimen neoliberal sigue apostando a una estrategia unidimensional de combate a la violencia, el crimen y la inseguridad. Con una economía que ha tenido un magro desempeño y que a lo más abre espacios de empleo y ocupación en la informalidad, un conjunto muy importante de la población se debate día a día en la incertidumbre económica.

Con esta lacerante angustia que habita en el mañana de millones de mexicanos, el gobierno de este país ha decidido lanzarse a la conquista de la seguridad antes que la apuesta por pacificar al país. Una muestra de ello es el crecimiento que en términos reales tuvieron en su presupuesto para el siguiente año las secretarías de Marina y Defensa, ambas con incrementos de 13.4 y 11.4 por ciento, respectivamente, mientras que de 2009 a la fecha los recursos destinados a inversión pública se han reducido en 26 por ciento.

El sacrificio de la paz y la concordia que brindan la estabilidad económica y social de las familias de los mexicanos ha sido sustituidas entonces por una lógica que pretende resolver el conflicto de la inseguridad con más armas y perfeccionando los instrumentos jurídicos para legalizar el uso de la fuerza.

Prueba de ello es la discusión que se encuentra en todos los foros de la opinión pública y en el Congreso de la Unión relativa a la llamada Ley de Seguridad Interior. Esta nueva infamia que pretende consumar el saliente y nefasto gobierno de Enrique Peña Nieto no es otra cosa sino la agudización de una “estrategia” inexistente de combate al crimen organizado.

Sin un planteamiento claro de los orígenes de la actual ola de sangre que baña al territorio nacional, la plutocracia peñanietista hace oídos sordos a recomendaciones como las que han formulado organismos como Mexicanos Primero o Amnistía Internacional, quienes consideran que esta pretendida ley es un fuerte retroceso –uno más– en materia de derechos humanos en el país.

La ley propuesta señala además que toda la información en materia de seguridad interior tiene el carácter de confidencial y puede abrir paso para el uso de las fuerzas federales en contra de manifestaciones sociales
La ley propuesta señala además que toda la información en materia de seguridad interior tiene el carácter de confidencial y puede abrir paso para el uso de las fuerzas federales en contra de manifestaciones sociales
(Foto: Cuartoscuro)



Y es que de ponerse en marcha las nuevas disposiciones legales contempladas en la propuesta mencionada, el Ejército tendría a su criterio emprender “acciones preventivas” en materia de seguridad, además de que deja sin mecanismos claros de vigilancia el cumplimiento de los derechos humanos durante las intervenciones del Ejército en temas de seguridad interior.

La ley propuesta señala además que toda la información en materia de seguridad interior tiene el carácter de confidencial y puede abrir paso para el uso de las fuerzas federales en contra de manifestaciones sociales que a juicio de la autoridad no sean consideradas pacíficas.

La imprecisión, vaguedad y los lugares comunes de los que está inundada la propuesta en comento, a decir de los expertos, permiten que el pretexto de la seguridad interior pueda ser utilizado como una liga que se estira y afloja para permitir el uso de los cuerpos federales de seguridad a contentillo del Ejecutivo, sin que éste tenga un contrapeso real, dado que sólo está obligado, por conducto del secretario de Gobernación, a brindar un informe al Poder Legislativo.

Lo cierto es que el agonizante gobierno de Peña lanza la antítesis del canto del cisne justo en su ocaso. La mortaja y la oscuridad que evoca la llamada Ley de Seguridad Interior es un antimonumento a los sacrificados en este país en sus exigencias de cambios democráticos, apertura y respeto a los derechos humanos.

El próximo año conmemoraremos nada más y nada menos que el 50 aniversario de la cruel masacre de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, justo a manos del Ejército. En aquel momento el gobierno hizo un uso ilegal de su fuerza para combatir a quienes le cuestionaban. Ahora ese monstruo revive llevando bajo el brazo la invocación de la ley, aunque no de la justicia, para volver alentar el régimen autoritario.

Pronto, sin embargo, se asoma una gran transformación social y con ella la tentación, quizá, de querer acallarla con las armas. Eso es lo que más se teme con esta apuesta por la seguridad antes que por la paz.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín