Samuel Maldonado B.
Repercusiones
De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!
Martes 30 de Enero de 2018
A- A A+

¡He aquí el problema aristotélico que desde los tiempos platónicos se le ha presentado al ser humano y que, desde mi punto de vista, se va agudizando y termina por exteriorizarse y que afecta tanto a gobernados como a las propias autoridades en cualquier nivel del Estado. Por lo anterior, en mi particular punto de vista, el actual residente de casa de Gobierno, buscando lamentablemente ser no lo es, pues ni él mismo se encuentra.

Afirmo lo anterior basado precisamente en su larga carrera anti política que lo ha llevado desde una Presidencia Municipal, luego a una diputación local (o viceversa) y enseguida alcanzar una curul en el recinto de San Lázaro, para de allí brincar y alcanzar un escaño en el Senado de la República. En su meteórica carrera deja ver que su paso por el Senado no le fue muy satisfactorio, o le fue muy poca cosa, pues se alejó de esta destacada posición, sin terminar la Legislatura correspondiente.

La filosofía platónica expresa en forma genérica que los gobernantes deben estar imbuidos en la “filosofía” para poder administrar y funcionar como tales.
La filosofía platónica expresa en forma genérica que los gobernantes deben estar imbuidos en la “filosofía” para poder administrar y funcionar como tales.
(Foto: Especial)

Tengo entendido que no necesitó pedir licencia en el Senado para ir en la búsqueda de la gubernatura en el estado y me llama más la atención su carrera política por el hecho de buscar una posición política tras otra sin terminar ninguna de las anteriores. La ligereza de su conducta pone en duda el cumplimiento de sus muchas promesas u ofertas públicas, en cada una de las posiciones políticas que tuvo, pues no es nada fácil llevarlas a cabo.

Siendo senador seguramente vislumbró el camino a la candidatura al gobierno de Michoacán, y ya como gobernador es indudable que buscó, en sus días inhábiles, ofertar en los municipios del estado, en los estados República, su interés de participar como precandidato a la Presidencia de México. Considero que con esta nueva iniciativa dejó a un lado su obligación moral (con sus conciudadanos) de atender adecuadamente los ofrecimientos públicos en campaña y los problemas internos de Michoacán.

Considero que su deseo permanente de superación personal no le ha permitido terminar ninguna de las etapas por las que ha transitado, probablemente quedaron atrás el cumplimiento de sus diversas propuestas de campañas políticas. Lo principal para él, desde la óptica popular, era ascender y seguir subiendo. Ya como ex presidente de Zitácuaro, ya como diputado local y nacional, ya como senador y luego como gobernador pues intentó ser precandidato a la Presidencia de la República sin poder lograrlo.

Desde luego que en esta etapa no pidió licencia alguna al Congreso por no estar obligado a hacerlo. Así, aprovechando los fines de semana se dedicó a mostrar su músculo en casi toda la República. Su caso no es de llamar la atención pública pues en forma genérica otros gobernantes han transitado por este mismo cauce sinuoso, problemático y tan asombroso como lamentable.

Lamentable es la situación actual de Michoacán, porque a tres años de ser la primera autoridad su gobierno se ve muy gris, superficial, y lo que no había pasado con sus predecesores sucede en su administración, pues un gobernante que se signifique de serlo jamás atacaría a su propio pueblo. Se empeñaría, junto con su pueblo, a trabajar hombro con hombro a efecto de hacer menos precaria la tan difícil situación en la que se debate nuestro estado.

Más de algún filósofo ha indicado que “llegar a ser es llegar a conocer”, y por lo mismo el gobernador podría ser. Seguramente que conoce con profundidad todo nuestro estado y válgaseme la expresión, “de frontera a frontera”, pero lo que desconoce creo que es precisamente la problemática, que en lo general prevalece en la población de la que él es su gobernante.

La filosofía platónica expresa en forma genérica que los gobernantes deben estar imbuidos en la “filosofía” para poder administrar y funcionar como tales. Para gobernar en estos tortuosos tiempos se necesita tener muy buena memoria y acordarse de los ofrecimientos hechos a la población. Un gobernante nunca atacará ni encarcelará a su pueblo, debe ser un vigilante permanente de la buena salud de sus gobernados.

Un mandatario debe tener las orejas muy grandes (como las del general Lázaro Cárdenas) y la vista muy profunda, y los brazos muy fuertes, para poder abrazar a su pueblo. Debe oír y escuchar muy bien para ver y sentir los sufrimientos y los sentimientos de su pueblo y para sentir los dolores del mismo.

¡El ser es, el no ser no es! Eso es lo que nos enseña la filosofía, y por eso popularmente decimos que somos o no somos.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie