Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Año Nuevo y propósitos
Viernes 5 de Enero de 2018
A- A A+

Cada año que empieza tradicionalmente se convierte en un arca de los deseos, de los buenos augurios y desde luego de nobles propósitos, mismos que tienen que ver con un conjunto de necesidades o aspiraciones que como seres humanos todos tenemos. No es extraño que al inicio de etapas o de ciclos se programen metas que coadyuven a una calidad de vida mejor; nadie, en su sano juicio, podría a aspirar a una vida más conflictiva, con mayores limitaciones y sin esperanza, pues recordemos que la esperanza se convierte en un motor para la existencia y en gran motivación para encarar nuevos retos.

Revisando un tanto el significado o las referencias antiguas sobre la celebración, encontramos un sitio de Internet denominado About Español, que maneja información interesante, misma que Vivilladas comparte con la intención de que en este año, de reciente inicio, todas las experiencias sean mejor para todos o al menos nos hagan más fuertes y resistentes sin dejar de lado que cualquier aspiración, sueño o anhelo mágicamente no podrá lograrse, pues es imperativo luchar y esforzarse para conseguirlos. Veamos la información:

El comienzo de un nuevo año tiene un significado especial para las diferentes culturas del mundo.
El comienzo de un nuevo año tiene un significado especial para las diferentes culturas del mundo.
(Foto: Cuartoscuro)


El comienzo de un nuevo año tiene un significado especial para las diferentes culturas del mundo. Es un momento lleno de historia y tradiciones, muy pocas personas conocen lo que hay detrás de las celebraciones y propósitos y es probable que pocas de ellas conozcan las distintas maneras en las que se recibe el Año Nuevo en las distintas culturas.

La celebración del Año Nuevo se remonta a hace cuatro mil años, pero no se inició en las culturas occidentales hasta hace sólo 400 años. La fiesta comenzó en la antigua Babilonia (hoy Iraq) alrededor del 2000 antes de Cristo. Sin embargo, los babilonios comenzaron su año nuevo cerca del final de lo que hoy es marzo, un tiempo lógico para empezar un nuevo año ya que el invierno había terminado, la primavera con su nueva vida comenzaba y los cultivos se plantaban para el año siguiente.

En el año 153 antes de Cristo el Senado romano decretó que el año nuevo comenzaría el 1º de enero. Hizo este decreto para corregir el calendario, que se había salido de sincronía con el sol. La fecha no tiene ningún significado agrícola o estacional.

Si bien el primer de enero no tiene un significado agrícola o estacional, sí tenía un significado civil. En esa fecha, los recientemente elegidos cónsules romanos asumían sus cargos. Es interesante saber que el mes de enero se llama así por el Dios romano Jano, que tiene dos caras que pueden representar el mirar hacia atrás al año viejo y la otra mirando hacia adelante, hacia el nuevo. La celebración del Año Nuevo era una práctica pagana, y por esta razón la Iglesia cristiana temprana la condenó. Sin embargo, para facilitar la conversión de los paganos al cristianismo, la Iglesia aceptó la celebración del 1º de enero, pero la convirtió en la Fiesta de la Circuncisión de Cristo.

Las tradiciones tienen diferentes manifestaciones en los países, por ejemplo: en España comer doce uvas a media noche del 31 de diciembre traerá doce meses de felicidad; en Japón, antes del día de la celebración, es necesario limpiar las casas por dentro y por fuera. En la víspera de Año Nuevo, a media noche, un monje hace sonar un gong en un altar local como símbolo del perdón por los errores del año que se va. En los Países Bajos para purgar el año anterior y darle la bienvenida al nuevo los holandeses salen a las calles a pasear con árboles de Navidad. En Escocia los primeros pasos de la gente es visitar a sus vecinos después de la media noche para desearles un feliz año. Se considera que trae buena suerte si la primera persona que entra en tu casa es un hombre alto, moreno y apuesto. En Alemania se funden pedazos pequeños de plomo en una cuchara sobre una vela encendida. El plomo derretido se vierte en agua fría. Se endurece y se forman figuras que predicen el futuro. Una figura con forma de corazón o de anillo, por ejemplo, vaticinan una boda. En Grecia se cocina una tarta con una moneda de oro o de plata dentro. La persona a la que le toca la porción con la moneda tendrá suerte durante el resto del año. Aquí en México existen varias tradiciones, y quizá de las más arraigadas sean estrenar ropa, cargar maletas, comer las doce uvas y reunirse con amigos y familiares, y en especial las damas ponerse calzoncillos amarillos (para obtener dinero) o rojos (para verse agraciadas en el amor).

En relación con los propósitos de Año Nuevo, es tan antiguo como la celebración misma. Los babilonios hacían propósitos, el más popular era devolver las herramientas agrícolas. Los antiguos romanos también hacían propósitos de Año Nuevo, el más popular era pedir el perdón de sus enemigos. Los anglosajones, que se establecieron donde ahora es Inglaterra, tenían un festival llamado Yule, que celebraba una estación fértil y pacífica. El jabalí era parte de esta celebración y la gente hacía solemnes "juramentos del jabalí" para el año entrante.

Por último, debemos enfatizar que lo importante de los propósitos de Año Nuevo no es la cantidad de ellos, sino que sean pocos y factibles de lograrse, sobre todo que exista voluntad de corazón y actuemos para que puedan cristalizarse, de lo contrario cada año será una historia tras otra, con cero resultados. Recordemos que “empezar un nuevo camino asusta, pero tras cada paso que damos, nos damos cuenta cuan peligroso era quedarnos… tranquilamente parados. Feliz año 2018 para todos.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?