Alejandro Vázquez Cárdenas
Ideologías totalitarias
Miércoles 14 de Marzo de 2018
A- A A+

En esta época de campañas políticas es común escuchar a representantes de diversos partidos hablar sobre `totalitarismo´, pero queda la duda al escucharlos si efectivamente estos personajes saben, bien a bien, qué significa el término “totalitarismo”.

El totalitarismo es una forma de Estado, es decir, una forma de organizar los componentes de un Estado. Consiste en la creación de una ideología que permite al líder o su grupo diseñar proyectos personales con una legitimidad sostenida por la fuerza y la intolerancia.

Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel López Obrador
(Foto: Cuartoscuro)


El totalitarismo se caracteriza, al igual que su pariente el autoritarismo, por la falta de reconocimiento de la libertad y los derechos del hombre. Una de las principales diferencias entre totalitarismo y autoritarismo es que en el totalitarismo existe una negación de la libertad y los derechos individuales, desconociendo además la dignidad de la persona humana.

El totalitarismo considera al Estado como un fin en sí mismo, y por tanto lo maximiza, el poder del Estado totalitario lo puede todo porque lo abarca todo. Mussolini ejemplificó perfectamente esto en el eslogan `todo en el Estado, todo para el Estado, nada fuera del Estado, nada contra el Estado´. En otras palabras, no es el Estado para el hombre, sino el hombre para el Estado.

El totalitarismo es profundamente antidemocrático, el poder se unifica en una sola persona o un grupo reducido que sobrepone la razón de Estado a la razón humana. Asimismo controla completamente al sistema educativo y la prensa, reduciendo sus facultades a la mera reseña y promoción de los avances científicos, deportivos y tecnológicos, ya que éstos se utilizan para bien del sistema y sus miembros. Los principales exponentes fueron el nazismo, el fascismo y el comunismo.

Algo diferente es el autoritarismo, éste es una forma de gobierno caracterizada por un marcado énfasis en la autoridad del Estado. Básicamente es un sistema político controlado por los legisladores electos mismos que suelen permitir un cierto grado de libertad. Puede definirse como un comportamiento en el que sobresale una persona o institución por sobre cualquier individuo.

La distinción entre un régimen autoritario y un totalitario es que en el autoritarismo el gobierno no pretende controlar la vida privada de sus ciudadanos al punto de convertirlos en personas reeducadas para adorar al régimen, como en Cuba y Corea del Norte. En el caso del autoritarismo, el Estado, que controla prácticamente todos los medios de difusión masiva: televisión, radio, periódicos, etcétera, prefiere controlar a la población por medio de sus aparatos de propaganda; por ejemplo, ofreciendo espectáculos y promoviendo actividades que le distraigan de las preocupaciones políticas. Para esto se prestan muy bien la televisión y la radio.

Las ideologías totalitarias han terminado fracasando, el nazismo fue derrotado militarmente pero su reinado del terror quedó como ejemplo para la historia; un ejemplo que jamás debe repetirse. El fascismo de Mussolini igual, el comunismo demostró su inoperancia al caer la URSS víctima de sus propias contradicciones. Actualmente se encuentra en el basurero de la historia.

Finalmente hablemos de la dictadura. ¿Qué es una dictadura? Es un gobierno que invocando el interés público, ejerce su gestión sin tener en cuenta las leyes constitucionales de un país; no representa (ni le interesa) la voluntad general y no permite ninguna oposición a su línea política. La ley no existe para ellos.

Se diferencia de los regímenes totalitarios de gobierno porque la dictadura no tiene una ideología elaborada, no busca el apoyo de las masas, su democracia, si existe, es una farsa, en ocasiones muy elaborada, pero farsa a fin de cuentas, y no trata de cambiar la sociedad.

¿Ahora comprende, estimado lector, la afortunada expresión de Vargas Llosa calificando al México priista como `la dictadura perfecta´? Expresión que, dicho sea de paso, le costó la salida intempestiva de México. Ahora bien, ¿deseamos vivir en una dictadura? Infórmense y razonen antes de votar.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba