Gilberto Vivanco González
VIVILLADAS
Candidatos y elecciones
Viernes 2 de Febrero de 2018
A- A A+

Está en puerta el proceso electoral para el 1º de julio y existe un gran alboroto de miles de aspirantes que buscan ganarse el favor de la gente, pero sobre todo el respaldo de los líderes partidistas que de una forma u otra son quienes autorizan o legitiman, de inicio, la decisión de dichos suspirantes.

Son momentos de saludos, de abrazos, de sonrisas y de gran disposición para escuchar a los votantes; promesas y más promesas corren a raudales, son tantas que la mayoría quedarán simplemente como eso. Este tipo de actitudes, junto a la corrupción, es una de las razones por las cuales los ciudadanos se han ido desilusionando de los partidos políticos y de sus abanderados, motivo por el cual se abrieron las puertas de la “democracia” a los independientes, figura que desafortunadamente no ha sido lo que se esperaba ya que en esta alternativa existe mucha simulación.

Cada instituto político tiene sus propias estrategias o herramientas para darles palomita a sus representantes definitivos: unos por medio de asambleas de delegados, otros por consenso, otros por encuestas y otros con el tradicional dedazo, pero los hay también quienes utilizan técnicas combinadas, es decir, el dedazo y alguna de las opciones ya puntualizadas, de ahí que los aspirantes saben que requieren mostrar su mejor rostro, presentar su trayectoria corregida y aumentada, resaltar el arrastre que tienen con la población y, desde luego, ponerse a las órdenes de sus principales dirigentes, unos de forma digna y otros que de plano lo hacen en una forma humillante, que al fin y al cabo dicen que el fin justifica los medios.

Estos procesos electorales son de gran trascendencia para el país y cuestan muchos millones de pesos al erario público por toda la logística que se emplea, iniciando por el Instituto Nacional Electoral y todas las delegaciones estatales que lo representan, y desde luego el financiamiento a los partidos políticos, entre muchos costos más; es tan importante que resulta indignante que en varios partidos y en las mismas elecciones todo se traduzca en simulación, en engaño y en un engranaje de corrupción electoral, donde el voto popular, que es la esencia del proceso, quede pulverizado por las múltiples estrategias de manipulación que caracterizan más a unos partidos que a otros, y si el PRI es el padre de todas las marrullerías, otros institutos no se han quedado atrás y han aprendido muy bien las mañas del tricolor.

También de lamentar es que la pobreza y la ignorancia se conviertan en variables indiscutiblemente útiles a candidatos y equipos deshonestos que se aprovechan de esta desgracia del pueblo, decimos la pobreza porque hemos vivido en carne propia experiencias donde la gente está muy molesta por el triste actuar de ciertos gobernantes, que despotrican contra las autoridades en turno o con las más recientes, pero son capaces de cubrir su enojo cuando les ofrecen dinero a cambio de su voto y por necesidad se ven obligados a aceptarlo; acción semejante es el tema de los programas sociales, los cuales igual se utilizan para imponer condiciones electorales. También decimos que lamentamos la ignorancia porque si alguien da dinero o presiona de alguna u otra manera, quizá bastaría decir que sí los apoyará pero a la hora del sufragio fácilmente puede cruzar la opción que su conciencia le diga, porque nadie puede vernos en la casilla; claro que los tramposos día a día perfeccionan la técnica de la compra de votos y tienen sus trucos para cerciorarse de que la víctima cumplió con lo prometido.

México en general y Michoacán en particular puedan tener candidatos que ofrezcan su verdadero rostro y que no sean contendientes que el día de mañana, una vez llegando al poder, simplemente le den la espalda al pueblo que tanto buscaban gobernar.
México en general y Michoacán en particular puedan tener candidatos que ofrezcan su verdadero rostro y que no sean contendientes que el día de mañana, una vez llegando al poder, simplemente le den la espalda al pueblo que tanto buscaban gobernar.
(Foto: Cambio de Michoacán)



Muchas son las técnicas, estrategias y las trampas que tienen, de ahí que la desconfianza sobre los auténticos resultados de las elecciones es cada jornada más evidente; por infortunio en México no tenemos procesos electorales totalmente limpios ni transparentes que sean auténtica muestra de civilidad y respeto, de ahí que resulta ociosa la firma de un pacto de caballeros, de cartas de intención o como quieran llamarle. ¿Para qué firmar un acuerdo que a las primeras de cambio se trasgrede y se violenta?, ¿para qué firmar un compromiso de comportamiento moral cuando tienen lista y aceitada la maquinaria especializada en elecciones fraudulentas, donde incluso ha existido la cooperación de funcionarios electorales? La verdadera carta de intención, tanto de partidos políticos como de candidatos, debería ser manejarse conforme a la ley, con sentido ético y honesto, no engañar, no presionar, no sobornar, para que el ejercicio electoral sea limpio y libre, en verdad justo y democrático, aunque no sea perfecto pero que se acerque a lo que México simplemente soñó, parafraseando la canción “El breve espacio”, de Pablo Milanés.

En este entorno, donde existen golpes bajos e incluso los más fuertes suelen venir de propios compañeros, se torna complicada la elección de los que finalmente serán abanderados municipales, estatales o federales, existiendo gran variedad de perfiles profesionales, sociales, políticos, éticos y morales, de ahí la importancia partidista y ciudadana de elegir a los mejores, porque una cosa es querer y otra es saber, una cosa es ser conocido y otra muy diferente significa estar preparado; los auténticos líderes no son aquellos que reparten carnitas, gorras, playeras, medio arreglan calles y caminos, que venden cemento barato o regalan despensas para tres días con miras a elecciones; los verdaderos líderes son aquellos que se preocupan por su pueblo, que tienen sus raíces en el contexto que añoran, que son directos, que no engañan, que siempre sonríen y que siempre están ahí para escuchar, que se preocupan por las necesidades de la población, que saben distinguir entre relumbrones y prioridades, que son capaces de responder en forma negativa a un planteamiento dando un apretón de manos, o de dar un sí cuando cada cosa es posible; líder no es el que manda, sino aquel que protege y arropa a su gente. Todo es cuestión de honestidad, responsabilidad y capacidad.

Ojalá que en estas elecciones, México en general y Michoacán en particular puedan tener candidatos que ofrezcan su verdadero rostro y que no sean contendientes que el día de mañana, una vez llegando al poder, simplemente le den la espalda al pueblo que tanto buscaban gobernar. Abraham Lincoln sentenció: `Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo´, y George Bernard Shaw advirtió: “La política es el paraíso de los charlatanes”, el problema es cómo descubrir a los virtuosos, por eso Jesús dijo: “Por sus obras los conoceréis”. No nos dejemos engañar.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán