Samuel Ponce Morales
La Conspiración
Sobre los diputados chapulines
Miércoles 7 de Marzo de 2018
A- A A+

Con el interés en mantenerse en el poder, varios integrantes del Congreso del Estado están buscando postularse como candidatos a diversos cargos tanto federales como estatales.
Ya sea para senador de la República o bien para diputados federales o en lo local, para integrar el Congreso del Estado vía la reelección, que por primera vez en la historia moderna del estado se estará implementando. Pero también algunos legisladores locales pretenden ser alcaldes de sus municipios.

Ante ello se abren retos en lo político, que será alcanzar la candidatura, algunos ya lo hicieron; en lo jurídico, revisar cómo operará el Congreso del Estado en aquellos casos en los que los legisladores locales se tendrán que separar del cargo, de los cuales se excluye a los de reelección en tanto se pueda saber si la impugnación hecha por varios partidos políticos tendrá éxito y podrán ser candidatos y mantenerse en el erario público.

Si la lógica se impone y tienen que pedir licencia al cargo, la ley determina que será 90 días antes de la elección, esto es, el 1º de abril, y hasta por un periodo de por lo menos tres meses y medio, o en algunos casos ya no regresarán.

El Legislativo local tiene un gran reto, como funcionar ante la gran cantidad de solicitudes de licencia que se avizora que serán presentadas.
Hay que recordar que tanto la Constitución del Estado de Michoacán como la Ley Orgánica del Congreso reconocen la posibilidad de que los integrantes del cuerpo legislativo se separen del cargo. Ante ello existe un problema derivado de un fenómeno que se está presentando, tanto el legislador propietario como su suplente se están separando del cargo por licencia, o en el caso del suplente, no le está interesando quedarse.

Tal es el caso de los diputados silvanistas Pascual Sigala y Antonio García, que al ser diputados de representación proporcional, de conformidad con la lista registrada por cada partido político, en caso de vacantes de ambos, propietario y suplente, señala el artículo 30 último párrafo de la Constitución del Estado, que se debe recurrir al siguiente candidato de la lista que no entró para que tome el cargo en tanto existe la ausencia.
Sin embargo, en el caso de los diputados de mayoría relativa, la Constitución del Estado y la propia norma orgánica del Congreso se pueden interpretar, que de existir vacantes tanto de propietario como de suplente se tendría que llamar a elecciones extraordinarias, lo que en este momento se convierte en algo irracional.

Es por ello que el gran reto que tiene el Congreso del Estado es garantizar su funcionalidad, ya sea con propietarios que se reelegirán, inclusive siendo candidatos a la vez que diputados, o con los suplentes que llegarán a conocer el funcionamiento con retos importantes, o peor aún, con la posible incorporación de nuevos legisladores locales.

Los incrédulos de los independientes



En Michoacán, los esquemáticos, partidistas o no, consideran que a excepción de la alcaldía de Morelia, los demás aspirantes independientes a ediles y diputados locales no tendrán mayores oportunidades de triunfar en las elecciones del próximo mes de julio.

Lo anterior sin duda es una visión entendible si se toma en cuenta el escepticismo al cuadrado de los ciudadanos en general, pero más por sus tendencias de carácter ideológico, una losa difícil de quitarse.
Habrá más victorias de los independientes de las hasta hoy imaginadas, porque en estos tiempos en que se han roto las fronteras entre los partidos políticos, en que la ciudadanía votante los mira diferente, como la opción posible.

El Mosh, sólo tiene que demostrar que cumple con los requisitos para ser maestro y que ha cumplido con estar en las aulas y dar clases de calidad, lo cual debería ser algo normal en todo el magisterio llamado o no democrático.
El Mosh, sólo tiene que demostrar que cumple con los requisitos para ser maestro y que ha cumplido con estar en las aulas y dar clases de calidad, lo cual debería ser algo normal en todo el magisterio llamado o no democrático.
(Foto: Ernesto Hernández Doblas)

Nada es lo que parece



Es una lástima la burda ofensiva de los diputados locales del PAN en contra del actual gobierno moreliano, cargada de una mayoritaria forma tendenciosa de evidenciarlo como inoperante, y es que hay esa visión, o mínimo la dejan entrever en los comunicados de prensa, que tienen característica de panfletos. En los textos hay verdades a medias, pero las otras, las mentiras a medias, los hacen, como dijimos, burdos, con dejos de resentimiento, con miras a debilitar al destinatario final para evitar la anunciada reelección; ejemplos los hay todos los días.

Conjuro


Alejandro Echavarría, El Mosh, sólo tiene que demostrar que cumple con los requisitos para ser maestro y que ha cumplido con estar en las aulas y dar clases de calidad, lo cual debería ser algo normal en todo el magisterio llamado o no democrático.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Yeyo, al liderazgo morenista michoacano

Morena, por todas las canicas

El misterio moronista

Y, le faltó reelegirse

El tambalear de la zona económica

Rebelión en la Costa Sierra michoacana

PARES, mujeres congresistas

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes