Hugo Rangel Vargas
Y la inflación estaba ahí
Viernes 12 de Enero de 2018
A- A A+

Por años la política económica con la que ha sido conducido el país ha tenido como objetivo fundamental el control de una variable macro: la inflación. En el altar del control de precios se ha inmolado el crecimiento económico y los salarios de los trabajadores mexicanos para invocar a la deidad de la estabilidad inflacionaria que permitiría, a decir de sus adoradores, proveer de un entorno de certidumbre a las inversiones mismas que derivarían en un mayor nivel de ingresos para la economía.

Pero ninguno de nuestros sacrificios y de nuestras ofrendas ha servido. Los sumos sacerdotes del Banco de México y de la Secretaría de Hacienda que le han quemado incienso y le han elevado plegarias ad nauseam en sendas declaraciones, documentos de trabajo, reformas legales y administrativas y discursos que le justifican, no han logrado calmar la furia de esta omnipotencia llamada inflación y su cólera nos ha impuesto el crecimiento más alto del Índice Nacional de Precios al Consumidor en los últimos 17 años.

La totalidad de nuevas fuentes de trabajo generadas en 2017, alrededor del quince por ciento tienen como rango de percepciones un salario mínimo y los que ganan entre dos y tres salarios mínimos apenas significan el tres por ciento.
La totalidad de nuevas fuentes de trabajo generadas en 2017, alrededor del quince por ciento tienen como rango de percepciones un salario mínimo y los que ganan entre dos y tres salarios mínimos apenas significan el tres por ciento.
(Foto: Cuartoscuro)


En medio de la ociosidad de toda la verborrea que por años ha defendido la continuidad de las medidas de política pública, el peso más doloroso ha recaído sobre la clase trabajadora del país. Y es que además de los bajísimos salarios que forman parte de la estrategia de contención a la inflación, ahora el bolsillo de los más desprotegidos es abatido por un mayor costo de vida. Así lo dice el incremento en el índice de precios de la canasta básica que, a decir del Inegi, ha sido estimulado por el alza del costo de mercancías elementales para los mexicanos como la leche, la calabacita, el jitomate y el huevo.

La obcecación de quienes diseñan la política económica nacional cierra los ojos frente a la lacerante realidad de los millones de mexicanos que tienen condiciones laborales precarias. Ahí se encuentran la creciente cantidad de trabajadores que, según cifras oficiales, viven con menos de dos salarios mínimos. Este dato ha pasado de 14.8 millones de trabajadores en 2008 a 21.7 en el 2016, siendo este sector de la población el más vulnerable por el crecimiento de los precios de los bienes básicos, puesto que un elevadísimo porcentaje de su gasto está destinado al consumo de estas mercancías.

Y es que aun cuando quiera decirse que el control de los precios que se había logrado en años anteriores habría impactado en la generación de los casi 200 mil empleos que anunció el presidente Enrique Peña Nieto en noviembre pasado, según un estudio del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, de la totalidad de nuevas fuentes de trabajo generadas en 2017, alrededor del quince por ciento tienen como rango de percepciones un salario mínimo y los que ganan entre dos y tres salarios mínimos apenas significan el tres por ciento.

Como justificación al coletazo inflacionario del año pasado, los sacerdotes de la política económica han deslizado la idea del impacto del tipo de cambio sobre el nivel de precios interno. Sin embargo, esta situación sólo es entendible a la luz de la propia política económica que ha dejado al país a merced de los vaivenes del mercado externo, provocando una alta dependencia de la importación de bienes de consumo básico, con la consecuente vulnerabilidad de los costos de estas mercancías que dependen de estándares internacionales.

Quizá sea tiempo que la economía nacional rompa el velo del altar inflacionario, que arroje por la puerta de atrás a todos los falsos ídolos, que deje de rendir pleitesía y reverencia a profetas impostores y de que se trace una ruta distinta que nos conduzca al desarrollo económico. Los verdaderos iluminados, los redentores del país, los mesías de la economía, son quienes han llevado a México a este magro desempeño económico sin tolerar ni un ápice de cuestionamiento a los dogmas dictados por tesis académicas aprendidas en el extranjero.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas