Samuel Maldonado B.
Repercusiones
El gran dedo electoral
Martes 27 de Febrero de 2018
A- A A+

Si tuviésemos un poco de confianza en los personajes incrustados en las principales instituciones del Estado mexicano, indudablemente que no habría duda alguna al considerar que sería positivo para el país que cualquiera de los altos funcionarios del mismo gobierno llegase a la Presidencia misma.

Desafortunadamente no es así, pues el titular del Poder Ejecutivo federal dictatorialmente escogió a uno de sus secretarios para impulsarlo como candidato oficial. Ahora bien, de los tres principales candidatos, el del gobierno está clasificado actualmente (así lo muestran los encuestadores) en el tercer sitio de la preferencia electoral, lo que hace encender luces rojas o de alarma en la Presidencia de la República. Otro de los tres principales y reales aspirantes a la titularidad del Poder Ejecutivo ocupa el tercer lugar, mientras que Andrés Manuel, de acuerdo con las encuestas generales realizadas, se encuentra en el primer lugar de aceptación para ser electo presidente de México.

La equivocación de Peñita es por sobra de incultura, por no ler a los antiguos filósofos griegos, que permanentemente discutían sobre los asuntos de política y definían al hombre como un ente totalmente político.
La equivocación de Peñita es por sobra de incultura, por no ler a los antiguos filósofos griegos, que permanentemente discutían sobre los asuntos de política y definían al hombre como un ente totalmente político.
(Foto: TAVO)

Ahora bien, como resultado de las muchas fechorías realizadas desde el centro del gobierno nacional, los mexicanos poco creemos en las elecciones que son supervisadas por organismos totalmente al servicio del titular del Ejecutivo federal.

La inmensa mayoría de los ciudadanos, quienes moralmente tenemos la obligación de votar y ser votados, creemos muy poco en las autoridades correspondientes de los tres niveles de gobierno, y mucho menos en la honestidad política de quienes operan el proceso electoral, que al término del mismo luego cuantificarán la suma de las boletas en toda la República y determinarán (así lo han ahecho por sexenios) quién ocupará la titularidad de la Presidencia.

El gran descrédito de las votaciones no es de ahora, pues hasta antes de las elecciones nacionales de 1988 la rapacidad electoral se cometía internamente en el partido oficial; era en sí mismo todo el proceso electoral “pura simulación”, pues el dedo que determinaba quiénes serían los competidores apuntaba también a los que serían los ganadores en las diversas contiendas, en todo el país.

Era el dedo el gran elector, que estaba en la mano del propio titular del Poder Ejecutivo.

La descomposición política nacional se hacía visible y mucho mas crítica fue, sobre todo, cuando se ordenó el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio Murrieta, llevado a cabo en Lomas Taurinas, en Tijuana, Baja California, el 23 de marzo de 1994, ordenado “por ya saben quién” que no es AMLO.

Desde esa fatídica fecha, el tiempo ha corrido y el propio sistema político nacional más se ha degradado, por lo que el director de la orquesta nacional, por costumbre propia, buscó entre los archivos, analizó los expedientes, y entre los desperdicios y escombros escarbó en éstos a efecto de encontrar una nueva máscara para poder disfrazar y hacer aparecer ante el público como el candidato mejor posicionado, para luego simular elecciones y determinar quién le sucedería.

En el interior de Acción Nacional, es decir, entre los archivos de este instituto político, encontró un repuesto, mismo que lo empoderó por todo un sexenio como presidente: “Altote, machote, que no grande”; sí, simpático, tal vez muchos. Voz ronca de muy hombre y muy hablador, botas vaqueras de tacón alto, simpático y ladrador de tal manera que internacionalmente y representando a México, cometió muchas bobadas, no de mala fe, sino realmente por su incultura política y poca educación, desde luego no tan grave como la del vecino Trump, pero al menos nos hacía reír y era simpático. En su sexenio, más mal que bien, ni fu, ni fa.
Como dijo Nyar, “fue una imagen que reflejó muy bien la indiferencia”.

Actualmente el gran dedo señaló a uno como candidato, que por no despegar bien pudiera relevarlo y regresarlo a trabajar en los asuntos económicos que bien conoce. Debe reconocer que se equivocó, pues para la Presidencia y por el bien de la nación debe estar un Zoon politikón, es decir, un ente político, no un administrador económico.

Pero la equivocación de Peñita es por sobra de incultura, por no ler a los antiguos filósofos griegos, que permanentemente discutían sobre los asuntos de política y definían al hombre como un ente totalmente político.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?