Alejandro Vázquez Cárdenas
Trastorno paranoide, datos
Miércoles 10 de Enero de 2018
A- A A+

El refrán, también conocido como proverbio, es una frase o dicho que nos muestra una enseñanza que pertenece a la sabiduría popular; ésta proviene de las experiencias acumuladas a través de los siglos y que el folclor ha ido adaptando al conocimiento y costumbres de cada pueblo. Es una oración breve, de carácter sentencioso, de fácil memorización y simplicidad gráfica. Su característica común es la del anonimato.

Andrés Manuel López Obrador, precandidato a la presidencia por Movimiento de Regeneración Nacional en precampaña en Iztapalapa
Andrés Manuel López Obrador, precandidato a la presidencia por Movimiento de Regeneración Nacional en precampaña en Iztapalapa
(Foto: Cuartoscuro)

Un refrán popular nos dice que “de médico, poeta y loco todos tenemos un poco”, lo que quiere decir que en determinados momentos a todos se nos da el opinar sobre temas que no son precisamente nuestra área. Si nos adentramos en las omnipresentes redes sociales encontraremos abundantísimos ejemplos de personas que evidentemente no tienen ni el conocimiento ni la capacidad para recitar el abecedario completo o la tabla del uno, pero que con total desvergüenza y absoluto desparpajo opinan sobre temas que notoriamente les son ajenos y desconocidos.

Es frecuente también en estos días de contienda electoral encontrar ya no sólo a los normalmente ignorantes “abajofirmartes” y anónimos lectores, sino también a algunos “periodistas” que, con gran ligereza, arrojan diversos diagnósticos médicos para descalificar a candidatos que no les son afectos. Los términos “autista”, “psicópata”, “paranoico” y otros son usados sin adecuado fundamento.

Por lo anterior, a manera de breviario, consigno, en lenguaje profano, algunos datos que pueden ser de interés, sobre un diagnóstico que actualmente se utiliza mucho para describir a un candidato “ya saben quién”. Los datos son tomados del DSM 5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) de la American Psychiatric Association, y el CIE 10 (Clasificación Internacional de Enfermedades) de la OMS (Organización Mundial de la Salud), que son las guías internacionales para diagnosticar patología psiquiátrica.

Veamos. El trastorno paranoide de personalidad tiene como principal dato un patrón de desconfianza y suspicacia general hacia los otros, de tal forma que las intenciones de los demás son interpretadas como maliciosas. Suele comenzar al principio de la edad adulta.

Los sujetos que sufren este trastorno dan por supuesto que los demás van a aprovecharse de él, van a hacerle daño o engañarle, aunque no tengan ninguna prueba que apoye sus previsiones. Se preocupan por dudas no justificadas acerca de la lealtad de sus amigos y sus actos son escrutados al detalle para buscar pruebas de intenciones hostiles en contra de ellos. Son en extremo desconfiados con todos, no intiman con nadie pues temen que la información que den pueda ser utilizada en su contra. En los hechos más inocentes “descubren” significados ocultos que son amenazantes para él.

Estos sujetos suelen guardar rencores y son incapaces de olvidar los insultos o desprecios que sufrieron, o que creyeron sufrir en el pasado. Cuando ellos piensan que han sido ofendidos, contraatacan con ira ante aquello que les ha ofendido. Los sujetos que poseen este trastorno suelen ser también patológicamente celosos sospechando de su pareja, aún sin tener causa justificada.

Son personas con las que generalmente es difícil llevarse bien o tener una buena relación personal por la suspicacia y hostilidad que demuestran a menudo. Debido a que los sujetos con trastorno paranoide de la personalidad no confían en los demás, tienen la necesidad de ser autosuficientes y autónomos, además de necesitar tener un alto grado de control sobre los que le rodean. Son capaces, además, de culpar a los demás de sus propios errores.

Estos sujetos pueden mostrar fantasías de grandiosidad, escasamente disimuladas, por lo que tienden a desarrollar estereotipos negativos de los otros y en especial de aquellos grupos de población distintos del suyo (pirrurris y señoritingos).

Los trastornos de personalidad que con más frecuencia se presentan conjuntamente con el trastorno paranoide de la personalidad parecen ser el narcisista el de evitación.

Este trastorno paranoide puede manifestarse por primera vez en infancia y juventud a través de actitudes solitarias, ansiedad social, hipersensibilidad, rendimiento bajo escolar, pensamiento y lenguaje peculiares además de fantasías.

Hasta aquí el breviario. Espero sirva para comprender mejor a “ya saben quién”.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada