Rafael Mendoza Castillo
Instituciones y presupuestos discrecionales
Martes 23 de Enero de 2018
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento de Gerardo Esquivel: “Además de las aportaciones y participaciones existen otros fondos que se distribuyen a los estados a través de un ramo de Provisiones Salariales y Económicas (Ramo 23), el cual se encuentra mucho menos regulado y que, por lo tanto, se presta mucho más a un manejo discrecional por parte de la SHCP”.

Javier Corral,abogado, periodista y gobernador  del estado de Chihuahua para el periodo 2016 a 2021
Javier Corral,abogado, periodista y gobernador del estado de Chihuahua para el periodo 2016 a 2021
(Foto: Cuartoscuro)

No cabe la menor duda que el modelo neoliberal de acumulación de capital en pocos propietarios orienta los sentidos de las instituciones y las formas en que se distribuyen los presupuestos en los programas federales y los apoyos a los estados, que están condicionados a ciertas reglas. Pero existen otros que no se someten a normas y son discrecionales, como los del Ramo 23 y otros. Veamos.

Usar las instituciones y los dineros públicos para favorecer a grupos oligárquicos y castigar a otros constituyen elementos propios de la corrupción y la impunidad que hoy caracterizan al régimen político mexicano y su modelo económico neoliberal. Esta configuración social deja en la mayoría de la población desigualdades brutales manifestadas en pobreza y pobreza extrema, además del despojo del patrimonio de la nación. No es poca cosa.

Aclaro: nunca he votado por el PRI ni por el PAN (prianismo de derecha). El pleito que se desató hace algunos días entre el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es un síntoma muy claro de la forma en que el régimen político y su clase dirigente usan las instituciones y los dineros públicos para reprimir a personas o grupos que se oponen a la corrupción y la impunidad en la conducción del país. Este hecho muestra la punta del iceberg, pero en el fondo está la caja de pandora que encierra cosas más graves.

El gobernador Javier Corral descubrió que 250 millones de pesos se canalizaron a la campaña del PRI. Esto constituye un delito electoral y social porque son dineros públicos, donde el proceso electoral ya no es parejo. Este hecho es corrupción e impunidad. ¿Pero cómo respondió el gobierno a través de Hacienda? Respondió con castigo, represalias, al no otorgarle los 700 millones de pesos al estado del Ramo 23. Si el gobernador no denuncia el acto de corrupción citado, él tendría 700 millones de pesos.

Si un gobernador o un funcionario denuncia, sea de izquierda o de derecha, actos de corrupción o de impunidad, la respuesta del gobierno se hace por medio de descalificaciones o con frases como “es un juego político electorero”, que en su entidad se ha incrementado la violencia, etcétera. Estos juegos de interpretaciones lo que hacen es ocultar el hecho de la corrupción. Los hechos no importan, sino las percepciones, las interpretaciones. Las mediaciones han muerto y las contradicciones también.

Ahora resulta que nuestros políticos son nietzscheanos y hegelianos. Para el primero no hay hechos, sino interpretaciones; para el segundo, todo lo real es racional y lo racional es real. Nadie se puede escapar. El círculo se cierra. No hay futuro, no hay opciones. Sin embargo, el pensamiento crítico irrumpe en esa paz perpetua del conservadurismo, con el sentido de las contradicciones y las mediaciones que se dan en lo real, la conciencia y la acción.

Discutir interpretaciones sin mediaciones, sin contradicciones, las cuales orientan el hecho delictivo que hoy comentamos, es ignorar el problema de la verdad, entendida como la relación, horizonte, que media a los hombres con el mundo real, subjetivo y práctico. El poder escinde y separa cuando sólo atiende la creencia del lado del sujeto (subjetivismo), cuando se coloca del lado del objeto (objetivismo) o de lado de la práctica (practicismo), olvidando la mediación de la acción para articular los tres componentes.

Por ejemplo, alguien le indicó a Peña Nieto que dijera que la denuncia del gobernador Javier Corral era un acto electorero. Alguien también le dijo al candidato priista Meade que dijera que hubo tortura sobre el que cometió el ilícito. Ambos discursos y sus voceros (títeres) son pantallas que ocultan la verdad del hecho en sí, es decir, se usaron recursos públicos y a las mismas instituciones para favorecer al PRI. En manos de quién estamos. Hay que parar este tren neoliebral.

Es importante mencionar que el Ramo 23 no está sujeto a ninguna regularización, esto es, norma, regla o ley, sino que dichos dineros públicos se pueden ejercer a capricho o buena voluntad de los funcionarios de Hacienda y Crédito Público.
Pregunta, ¿por qué ningún gobernador apoyó la denuncia de corrupción que hizo el gobernador de Chihuahua? Porque los otros gobernadores sí recibieron dineros del Ramo 23. Pregunta, ¿dónde están el federalismo, la soberanía de los estados? Ambas figuras están en la forma, porque en lo real, lo material, no existen. El centralismo autoritario es lo de hoy.

La misma PGR se usa para proteger a quienes cometieron delitos o presuntos delitos, como lo es el caso de Emilio Lozoya Austin por lo de Odebrecht, y frenar toda investigación incómoda de ilegalidad para Enrique Peña Nieto como presidente y sus amigos. En el caso de enemigos del régimen, de opositores al modelo económico neoliberal, aquella actúa con rapidez. Todo ello se instala en instituciones facciosas, a modo, según convenga al amo del poder político y oligárquico. El fiscal de la PGR al servicio de los poderosos capitalistas.

Para muestra otro botón. Está el caso del nuevo funcionario de la Secretaría de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida. Este funcionario afirmó: “El que el gobierno federal sea absolutamente imparcial con respecto al tema electoral es la mejor manera de hacer ver que esta opción por la cual el pueblo de México se definió hace seis años sigue siendo una gran opción”. Un fraude o golpe de Estado anunciado para el 1º de julio de 2018. Al tiempo.

Esto último es una clara intervención en el proceso electoral, donde su mejor opción es la de José Antonio Meade. Las instituciones que deberían ser públicas se convierten en privadas, al servicio de la oligarquía, del gran dinero (capital). Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos