Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
La familia
Martes 6 de Marzo de 2018

La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Artículo 16 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

A- A A+

El pasado 4 de marzo se celebró el Día Internacional de la Familia, sin duda todos coincidimos en que la familia es parte fundamental del desarrollo humano, personal y social.

En la familia se forman los ciudadanos del futuro, nos hemos formado todos y nos seguiremos formado siempre, de ahí el papel preponderante que juega la familia en toda sociedad.

En lo personal agradezco a mi familia, que ha sido un pilar fundamental en mis debilidades y un limitador mesurado y racional en mis fortalezas, a todos les pido que repitamos a diario el Día de la Familia honrándola con nuestros actos y decisiones.
En lo personal agradezco a mi familia, que ha sido un pilar fundamental en mis debilidades y un limitador mesurado y racional en mis fortalezas, a todos les pido que repitamos a diario el Día de la Familia honrándola con nuestros actos y decisiones.
(Foto: TAVO)

Esta época milenaria ha sido caracterizada por romper paradigmas de diversos objetos de estudio, el concepto de familia no ha sido la excepción, ahora familia es un concepto más complejo, más amplio, inclusivo.

La familia es interpretada desde diversos ángulos, ya no es mamá, papá y, en su caso, hijos o hijas; el esquema ha cambiado, se han incluido nuevas formas de formar una familia y, por supuesto, todas estas formas deben ser aceptadas, respetadas, promovidas y garantizadas. También la sociedad ha modificado sus formas de convivencia, hemos cambiado el lenguaje, los distractores, hoy por hoy todos sabemos qué es el WhatsApp, escuchamos términos que otrora no significaban nada, como hashtag, trendig topics, trolear, youtuber, etcétera, todos términos recientes y que se han admitido en nuestro lenguaje a diario, además de ser necesarios para entender ciertos temas.

Entonces, en una sociedad tan cambiante, resulta imposible que los conceptos y las formas de organización social sigan siendo conservadoras, monótonas, invariables e inafectadas por los individuos. Es imposible que los individuos en sociedad propongan cambios, acepten cambios, impongan esos cambios y que las instituciones sociales como la familia no sean modificadas, no podemos ni debemos resistirnos a un cambio de paradigma respecto de la forma de creación o de elección de lo que es y debe ser nuestra familia.

Debemos dejar de lado los calificativos de antinatural, anormal, inaceptable, imposible, etcétera. Esos calificativos son obstáculos mentales o morales que no son válidos para imponer una idea o una concepción del deber ser. Si la familia se conforma en un esquema homosexual, es válido; si es heterosexual, si es en la soltería, es válido; es válido cualquier esquema que se nos ocurra, y además ni siquiera se contraponen, al final del día todos tenemos íntegro y garantizado nuestro derecho de elección para formar una familia y más aún el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Entonces, si atacamos a la familia estamos atacando un cambio progresivo y evolutivo de los derechos humanos, incluso obstaculizamos un cambio en las políticas públicas, en los avances laborales, económicos, sociales y culturales, porque todo está correlacionado, porque en todos los factores y esquemas tiene incidencia el humano, la persona, todo tiene que ver con el nuevo paradigma que cada día se presenta con una modificación para ver el objeto de estudio.

Ahora el reto es para ciudadanos y autoridades, para empresarios, obreros, políticos, profesionistas, estudiantes, burócratas, para todos, no debemos parar el avance en la manera de decidir formar una familia y estructurar nuestro desarrollo de nuestra personalidad, debemos todos abonar a que cada uno de nosotros sea capaz, libre y sin prejuicios al momento de invitarnos a conocer cómo se puede conformar una familia, cómo podemos convivir en sociedad y que hay nuevas formas de amar, de ser, de convivir, de luchar, de ser familia existen, pues en cada defensa a la decisión libre, espontánea y aceptada de un ciudadano que forma su familia es una defensa en pro del Estado ya que al defender a la familia estamos defendiendo un elemento natural y fundamental de la sociedad, por tanto, es obligación de todos garantizar el derecho ajeno a la protección de la sociedad y del Estado.

En lo personal agradezco a mi familia, que ha sido un pilar fundamental en mis debilidades y un limitador mesurado y racional en mis fortalezas, a todos les pido que repitamos a diario el Día de la Familia honrándola con nuestros actos y decisiones.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

"Hoy los mexicanos gritamos"

El silencio del Congreso

Hoy exigimos respeto a nuestros derechos

“Nuestro congreso preocupado”

“Una clase política preocupada”

“Los Ministros y la austeridad”

“La esperanza de México”

"Propuestas y más propuestas"

Aumentar las penas una propuesta en boca de todos

Arranque de campañas, promesas y realidades

El agua, un problema incipiente

La familia

Los beneficios de la Reforma Energética

Una batalla, un logro y un beneficio para todos

El derecho a recibir el salario en tiempo y forma

La cuesta de enero más larga

México en el banquillo de los acusados

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa