Aquiles Gaitán
Los pedazos
Martes 16 de Enero de 2018
A- A A+

La frase célebre del Rey Sol de Francia, “el Estado soy yo”, parece retumbar en el cerebro del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, que domina la escena por sus exabruptos y tiene al mundo entero pendiente de sus barbarismos y barbaridades sin sentido. Es una lástima que ese país tenga a ese gobernante. Veámonos en ese espejo, habrá que razonar el voto cuando de votar se trate por los candidatos que hoy proponen los partidos sin ideología, que se han convertido en asociaciones de ambición para llegar al poder, o simplemente repartirse el pastel desde antes de que exista el pastel.

A nadie le importa cómo se ha hecho este país, a estas alturas resulta hasta ridículo hablar de los héroes de la patria y ponerlos de ejemplo cuando la mercadotecnia política satura la opinión publica con el único fin de alabar cada viejo su bordón y soñar con llegar a ser el pastor del rebaño a partir de lo factible de una fusión de partidos, que como en la fusión atómica, un núcleo se forma a partir de dos núcleos mas ligeros, pero esa acción produce desechos altamente radioactivos, cuya manipulación requiere de cuidados extremos, so pena de producir un desastre.

En Michoacán el estado no está en el juego electoral, el gobierno tiene el poder y a estas alturas ya le debió haber quitado los reparos al toro, pero tal parece que todavía anda retozando.
En Michoacán el estado no está en el juego electoral, el gobierno tiene el poder y a estas alturas ya le debió haber quitado los reparos al toro, pero tal parece que todavía anda retozando.
(Foto: Carmen Hernández )

Aparentemente se está planteando un parteaguas entre la continuidad y el cambio radical, pero nadie habla de ideología, todos van en busca de los objetivos de la economía política y de las políticas económicas. ¿Ese será el camino de México como nación?, presidentes van y presidentes vienen y resulta lo mismo, los representantes del gobierno federal disponen el destino de la nación. Por acá, las migajas del presupuesto vía la Ley de Coordinación Fiscal, que no alcanza para pagar las deudas que dejaron los que adelantaron el futuro y cargaron los lastres, las nóminas y contratos colectivos de trabajo.

Los planes de desarrollo, los planes de gobierno, parten de la realidad de los retos y problemas de la sociedad, de los retos y problemas del propio gobierno y de los retos y problemas de la actividad económica, son tres aspectos que operan como vasos comunicantes: si hay crisis en uno, hay crisis en los otros dos, tendrán que caminar al mismo ritmo y paso a paso emprender el camino de la transición y de la reconstrucción gane quien gane.

En Michoacán el estado no está en el juego electoral, el gobierno tiene el poder y a estas alturas ya le debió haber quitado los reparos al toro, pero tal parece que todavía anda retozando. Por un lado que bueno que se volteo a ver al campo, que es una fortaleza, ¡adelante!, pero por otro, el medio ambiente está en el olvido y eso es un crimen de lesa naturaleza; bosques de coníferas, lagos azules, ríos y arroyos, ¡rueguen por ellos! Nuestro futuro, bien o mal, está en la agroindustria, en la pequeña industria, en el rescate de los oficios de los pueblos, el turismo es cierto, deja divisas y genera inversiones y empleos, sí, pero eso es con sus asegunes en el eje Morelia, Pátzcuaro, Uruapan, fuera de ahí todo es el Michoacán provinciano, aldeano, risueño y encantador que vive atrapado en su cotidianidad.

Hablar en Michoacán de reconstrucción política es imposible, son tiempos electorales y habrá que esperar a los resultados de la elecciones para, nuevamente, un nuevo comienzo. En materia económica igualmente, “la suerte del principal la corren los accesorios”. La suerte del país la correrá Michoacán, quede o no quede el Tratado de Libre Comercio, la política de importaciones y exportaciones seguirá vigente, no hay otro camino, aunque sí otros mercados que demandan no sólo aguacates, zarzamoras, arándanos, fresas, mangos y pepinos, hay cultivos en el olvido que se requiere rescatar, como las peras, las manzanas, los duraznos, las chirimoyas, el café, los mameyes, hasta las pitayas y nueces. Hoy más que nunca se requiere planeación, las oportunidades están enfrente con motivo del cambio de presidentes municipales, los planes de desarrollo deben formar parte de una planeación estatal integral, la suma de las partes nos dará el todo, de lo contrario seguiremos siendo el Michoacán partido en 113 pedazos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Juego de espejos

Las frutas

El águila

El pobrecito

Los pedazos

El despertar perpetuo

El establo

El Mando Único

Las verdades ocultas

La quemazón

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra