Viernes 2 de Marzo de 2018
A- A A+

Este 1º de marzo se cumplieron 44 años de que se involucrara a siete de los más cercanos colaboradores del entonces presidente norteamericano, Richard Nixon, en el escándalo político conocido como el Watergate y que derivaría en la dimisión del inquilino de la Casa Blanca el 9 de agosto de 1974.

En el país más poderoso del mundo, el hombre más poderoso del planeta, su presidente, no es intocable. Bastó con que se demostrara la posesión de parte del titular del Ejecutivo de diversas cintas que podían involucrarlo con el allanamiento ilegal de las oficinas del Partido Demócrata norteamericano para que Nixon, por decisión propia, dejara el encargo presidencial.

El gobierno que encabeza el mexiquense, olvidando su cuestionada calidad moral, lanza ahora una cruzada exprés contra la corrupción encontrando en Ricardo Anaya un blanco rentable electoralmente.
El gobierno que encabeza el mexiquense, olvidando su cuestionada calidad moral, lanza ahora una cruzada exprés contra la corrupción encontrando en Ricardo Anaya un blanco rentable electoralmente.
(Foto: Cuartoscuro)



Unos cuantos kilómetros al sur de Estados Unidos, en este nuestro México, las cosas son muy distintas. El actual titular del Poder Ejecutivo se ha visto manchado por diversos escándalos de corrupción e incluso su administración ha sido cuestionada por el supuesto espionaje del que han sido víctimas diversos líderes de opinión y periodistas. En ningún caso Enrique Peña Nieto ha sido llamado a declarar ni ha brindado explicaciones convincentes a la opinión pública.

El gobierno que encabeza el mexiquense, olvidando su cuestionada calidad moral, lanza ahora una cruzada exprés contra la corrupción encontrando en Ricardo Anaya un blanco rentable electoralmente. La celeridad con la que han integrado expedientes y han acortado los tiempos de investigación, al menos de cara a la opinión pública, aunque no en las instancias judiciales facultadas para hacerlo, abre sospechas nuevamente sobre el uso político de la administración de la justicia en el país.

Pero por encima de que el dedo que acusa de corrupción al opositor Anaya está manchado con el mismo mal que señala a su acusado y del cuestionable doble fondo que pudiera tener este señalamiento que se litiga más en los medios de comunicación que en los juzgados, el precandidato presidencial panista no ha dado pie con bola en su defensa balbuceante de cara a los electores, a quienes debe convencer de su probidad.
Junto a los titubeos de Anaya brilla el reciente video expuesto en los medios de comunicación en el que se le exhibe en la fiesta de la boda del empresario Manuel Barreiro, quien presuntamente sería su prestanombres y a quien el panista había dicho públicamente que no conocía.

Barreiro ha sido localizado en Canadá. Si la PGR solicita su extradición de aquel país como producto de las pesquisas que el caso ameriten, estaríamos hablando de que al menos en un par de meses –en pleno proceso electoral– el Ministerio Público tendría bajo su custodia a uno de los actores fundamentales de la acusación en contra del probablemente ya candidato en campaña, Ricardo Anaya.

La increíble del caso es que podrían conjugarse dos supuestos que pongan terreno de fangoso a la capacidad institucional del sistema de justicia mexicano: el primero de ellos es que las indagatorias de la procuraduría apunten a la responsabilidad de Anaya y el segundo es que éste gane la elección presidencial.

¿Qué ocurriría con un presidente electo que ha sido encontrado culpable de lavado de dinero?, ¿nuestra permisibilidad hacia la corrupción seguiría siendo la costumbre o podríamos transitar hacia la madurez de países como nuestro vecino del norte, donde se echa a los presidentes de sus cargos ante dudas sobre su honorabilidad?

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir