Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Asesinato de tiburones
Viernes 26 de Enero de 2018
A- A A+

Asombro y molestia causó la noticia de cientos de tiburones desmembrados arrojados en la carretera Yurécuaro-La Piedad, sobre todo porque el número de escualos fue bastante considerable, porque si bien es cierto que se aproximan en número a 350, sólo es una muestra de la gran cantidad de estos animales marinos que día a día son atrapados convirtiéndose en abuso y problema real para el medio ambiente, si bien es cierto que la especie en cuestión no está en peligro e extinción, no significa que no cumplan una función valiosa en su habitad.

Las condiciones en que se encontraron fueron insólitas, un hecho único en la entidad, aunque la mayoría de la gente que tuvo contacto directo con el fenómeno llegó a pensar que incluso se trataba de cuerpos humanos, por fortuna no fue así; no obstante, se lamenta la crueldad animal pues fueron encontrados sin vísceras y sin aletas, y no creemos que utilicen las técnicas más modernas para impedir sufrimiento o dolor. La cacería se convierte en un ejercicio cruel que poco importa a quienes sacan beneficio económico de ello, se destruyen vidas para comercializar sólo sus aletas, que suelen prepararse en la gastronomía a precios desmedidos.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que en México, el tiburón ballena, el peregrino y el blanco están bajo protección ambiental permanente, mientras que de casi un centenar de especies de tiburón está permitida la pesca.
La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que en México, el tiburón ballena, el peregrino y el blanco están bajo protección ambiental permanente, mientras que de casi un centenar de especies de tiburón está permitida la pesca.
(Foto: Especial)



La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que en México, el tiburón ballena, el peregrino y el blanco están bajo protección ambiental permanente, mientras que de casi un centenar de especies de tiburón está permitida la pesca. Los encontrados en la carretera michoacana son tiburones zorro, pero es de llamar la atención que las autoridades locales del rubro tomaron el tema muy a la ligera, pues siendo los responsables de la protección del medio ambiente sólo se expresaron en términos cuantitativos o informativos y no hicieron alguna reflexión sobre el abuso en la matazón de esta especie , ni tampoco puntualizaron el salvajismo con la que son sacrificados. Se trata de cuidar un equilibrio armónico entre el hombre, su entorno y las especies que conformar los ecosistemas.

Buscamos la Ley de Protección al Medio Ambiente de Michoacán pero no tuvimos exceso, no obstante tomamos un extracto de la ley de Baja California, considerada una de las más avanzadas para puntualizar algunos de los compromisos que tienen las dependencias responsables del equilibrio ambiental: “Resolución emitida por la Procuraduría y dirigida a las dependencias, órganos desconcentrados y entidades de la administración pública estatal, municipal y del estado de Baja California, que tiene el propósito de promover la aplicación, y el cumplimiento de las disposiciones jurídicas en materia ambiental, cuando se acrediten actos, hechos u omisiones que constituyan violaciones, incumplimiento o falta de aplicación de esas disposiciones, o cuando las acciones de las autoridades correspondientes generen o puedan generar desequilibrio ecológico, daños o deterioro grave del ambiente y los recursos naturales…”. El caso que nos ocupa es de su incumbencia.

Según la Coalición en Defensa de los Mares en México (Codemar), las poblaciones de tiburones en México han disminuido en 80 por ciento debido a la pesca desmedida para la comercialización ilegal.
El aleteo, en el cual un tiburón es capturado para cortarle la aleta y desechar el resto del cuerpo en el mar, está prohibido; sin embargo, la pesca comercial e incidental provoca la muerte de entre 63 y 273 millones de tiburones al año. En 2015 la Profepa decomisó tres mil 599 kilogramos de aleta de tiburón oceánico y 529 vejigas de pez curvina en Manzanillo, cuyo destino era Hong Kong.

Veamos otros datos sobre el motivo del consumo: consumir una sopa de aleta de tiburón tiene un significado especial para los habitantes de países asiáticos como China. La tradición oriental exige la consideración de este plato en la organización de banquetes o eventos especiales donde se ofrezca un menú. Según un estudio de la organización ecologista Wild Aid, los consumidores chinos consideran un símbolo de estatus y prestigio el plato que se ofrece en diversos restaurantes y por el que los comensales pagan hasta 100 euros. Llevar esta sopa a la mesa de cualquier restaurante no toma más de quince minutos. Tras esperar ese lapso un cliente puede empezar a degustar este elemento de su gastronomía que es preparado con clara de huevo y harina de maíz, lo que la torna espesa.

El crecimiento económico que China ha mantenido durante los últimos años ha provocado el aumento de la clase media que tiene acceso a la sopa de aleta de tiburón, considerado elemento afrodisiaco. El consumo de aletas de tiburón es común en banquetes de negocios, políticos y bodas, lo que para entidades ambientales se constituye en una amenaza para la supervivencia de los escualos del mundo. Se consume más por tradición que por sus propiedades afrodisiacas. En América ha tomado cierto auge, sobre todo en Ecuador, en este país el precio oscila entre seis y quince dólares, lo que puede hacerlo más atractivo y de fácil adquisición.

Hemos visto múltiples reclamos de sociedades protectoras de animales, de propias autoridades en torno a la utilización de animales en los circos, que por cierto prácticamente han desaparecido; hemos sido testigos de grupos antitaurinos que protestan por la llamada fiesta brava, pero en verdad la matanza de tiburones es alarmante y nadie dice nada; existe un mercado libre, pero es mucho más redituable el mercado negro que atrapa los escualos sin control alguno, pero la verdad poco les importa, quizá el episodio de Yurécuaro sirva para hacer conciencia al respecto.

Víctor Hugo exclamó: “Primero fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales”. Mahatma Gandhi advirtió: “La tierra provee lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no la avaricia de cada hombre”. Es tan claro como el agua, mientras no esté contaminada.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos