Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Los políticos y sus iusmonólogos
Martes 26 de Abril de 2016

El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.

Winston Churchill.

A- A A+

El estado ha emprendido una lucha para negar la legalidad y el derecho
El estado ha emprendido una lucha para negar la legalidad y el derecho
(Foto: TAVO)






Ahora está en la boca de varios líderes políticos y partidistas el tema de la liberación de José Manuel Mireles Valverde, señalan lo doloroso que es para este personaje mantenerse privado de su libertad y disminuido en su salud por decisiones políticas que dirigen o delimitan las decisiones judiciales, pues del expediente se advierten serias contradicciones, deficiencias y violaciones que, sin duda, resultan suficientes para sostener una libertad inmediata, tanto de José Manuel Mireles Valverde, sus escoltas y los más de 380 autodefensas que se mantienen presos, presos con toda su ideología, presos con toda su pobreza, presos con su impotencia, presos con el peso absoluto del Estado o, mejor dicho, de las personas que usan el poder para sus fines personales.

Ha sido ya evidenciado en demasía que en el acervo procesal existen pruebas contundentes para determinar la libertad absoluta de los justiciables, pero también el Estado, en diferentes momentos ha dado visas de sobreponer la política ante el derecho y la justicia, la legalidad, hay situaciones tan visibles como el hecho de que un peritaje sobre armas y drogas fue emitido al menos una hora antes de que a los expertos les entregaran las supuestas armas y droga, y más temas de esta naturaleza reflejan el efecto corruptor que plaga el expediente, de las violaciones al debido proceso y al acceso a una justica imparcial.

El estado ha emprendido una lucha para negar la legalidad y el derecho, no a Mireles, sino a lo que representa; el gobierno quiere fulminar toda posibilidad de que en el ciudadano nazca la idea de liberarse del crimen organizado, de que la idea de corregir los errores y realizar las omisiones del Estado sea posible desde una sociedad organizada, la idea de que el ciudadano puede luchar en contra de los abusos, de los salarios mínimos, del aumento desmesurado y desproporcional de los insumos, de la falta de empleo y de la situación que impera, el gobierno no quiere héroes civiles, para esos están sus discursos y programas sociales, el gobierno quiere ciudadanos de Facebook, ciudadanos a modo, sin trascendencia.

Sentado lo anterior, entonces pregunto: ¿qué lectura debemos dar a los posicionamientos recientes?, como entender que más de un partido político tome sin cuartel la bandera de la justicia, no la justicia social, esa no se necesita, se exige la justicia, la de la ley, la de la Constitución, la de los tratados internacionales en materia de derechos humanos, la legalidad y el derecho imparcial, la justicia de los tribunales, el valor civil, profesional y ético de los jueces, esa justicia basta para liberar a Mireles, sus escoltas y los más de 380 autodefensas presos, cómo entender a los líderes políticos que se muestran preocupados por un encarcelamiento injusto, cómo entender cuando alguien se muestra preocupado y propone promover figuras jurídicas como el indulto, cuando no es el momento procesal oportuno para eso, cómo entender cuando alguien acude con cámaras y bombos y platillos a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a interponer una queja contra la dilación procesal, cuando esas violaciones a los derechos humanos deben atacarse con los recursos procedimentales de ley pues las comisiones de derechos humanos, por ley, son incompetentes cuando el acto de queja deviene de un proceso penal; cómo entender los avisos públicos, demasiado públicos, para buscar este resultado con acciones que son innecesarias e intrascendentes para la legalidad.

Si en verdad se busca liberar a los autodefensas, a todos, está en sus manos, se encuentra vigente en el Senado de la República la Ley de Amnistía, ¿por qué no comprometerse a buscar la unanimidad del grupo parlamentario en ambas cámaras para votar en favor de esta ley, en lugar de llevar el tema a la Copecol o seguir haciendo ayunos?, esta ley de amnistía dará la libertad inmediatamente y sin necesidad de sentencia a los autodefensas pues sobreseerá el proceso penal, sin necesidad de esperar una resolución definitiva, sino que al provocarla la inimputabilidad el interés público quedará desvanecido y, por ende, sobreseído el asunto.

Para formar esta ley se hizo una exhaustiva investigación de cada uno de los beneficiados para sustentar con un expediente personal la autenticidad de sus acciones como autodefensa, quedando excluidos los llamados perdonados o infiltrados, todo esto quedó en manos de los senadores quedando la discusión en comisiones, pendiente para su aprobación.

También está la figura jurídica del desistimiento de la acción penal por parte de la procuradora general de la República, que incluso se llegó a concretar en diversas causas penales de autodefensas hasta antes del 10 de mayo de 2015, con lo que también se provocaría el sobreseimiento de la causa penal y la libertad de los autodefensas.

En estas dos opciones existe un camino legal y rápido para poder liberar a Mireles y sus compañeros de lucha, pero entonces, no habrá medallas que lucir, no habrá noticia que protagonizar, sólo habrá justicia y legalidad por hacer, eso, eso no resulta llamativo, eso no da frutos para la siguiente elección, al final del día a quién le importa, entonces la siguiente generación, solo vemos y asediamos la siguiente elección.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa