Aquiles Gaitán
Juego de espejos
Martes 20 de Febrero de 2018

Para Katy.

A- A A+

Hay días del calendario dedicados al árbol, a las frutas, al maíz, al trigo, a la alegría, a la tristeza, al fuego, a la ceniza, a los amaneceres, al mar y a los ríos, pero hay uno que a todos nos convoca, es el día del amor y todos lo celebramos con entusiasmo y fe. A propósito del amor, escribo estas palabras: ves tus ojos en sus ojos, estás en ella y con ella, sus latidos son responsos que todos sabemos de memoria. En un muro de piedra encontré escrita la palabra “amor”, en la palma de tu mano, en tus labios, en la nube que corre presurosa, aquí se encuentra el amor en todas partes, lo vas dejando cuando pasas, cuando vas y vienes, cuando suspiras; cada minuto es amoroso, es el tiempo atrapado en un beso, en un abrazo de ternura, en las horas en que el pensamiento vaga hasta encontrarnos. Una pequeña rosa te dice amorosamente “te amo” cada vez que la miras, cada vez que tu rostro se ilumina cuando nuestras miradas se juntan.

Lo que me hace encontrar el amor en cualquier parte es tu presencia en mi vida.
Lo que me hace encontrar el amor en cualquier parte es tu presencia en mi vida.
(Foto: Especial)

Lo que me hace encontrar el amor en cualquier parte es tu presencia en mi vida, sentirte conmigo lo que me hace feliz, el tiempo no transcurre, parece que fue ayer el primer beso, cuando los pensamientos quedan luminosos con los ojos abiertos, todos se imaginan cómo el invidente que aguza los sentidos y sonríe, da gracias de estar vivo; con tu presencia iluminas mi vida cada instante, la humedeces como la gota de agua que se filtra en la piedra sin darse cuenta de que el tiempo transcurre en la oscuridad de pedernal.

Hace tiempo, mucho tiempo, que no tengo esa sensación de quedarme solo después de una tempestad de rayos y granizo, entre los matorrales espantado de tanto desamparo, tiritando de frío. ¡Estás tú! Y esa compañía, aunque truene la lumbre, me hace fuerte para desafiar el miedo. La felicidad está un poco más allá del miedo.

Las aves enmudecen cuando están tristes, cuando está lloviendo, cuando está nublado, cuando los nidos se destruyen con el viento o un rapaz se lleva los huevos, de esperanza, hoy cantan como el mulato que rasga la neblina con su canto, el viento me devuelve las caricias y me trae tu mirada de ternura, mi pensamiento está lleno de ti, de tu fragancia, de tu sonrisa, de tus ojos chispeantes, de la luz intensa del amor.

¿Quiénes somos? Pregunto muchas veces, nos conocimos, nos conocemos, nos olvidamos, nos encontramos cada instante en la gracia divina de un beso. Es la hora del sueño lleno de reflejos, de dos llamas que se vuelven una, del silencio, de los ojos cerrados para encontrar al mundo dentro de nosotros.

En el juego de espejos de la vida se reflejan los rostros que tenemos, desde que somos uno y otro, lágrima y sonrisa, luz aprisionada y sombra incandescente, música y canticos del alma, es la verdad que nos envuelve, que ata y desata nuestras vidas, que nos une, como una simple flor enamorada, es el amor, amor, ¡te amo!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Carta Abierta

El combate

Pensar sin destruir

El Carrusel

La victoria revolucionaria

Río de estrellas

El baile del perrito

Juego de espejos

Las frutas

El águila

El pobrecito

Los pedazos

El despertar perpetuo

El establo

El Mando Único

Las verdades ocultas

La quemazón

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura