Hugo Rangel Vargas
El tortillazo de la ignominia
Viernes 5 de Enero de 2018
A- A A+

No sólo se trata de uno de los bienes más elementales de la dieta de las familias mexicanas, es también un símbolo cultural y el punto cumbre de la evolución de la tradición agrícola de la región mesoamericana, cuna del maíz: la tortilla.
La crisis del consumo de este alimento se ha venido gestando por factores económicos fundamentalmente, y la industrialización del mismo ha generado un cambio en su textura y sabor, lo que a decir del empresario Rafael Mier ha impactado en la caída en el consumo de este producto por el orden del 40 por ciento en los últimos 30 años.

Recientemente el líder de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas habría declarado que el precio de este producto podría alcanzar los 17 pesos por kilo durante el presente año
Recientemente el líder de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas habría declarado que el precio de este producto podría alcanzar los 17 pesos por kilo durante el presente año
(Foto: Héctor Sánchez)



Pero a últimas fechas el mercado de este bien ha estado sometido a un oligopolio que castiga a ambos extremos de la cadena productiva, reportando en cambio: jugosas ganancias a un par de corporativos que controlan alrededor del 90 por ciento del mercado de la harina de maíz, ello en detrimento de los ingresos de los productores de maíz y en perjuicio también de los consumidores de tortilla, quienes tienen que pagar altos precios por este sensible alimento.

Recientemente el líder de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas habría declarado que el precio de este producto podría alcanzar los 17 pesos por kilo durante el presente año, argumentando un incremento en el costo de los insumos básicos como el grano, la energía y el transporte.

A lo anterior, la autoridad federal representada por la Secretaría de Economía ha considerado infundada esta declaración puesto que a su decir el precio del maíz se encuentra once por ciento por debajo del año pasado.

Un estudio denominado “Caracterización del consumidor de la tortilla en el Estado de México”, elaborado por el Colegio de Posgraduados en 2016, sugiere que el incremento continuo en el precio de la tortilla afecta a la calidad de la tortilla con la que los consumidores de bajos ingresos satisfacen su demanda, siendo este sector de la población el que sacrifica la calidad del bien en favor de atender la cantidad requerida del mismo. Consumir tortillas es una prioridad para los mexicanos más pobres, aun cuando ésta sea de baja calidad y a precios altos.

La débil actuación institucional del gobierno mexicano en términos de la regulación del mercado de este bien tan fundamental actúa nuevamente en contra de los intereses y el bienestar de los más desprotegidos. Si en 2018 se asoma una amenaza del alza en el precio de la tortilla, queda evidenciado una vez más la incapacidad de poner orden en un tema sensible para tantos consumidores.

La contracara de la moneda sigue estando en los productores de maíz, víctimas de las ventas de pánico que tienen que hacer cuando el valor de sus cosechas se está desplomando y cuando ocurren compras masivas de grano de parte de Maseca y MINSA en el extranjero, inundando al mercado nacional de maíz a bajo precio.

El argumento sustancial de las autoridades del sector agroalimentario se encuentra en la prevalencia del mercado como mecanismo regulador del precio del maíz y la tortilla, sin embargo, esto es más una argucia discursiva que una realidad, dado que existe una distorsión en el mercado derivada del enorme poder económico de este par de empresas oligopólicas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural