Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¿El quemadero lo calcinará?
Martes 3 de Mayo de 2016
A- A A+

En el mar profundo de los vicios gubernamentales del pasado y del presente México destacan desde luego las “heroicidades” de la tétrica Policía Judicial Federal, cuya función principal era, hipotéticamente, investigar los crímenes y delitos cometidos y consignar a los presuntos culpables ante los tribunales judiciales correspondientes. La historia de esta Policía está llena de atrocidades, que comenzaron prácticamene desde su fundación, en el periodo último de don Porfirio Díaz, quien mediante el decreto correspondiente impulsara su fundación en el año de 1908.

El 23 de julio se 2012 hubo nueva reorganización y reglamento interno, como nuevo Reglamento de la Ley Orgánica de la PGR, consignando el nuevo nombre de esta organización : ¡Policía Federal Ministerial!
El 23 de julio se 2012 hubo nueva reorganización y reglamento interno, como nuevo Reglamento de la Ley Orgánica de la PGR, consignando el nuevo nombre de esta organización : ¡Policía Federal Ministerial!
(Foto: Cuartoscuro)

El descrédito de esta Policía y las grandes corruptelas provocadas por funcionarios y agentes de esta organización en forma constante, impulsaban y obligaban a las autoridades superiores del momento a modificar constantemente su estructura y organización, por lo que a finales del siglo pasado se consideró prudente modificarla sustancialmente, pero todo terminó en un gatopardismo; es decir, la cambiaron pero no cambiaba pues su estructura era la misma, de tal manera que sólo se modificaba su nombre y se mantenía al mismo personal. En 1991 se reestructuró en la Dirección General de los Servicios Técnicos y Criminalísticos, misma que quedó bajo la jurisdicción de la Coordinación General para la Atención de los Delitos contra la Salud.

El descrédito incremental de esta agrupación prácticamente “criminal” obligó nuevamente a las autoridades a otro cambio de nombre y se le llamó –modernamente– Agencia Federal de Investigaciones (AFI), que tampoco dio frutos positivos pues no no funcionó, no se modernizó y sí continúo teniendo la opinión negativa de la sociedad mexicana en lo general. Seguramente por lo anterior, y considerando su historia llena de corrupción y deshonestidades, el 23 de julio de 2012 hubo nueva reorganización y reglamento interno que se publicitó en el Diario Oficial de la Federación como nuevo Reglamento de la Ley Orgánica de la PGR, consignando el nuevo nombre de esta organización: ¡Policía Federal Ministerial!, sin lograr que la opinión pública tuviera una idea favorable de la misma.

Seguramente que desde hace ya muchos años esta dependencia oficial es un quebradero de cabeza para las autoridades superiores, por lo que no tan recientemente, y creo que con el fin de darle un poquito de “brillo”, las autoridades han incrustado en la misma a personal militar, tanto del Ejército como de la Marina Nacional, y de esta forma, marinos y soldados, que con frecuencia sustituyen totalmente a la misma desacreditada dependencia investigadora, comienzan a enrolarse en asuntos que constitucionalmente no le son de su competencia, por lo que de continuar con las instrucciones presidenciales, seguro perderán presencia y prestigio y la estimación de la sociedad en lo general.

De esa posición y por su fortaleza militar (la historia no miente) no faltará en Ejército y Marina, aguzados y osados militares que, cansados de la ineficiencia operativa de los civiles trabajando en materia de seguridad nacional, hagan a un lado a la administración pública y tomen el mando, como ha sucedido en algunos países de América Latina.

La ineficiencia de la lucha contra el crimen organizado o la falta de resultados para tranquilizar al país es obvia. En fin, las autoridades del país seguramente pensaban que los cambios de nombre de una dependencia lograrían objetivos mayores y tal vez por eso, de ser la AFI, terminó como AIC; es decir, como Agencia de Investigación Criminal, de la que es director general el señor Tomás Zerón de Lucio, personaje que, a decir del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), es presunto responsable de haber manipulado las investigaciones sobre las desapariciones de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

En fin, esperemos que el fuego del “basurero guerrerense ” no termine con calcinar a este jefe policiaco, sino que sirva para resolver todo este misterio.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?