Alejandro Vázquez Cárdenas
Pactar con el narco
Miércoles 28 de Febrero de 2018
A- A A+

Desde hace años, con periodicidad previsible, algún actor político o de la sociedad sale con la idea de que en vista del costo que se paga es preferible hacer un pacto con los narcos, así, como suena, pero no recuerdo que uno solo haya mostrado un plan perfectamente diseñado para logar que los narcos se rediman y dejen de ser criminales. A lo más que llegan es a decir, la verdad sin buenos argumentos, que hay que “legalizar las drogas”, dando la impresión de que no tienen mayores conocimientos farmacológicos y toxicológicos sobre el tema dado que de ninguna manera podemos meter en el mismo costal la mariguana junto a la cocaína y la heroína con sus nocivos subproductos y las anfetaminas con sus muy peligrosas, toxicas y ultra adictivas variantes.

Alrededor de 200 mil conductores bajo influencia del alcohol, y por este motivo mueren al año aproximadamente 24 mil personas en accidentes automovilísticos relacionados con el consumo de alcohol.
Alrededor de 200 mil conductores bajo influencia del alcohol, y por este motivo mueren al año aproximadamente 24 mil personas en accidentes automovilísticos relacionados con el consumo de alcohol.
(Foto: Especial)

Ninguno de los bienintencionados opinadores ha planteado, paso a paso, qué se debe hacer, y lo peor, toman como bandera y ejemplo la mariguana, que, insisto, es menos peligrosa que el alcohol.

Estudios de la Organización Panamericana de la Salud nos informan que México ocupa el séptimo lugar mundial en muertes por accidentes de tránsito, donde el alcohol el protagonista; los días jueves, viernes y sábado por la noche se movilizan alrededor de 200 mil conductores bajo influencia del alcohol, y por este motivo mueren al año aproximadamente 24 mil personas en accidentes automovilísticos relacionados con el consumo de alcohol.

Y por si esto fuera poco, resulta que en México siete de cada diez casos de cirrosis hepática son por consumo de alcohol. Esta enfermedad es la sexta causa de muerte en México con más de 30 mil defunciones al año, según datos de la Secretaría de Salud. Entiendan: el alcohol mata.

¿Cuántas muertes se han contabilizado por la mariguana, datos verificables, no anecdóticos? Veamos esto: no existe registro alguno de alguien que haya muerto de una sobredosis de mariguana como tal, y nada ha cambiado desde la primera vez que el sitio HuffPost señaló este dato en 2013.

Una sobredosis fatal de mariguana, al consumirla en sus formas más comunes, es prácticamente imposible. De hecho ni siquiera se conoce la dosis letal en humanos.

¿Y cuántos muertos por consumo de otras drogas se dan en el mundo por año? Se estima que de 99 mil a 253 mil muertes pueden atribuirse al uso de drogas; la mayoría fueron casos fatales de sobredosis de opiáceos, señala un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Este problema, siempre presente, se ha reactivado con las recientes declaraciones de una probable amnistía a los narcotraficantes por parte de López Obrador en el eventual caso de llegar a la Presidencia.
Declaración demagógica como ella sola, pues el problema del narcotráfico tiene más aristas de las que puede ver no nada más el popular Peje, sino muchos otros opinadores. La verdad es que aquellos que piden eso no saben lo que implicaría pactar con el narco, ese que mueve no mariguana, que en buena parte de los Estados Unidos es legal, sino cocaína, goma de amapola y anfetaminas.

Los resultados serían terribles, recordemos los años gloriosos del priismo, cuando no “había violencia”, no “había enfrentamientos”, ¿acaso había un pacto entre narcotraficantes y gobiernos estatales? La respuesta es sí, sí había pacto, incluso un ex gobernador, en un arranque de sinceridad, lo confirmó.

¿No hubo muertos en esos años, de 1960 a 2000?, sí, claro que los hubo, pero pocos se enteraron, nadie publicaba nada porque en ese momento existía una absoluta “censura gubernamental”. Los periódicos de ninguna manera podían publicar lo que al sistema no le convenía.

Si bien oficialmente no había muertos por enfrentamientos con el crimen organizado, sí hubo muertes de consumidores de estupefacientes, de acuerdo con las estadísticas de la Secretaría de Salud federal.

Y, ¿a qué precio se bajarían los enfrentamientos entre policías y delincuentes? Los criminales lo único que buscan es ganancias económicas al costo que sea. Un pacto no los va a transformar en honestos hombres de negocios. Seguirán haciendo lo que saben. Los secuestros, extorsiones y venta de estupefacientes seguirían con una sola diferencia: se amarrarían a los medios de comunicación para que no difundieran estos detalles.

El problema de pactar con el narco es que éste cuenta con mayores incentivos para no cumplir y observa a su contraparte como débil, pues el mensaje es de impotencia. Y eso, en correcto español, se llama “sometimiento”.

Es cuánto.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?