Samuel Maldonado B.
REPERCUSIONES
¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!
Martes 6 de Febrero de 2018
A- A A+

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!, pero para fortuna nuestra contamos con Superman, quien prestó, giró sus órdenes e, ipso facto, un superjet con el emblema de USA Air Force, partió con rumbo sureño en dirección a México y con el objetivo de entregar, en la residencia del titular del Poder Ejecutivo, instrucciones precisas.

Llegó hasta Los Pinos, cerca de donde se encuentra el alcázar de Chapultepec. ¡Sí!, a ese hermoso e histórico sitio, no por su construcción, sino precisamente por la defensa, muy valiente, que realizaron los alumnos del Heroico Colegio Militar, mismos que prefirieron sucumbir ante las balas de los invasores extranjeros venidos del norte antes que entregarles el Castillo. ¡Arrojados, audaces y valientes, siempre en defensa de la patria, murieron los Héroes Niños!

El emisario del locuaz gringo gringo, el Donald Duck, después de girar las instrucciones recibidas se fue tan rápidamente como vino, provocando con su visita una ola de lucubraciones y, en lugar de desbarrancar del primer lugar al oriundo de Tabasco
El emisario del locuaz gringo gringo, el Donald Duck, después de girar las instrucciones recibidas se fue tan rápidamente como vino, provocando con su visita una ola de lucubraciones y, en lugar de desbarrancar del primer lugar al oriundo de Tabasco
(Foto: TAVO)

Esos norteños y broncos vecinos, que no admiten a plenitud a ciudadanos de diversos colores, han actuado prepotentemente a nivel universal; estos gringos son muy especiales, muy bravos; durante la Segunda Guerra Mundial buscaron allanar nuestro territorio fronterizo con el argumento de que los alemanes podrían atacarlos desde nuestro territorio y, desafortunadamente para ellos, el general Lázaro Cárdenas, quien era el comandante militar de toda esa zona fronteriza, les impidió avanzar, indicándoles que cuidasen ellos de sus costas, que de las nuestras, los mexicanos haríamos nuestra propia defensa.

Relaciono lo anterior porque un emisario del pato Donald, en el súper jet número 2 ya señalado líneas arriba, llegó hasta el aeropuerto nacional y de allí, en helicóptero, se dirigió a los encinos con el objetivo primordial de ordenar y alertar al inocente residente de que los rusos estaban llegando a nuestras costas, lo que no alarmó a nuestras áreas nacionales de inteligencia, sino a la propia agencia de investigaciones del país del norte, conocida como CIA (Central Inteligence Agency).

Imagínese el lector lo chistoso que sería que la inteligencia rusa llegara a situarse en nuestra frontera norte con la intención de vigilar constante y permanentemente a nuestros buenos vecinos.

El anterior chismorreo seguramente obligó al candidato de Morena a viajar hasta el puerto de Veracruz para desde allí ver el desembarco de esas poderosas tropas rusas que, según nuestros vecinos, iban a llegar pero, ¡oh decepción¡, pues nunca alcanzaron las costas mexicanas.

La noticia de los rusos originó un trending topic, un hashtag; es decir, fue el tema más importante del momento y, en lugar de hacer añicos la figura de Andrés Manuel López Obrador, más la reafirmó y puso a temblar a todos los precandidatos y a los seguidores de los mismos y, desde luego, a esos emisores del debilitado poder político.

Los que persiguen la titularidad del Poder Ejecutivo federal y que van, todos a una, contra el supuestamente apoyado por los rusos, andan muy nerviosos y más que lastimar al candidato morenista, le han hecho una propaganda súper fabulosa.

El emisario del locuaz gringo gringo, el Donald Duck, después de girar las instrucciones recibidas se fue tan rápidamente como vino, provocando con su visita una ola de lucubraciones y, en lugar de desbarrancar del primer lugar al oriundo de Tabasco, le favoreció con su contra propaganda y ahora Andrés Manuel está situado con mayor ventaja de entre los que aspiran llegar a la final de la gran carrera presidencial.

El emisario de Trump, después de darle instrucciones al preciso, saltó a Sudamérica para continuar vigilando y dando instrucciones a efecto de tirara gobiernos que no son de su simpatía.

Pero lo más lamentable de lo acontecido en relación con los rusos no es la intromisión antidiplomática a que da lugar la debilidad y la ingenuidad de Peñita, a quien se le ve más delgado y agobiado, seguramente pensando en cuán poco le falta para terminar su enclenque y pésimo sexenio.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?