Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
Los sin tierra, trabajo, salud ni educación
Lunes 2 de Mayo de 2016
A- A A+

Así machacan las empresas a los trabadores del campo y la ciudad, los eufemismos se nos han impuesto, ahora a la explotación la llaman productividad-competitividad, al saqueo lo llaman exportación. Nosotros mismos nos hemos degradado (así como el lenguaje), hemos sido sometidos a cambio de unas cuantas monedas que nos son entregadas en las tiendas de raya llamadas bancos, esta mísera raya la utilizamos para comprar el “paraíso” que las mismas empresas producen-venden y nos intercambian a cuenta gotas: meses sin intereses, quincenas, semanas. Los que tenemos un empleo “seguro” vendemos el alma al paraíso mercantil, al patrón, y somos los que podemos aspirar a un techo, a una nave que nos llevará diariamente, durante años, a entregar la vida a nuestro benefactor. Así las cosas en este 1º de mayo en el mundo.

Los eufemismos se nos han impuesto, ahora la explotación la llaman productividad-competitividad, al saqueo lo llaman exportación.
Los eufemismos se nos han impuesto, ahora la explotación la llaman productividad-competitividad, al saqueo lo llaman exportación.
(Foto: Cuartoscuro)

Los sin tierra



¿Cuántos hogares tienen techo propio? Diferentes medios indican que uno de cada tres mexicanos no cuenta con una vivienda digna, es decir, agua, drenaje, luz. Hay 22 millones de mexicanos que no cuentan con agua, es decir, uno de cada cinco. Sin energía eléctrica hay catorce millones de mexicanos, es decir, uno de cada diez. En el campo las cifras seguramente son mucho más críticas.

Los sin trabajo



¿Qué ha sido del trabajo? Hace unas cuantas décadas las condiciones laborales en el mundo eran distintas, se contaba con un empleo “de base”, es decir, las leyes protegían parcialmente al trabajador.

Ahora el número de personas que cuentan con un empleo fijo cada vez es menor, según el Inegi, hay 54 millones de personas de quince años y más que pueden trabajar, pero…

Lo cierto es que se deja afuera al empleo informal, predominante en el país, pues 29.3 millones de personas laboran bajo este esquema, es decir, seis de cada diez personas trabajan sin ningún tipo de seguridad social, de acuerdo con registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

¿Cuántos subempleados estima que existen? Con sólo mirar con atención cuando usted camina por la calle se podrá dar cuenta que las cuentas no cuadran con lo que dicen Inegi y Coneval.

De quienes usted conoce, parientes vecinos amigos:

¿Cuántos tienen un empleo definitivo y cuentan con seguro social?

Pregunte a quien trabaja el campo, despacha en un almacén, en una tienda departamental, en un mercado, a un trabajador de la construcción, de la manufactura… si gana arriba de los seis mil pesos mensuales, es decir 200 pesos diarios, ¿les alcanza para sobrevivir?

Seguramente encontrará que las cuentas no salen. La mayoría no cotiza para su jubilación y su futuro será más incierto que el de los empleados que hoy se dicen formales.

Los sin salud



¿Qué les podemos a ustedes contar?, ¿cuántos de sus cercanos, vecinos amigos, conocidos confían en las instituciones de salud, sean IMSS, ISSSTE, SSa?, ¿usted ha escuchado que el turno para recibir atención de un especialista, un estudio radiológico, tomografía, cirugía o un medicamento tarda en ocasiones meses? El paciente se vuelve impaciente y la angustia lo lleva a un médico particular que en principio le pide a usted estudios de laboratorio que sobrepasan la capacidad presupuestal de casi todos los mortales. La simple consulta varía de 300 a 600 pesos. Una décima parte de un salario de seis mil pesos.

Seguramente ha visto las salas de espera que desesperan al más paciente, sea en cualquiera de las instituciones señaladas, con decenas de enfermos, a cual más platicando sus desgracias en cuanto a servicios de salud.

Si usted se aventura a platicar con algunas de las personas que pernoctan en las afueras de los hospitales Infantil o Civil, terminará sintiéndose usted afortunado de estar sano o de no tener algún pariente en alguno de ellos.


Hace algunos días la UNAM aplicó el examen de selección de alumnos aspirantes, la cifra admitida es totalmente excluyente pues sólo uno de cada diez alumnos fue aceptado. ¿Qué opción les ofrece el país?
Se dice que México destina el cuatro por ciento del PIB a la educación, si fuera el 5.2 por ciento, aún así sería el más bajo de la OCDE, dijo la directora del gabinete del organismo, Gabriela Ramos, en la presentación del informe.
Dijo que en 2012 México gastó dos mil 600 dólares por estudiante de primaria, lejos de los ocho mil 200 dólares del promedio de la OCDE.
¿Qué se terminará de construir primero?, ¿las más de mil escuelas de palitos o el Libramiento Sur? Ambas obras nos costarán casi lo mismo: mil 500 millones de pesos.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?