Aquiles Gaitán
El despertar perpetuo
Martes 9 de Enero de 2018
A- A A+

En el despertar perpetuo de la aurora, la luz del amanecer llega puntual, desde que el universo es el universo y la luz empezó a manar de las estrellas y los soles. Una vida no alcanza para entender las cosas que pasan, lo que es capaz de producir la vida, los colores, el calor y el frío, la propia luz y su camino infinito. ¿A dónde va la luz?, para entender el pensamiento de los hombres y su comportamiento frente a los demás y frente a ellos mismos.

Hoy el poder y la riqueza disponen la vida y el sufrimiento en una sociedad organizada por los dueños del poder y la riqueza, nadie quiere ser pobre y sin embargo lo es, el sandio es peor que el ignorante, como el demagogo lo es frente al loco.

 El llamado Sistema Anticorrupción es una burocracia más que si bien reglamenta y ofrece información al público no frena la deshonestidad, la extorsión, existe el cohecho, es un hecho.
El llamado Sistema Anticorrupción es una burocracia más que si bien reglamenta y ofrece información al público no frena la deshonestidad, la extorsión, existe el cohecho, es un hecho.
(Foto: Cuartoscuro)

Nuevamente el país enfrenta su destino, ¡hay elecciones para presidente de la República! De su resultado se dará el rumbo de los próximos seis años, o tal vez de un periodo más largo. La efervescencia política está en su etapa ascendente, son las precampañas, las campañas volverán a encender los ánimos de la clientela, es decir, de mercenarios y aventureros, de los beneficiarios, de los apostadores, de los concesionarios y por supuesto, de los electores, de los inocentes electores que comulgan con la piedra del molino de la democracia.

Pero es lo que hay y de lo que hay se gasta, son las reglas del juego electoral y en el van los caballos corriendo, entre sus patas vamos todos.

Cada quien hace sus diagnósticos, cada quien sus predicciones, cada quien sus promesas, con cristales diferentes por los que asoman las quimeras, por los que se ve claro el panorama de la inseguridad y la pobreza, la brutal contaminación del agua, el suelo y el aire. Son variables adjetivas ante las variables sustantivas de la inversión y el empleo, la inflación, la política monetaria y el Tratado de Libre Comercio. ¿Cómo frenar la deshonestidad en la administración pública? El llamado Sistema Anticorrupción es una burocracia más que si bien reglamenta y ofrece información al público no frena la deshonestidad, la extorsión, existe el cohecho, es un hecho.

Se ha dicho hasta la saciedad que la educación de un pueblo es la base de su desarrollo. ¿Habrá usted escuchado algo sobre la ciencia o la cultura? ¿Algo sobre el civismo?, son variables de ajuste presupuestal, si algo sobra irá a parar ahí, si no, no pasa nada, y efectivamente no pasa nada, seguimos igual o peor, más aún con el sindicalismo que tiene a la educación pública entre sus garras con todo y su inmenso presupuesto.
Entrar al análisis de la reelección es ver la cara del cinismo, el viejo lema revolucionario de “sufragio efectivo, no reelección” está en el olvido, su repetición hasta el cansancio durante decenios, en cada oficio de los gobiernos, no fue suficiente; las manos de aprobación se levantan ante la ambición de seguir siendo representantes de un pueblo con amnesia.

Viviremos estos meses entre la demagogia y el populismo, entre los vituperios contra El Peje y de El Peje contra los otros, ¡todos contra El Peje!, que convoca a los pobres y a los jodidos, 50 millones, a votar por él ¿y si sí votan? Creo que estará más centrado que el que promete acabar con la tristeza y el frío, o el candidato de la oligarquía en el poder que dice, ¡oh, iluso!, “lo mejor está por venir”.

Nadie habla de revolución, hablan de cambio, todos coinciden en eso. ¿Y qué cambio proponen?, ¿cambio de qué? El continuismo de acelerar el entreguismo al extranjero, El Peje cambió de rumbo, el panista un cambio anodino maquillado de azul y amarillo para llegar al poder, ¡y luego qué! No perdamos la memoria, todas las revoluciones son iguales, todos sufren consecuencias, se pierde de todo pero se gana la libertad, con un golpe de timón igual sufrimos las consecuencias, no se pierde todo, tendremos una libertad condicionada, saltan los miedos y las dudas pero, ¿qué perito me le ponen a Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto? A estas alturas ya lo que venga es ganancia. La brutalidad y el terror se han apoderado de los pueblos, los asesinatos son el pan de cada día y los encargados de combatirlos no dan resultados satisfactorios.

La delincuencia está viva y actuante, la actuación del Ejército con la Ley de Seguridad Interior será la de una Policía más, se convertirá de un gran parche para taparle el gran ojo al gran macho y no se resolverá el problema mientras no participemos todos los ciudadanos para hacer un frente ciudadano a la delincuencia con lo que tengamos, con una piedra, con un palo, con un azadón, con un machete, con una pistola, con una escopeta, con la sola voluntad de partirles la madre, de lo contrario sigamos jugando al gato y al ratón.

A nadie le importa lo que pasa en nuestros pueblos más que a los que ahí vivimos y no a todos, pero no hay de otra, esa es mi modesta propuesta para este año que comienza con el despertar perpetuo de la aurora.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Carta Abierta

El combate

Pensar sin destruir

El Carrusel

La victoria revolucionaria

Río de estrellas

El baile del perrito

Juego de espejos

Las frutas

El águila

El pobrecito

Los pedazos

El despertar perpetuo

El establo

El Mando Único

Las verdades ocultas

La quemazón

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura