Alejandro Vázquez Cárdenas
Llegar a viejo, datos
Miércoles 27 de Diciembre de 2017
A- A A+

Finaliza diciembre, buen momento para hablar de lo que poco se habla, de la muerte y la vejez. Termina 2017, año marcado por los escándalos de corrupción a cargo del Estado, una inflación ya preocupante, temblores, pero sobre todo por un repunte de la violencia criminal como no se había visto en muchos años.

La esperanza de vida de un mexicano, según datos del Inegi publicados en octubre del presente año, ronda los 75.3 años, lo cual, de entrada, es una buena marca pues es prácticamente el doble de la esperanza de vida en México en el no muy lejano 1930. Sin embargo, dicha “esperanza de vida” durante la primera década del siglo XXI se estancó, perdiéndose 2.2 años según investigadores de El Colegio de México, atribuyéndose esto a la gran ola de crímenes que ha padecido el país en este último decenio, siendo precisamente octubre de 2017 el mes más violento, contabilizándose más de dos mil 300 homicidios. Violencia aparte, las principales causas de muerte en México son enfermedades asociadas a la vejez, neoplasias, problemas y complicaciones de la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Finalmente, de una manera inexorable, unos antes y otros después, viene la declinación general.
Finalmente, de una manera inexorable, unos antes y otros después, viene la declinación general.
(Foto: Cuartoscuro)

Pero, ¿qué debemos entender por "envejecer"?, pues envejecer es la creciente incapacidad del cuerpo de una persona de mantenerse por sí solo y realizar las cosas que hacía antes. Las teorías del envejecimiento, todas, se refieren a un proceso primario que implica cambios graduales e inevitables, relacionados con la edad, mismos que aparecen en todos los miembros de una especie. Este tipo de envejecimiento es normal y sucede a pesar de la salud, el estilo de vida y carecer de enfermedades.

Pero, ¿cuándo empezamos a envejecer y cuándo empiezan a hacerse evidentes los síntomas del envejecimiento? Resulta que a partir de los 30 años la masa ósea ya no aumenta. También a partir de cierta edad el cerebro ya no tiene la misma plasticidad para aprender tanto. La cuestión hormonal es básica: la menopausia en las mujeres, la disminución de testosterona en los hombres. Hay quienes afirman que en realidad envejecemos desde que nacemos, pero más bien podemos afirmar que es cuando la mayoría de las funciones empiezan a menguar más que a crecer: tenemos menos neuronas, menos nefronas, menos fuerza muscular, etcétera. Pero eso sí, más experiencia, más recuerdos y algunos afortunados tienen más billetes.

La vejez no es una enfermedad, es un estado de graduales cambios degenerativos, pero no es una enfermedad. Hay enfermedades propias de la vejez, lo mismo que hay enfermedades propias de la infancia; pero eso no quiere decir que la infancia sea una enfermedad, como tampoco es la vejez.

No olvidemos: una cosa es la “edad cronológica” y otra muy diferente es la “edad fisiológica”. Las distintas partes de la anatomía envejecen a ritmos diferentes; un ejemplo es el "arco senil" que aparece en los ojos de las personas viejas; generalmente tal cambio puede observarse alrededor de los 80 años, pero en otras personas puede notarse a los 50. La vejez es resultado inevitable del deterioro orgánico y mental y tal deterioro se hace lentamente visible a mediados de la vida. Podemos hacer el proceso más lento o acelerarlo dependiendo del estilo de vida que llevemos.

Finalmente, de una manera inexorable, unos antes y otros después, viene la declinación general. El individuo acaba retrayéndose de las actividades, su dependencia de los demás aumenta, si las relaciones con los otros son malas el anciano busca el aislamiento y la soledad, el temperamento puede tornarse agrio y, por si faltaba algo, para los familiares, el hecho de tener la responsabilidad de personas mayores se vuelve un problema, el anciano se convierte en un estorbo.

Philip Roth describe magistralmente la “alta vejez” (alrededor de los 80 años) en unas cuantas palabras: “Es una masacre, todo se va cayendo, todo se va acabando, se va la memoria, se va la agilidad, se va el cuerpo, se va absolutamente todo y va quedando una sombra”.

A la fecha no existe remedio para la vejez, y si alguien no desea llegar a viejo el único remedio disponible es morir joven. Nunca veremos una foto de Marilyn Monroe o John Lennon de viejos, sus imágenes serán de jóvenes por siempre. ¿Que no deseamos padecer los achaques de la vejez?, sencillo, basta seguir el camino de "Sol" Roth (Edward G. Robinson) en el distópico filme Cuando el destino nos alcance, partiendo tranquilamente mientras escucha la música que siempre le agradó (Beethoven y Grieg) y observa bellas imágenes de un mundo que ya no existe.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada