Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Barbarie y esquizofrenia
Miércoles 27 de Abril de 2016
A- A A+

Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar; continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios, la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo.
Fernando del Paso, Premio Cervantes 2016.


Sin duda la guerrita esquizofrénica de Felipe Calderón prendió la mecha de la barbarie mexicana. El personaje, cuando a fines de 2006 y principios de 2007 declaró la guerra contra los narcos, desató las masacres que actualmente son cotidianas. La irrupción de las Fuerzas Armadas eclosionó el otro huevo de la serpiente.

Las estadísticas oficiales promueven ideales pero la realidad es cotidiana. Y al respecto sobresalen corrupción, impunidad y complicidad. Nadie sabe, excepto quienes usaron miles de millones de pesos para normalizar la descomposición de la sociedad, porque la inseguridad existe, aunado a la falta de transparencia y rendición de cuentas.

La guerrita esquizofrénica de Felipe Calderón prendió la mecha de la barbarie mexicana
La guerrita esquizofrénica de Felipe Calderón prendió la mecha de la barbarie mexicana
(Foto: TAVO)

En los pasados nueve años las ejecuciones, las desapariciones, los desplazados de sus hogares han reconfigurado localidades y regiones, individualidades y colectividades. La violencia delincuencial y del Estado mexicano son el principal factor. Igualmente, los feminicidios y la trata de personas van en aumento sin que a los gobiernos les parezca importar.

La violencia y el asesinato de mujeres ilustran trágicamente la barbarie en México. Delincuentes, parientes, novios y esposos asesinan, violan, maltratan y abusan de las mujeres como si fueran simples objetos de sus deseos y propiedades. El patriarcado ha contribuido pero la violencia delincuencial y estatal son el mejor caldo de cultivo.

Esta ola de asesinatos, en las peores circunstancias, crece en un contexto de impunidad, complicidades y corrupción. No es el mejor momento que vive nuestro país. Los políticos, las élites económicas, depredan cotidianamente los recursos públicos y naturales, mientras las mayorías sobreviven en condiciones trágicas, donde las perversiones humanas florecen.

Así como el patriarcado promueve la desvalorización de las mujeres y su trato como simples objetos, los jóvenes, hombres y mujeres, también son vistos como desechables. La esquizofrénica guerra de Calderón los criminalizó, mientras la exclusión, la marginación y la pobreza los situaba en un limbo perverso: ni estudian ni trabajan: los ninis.

El caso de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa es claro ejemplo del desprecio del Estado mexicano y la delincuencia hacia los jóvenes. A pesar de los políticos que se alinean a las perversiones del gobierno federal y el Estado mexicano, el GIEI es claro: delincuentes y policías se coordinaron para atacar y desaparecer a 43 normalistas.

Ante la barbarie y la esquizofrenia, los gobernantes, además de depredar los recursos públicos y desplegar gobiernos de propaganda y discurso cínico, se alinean a los políticos y las elites económicas intentando sostener una supuesta “verdad histórica” que en realidad es muestra clara del desprecio a los jóvenes, las mujeres y los ciudadanos.

Miles de mujeres marcharon el fin de semana pasado. “¡Nos queremos vivas!”, espetaron al poder político, a las élites económicas corruptas, al patriarcado y el machismo que asesinan mujeres y niñas, mientras la impunidad, las complicidades y la corrupción prevalecen. En todos los casos se pretende clasificar como “crímenes pasionales” lo que son feminicidos.

La barbarie y la esquizofrenia prosiguen su camino. Miles de mujeres se asumen como personas, humanas, ciudadanas, pero la sociedad mexicana sigue colocando en el poder al patriarcado y el machismo bien representado por el sistema de partidos corrupto: PRI, PVEM, PAN, PRD, Panal, MC, PT, todos representan corrupción, complicidad, impunidad.

Obviedades. 1. Jubilaciones y pensiones universitarias. Un hecho incontrovertible es que muchos universitarios apenas contribuyen a sus pensiones y jubilaciones; buena parte de la carga jubilatoria o pensionaria es absorbida por la Universidad pública. El caso de un ex rector, ex gobernador, hoy funcionario federal, es ejemplar, pero de “ningún” universitario o crítico he leído o escuchado nada; los críticos aluden a un supuesto “derecho” sindical, obtenido por componendas de élite, pero jamás cuestionadas. 2. El GIEI de la CIDH entregó al gobierno de Enrique Peña Nieto su informe final en medio de una tormenta de descalificaciones, acusaciones de la prensa chayotera, golpes de la ultraderecha centroamericana, leguleyos que cuestionaron su coadyuvancia, pero destapó la impunidad y complicidades gubernamentales, filtraciones de la impunidad, rechazo a la supuesta candidatura presidencial independiente de Álvarez de Icaza para 2018. 3. Los gobiernos en Michoacán, estatal y municipales, viven de propaganda, mentiras y fotomultas. Es el caso del autoritario “independiente” de Morelia. 4. Cada vez más ridículas las defensas de los privilegiados ex colaboradores del gobernadorcito. Conocido priista afirmó que su góber puso las bases para la “elección en paz” de la que surgió el “nuevo comienzo”, otra “mentira histórica”, pues elecciones “en paz” hay desde que Tinoco Rubí fue gobernador. Que durante el breve gobierno de Fausto Vallejo Figueroa se haya complicado el asunto por enfermedad y acusaciones por vínculos con el narco, es una historia que aún no es aclarada. 5. Las fotomultas no son ni política pública ni tienen nada de integral. Son un simple y jugoso negocio en el que no hay ni habrá transparencia ni rendición de cuentas. La imposición es parte de esta ola de autoritarismo que “independientes” y partidos políticos promueven, pues suponen que la ciudadanía es lo de menos. 6. El SAT investiga a 33 mexicanos que aparecen en los Papeles de Panamá, de seguro para felicitarlos por tener su dinero en paraísos fiscales pues “no es ilegal”. 7. El INE, esa instancia privilegiada, abusiva, cuyos integrantes gozan de los recursos públicos, vociferan, acompañados de ex consejeros del IFE, comentócratas, consejeros en funciones, supuestas concesiones a Morena y AMLO después de los fallos del TEPJF que restituyeron candidaturas y propaganda, pero ante las evidencias y solicitudes de retirar el reconocimiento al PVEM por sus corruptelas, callaron. 8. El “nuevo comienzo”, sin pruebas de por medio, se sumó a las descalificaciones y criminalización de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Si realmente supone que los narcotraficantes los desaparecieron, debería presentar las pruebas fehacientes, si no mejor dejar al gobierno de Enrique Peña Nieto desbarrancarse. Un ejercicio propagandístico que lo desacredita. 9. Pajaritos, la oscura y perversa eficiencia de la empresa privada o pifia de la “reforma” estructural energética de Enrique Peña Nieto. Simple negocio. 10. El informe final del GIEI es contundente. Policías y criminales convergieron en la desaparición de los 43 normalistas. Para el anecdotario propagandístico del “nuevo comienzo” que negó que el Estado mexicano tenga alguna responsabilidad, las policías son parte fundamental del aparato burocrático y represor del Estado, independientemente si son municipales, estatales o federales. Fue el Estado. Última. Enrique Peña Nieto da una pequeña vuelta al pronunciarse por aumentar la cantidad que legalmente un consumidor puede portar y la investigación a partir de la mariguana, pero falla al negarse a regular la siembra, distribución y comercio, pues tanto consumidores como científicos tendrán que delinquir para hacerse de la yerba.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”